5 consejos para cuidar tus pies durante los desfiles patrios


“Come antes de tener hambre y bebe antes de tener sed” no es una frase hueca. Impulsa a la prevención, a tomar medidas antes de que ya sea difícil recuperar una situación. Si tomas el concepto y lo multiplicas por tantos órganos y partes del cuerpo tienes, obtendrás también una regla para el cuidado de tus pies.

Noviembre es un mes lleno de celebraciones. No importa si eres quien desfila, un espectador o simplemente un turista que aprovecha estas fiestas para conocer Panamá a través de largas marchas.

Los pies son la parte del cuerpo que más recibe castigo durante el día, especialmente si se es activo y si se realizan largas marchas o se está de pie durante mucho tiempo. Es por ello que el uso de calzado apropiado juega un papel importante en la intención de ofrecerle a los pies la comodidad necesaria para este tipo de actividades.

Conversamos con el ortopedista y especialista en cirugía de pie y tobillo Arkel González, sobre qué recomendaciones seguir. Toma nota.

1. Cuida las zonas más delicadas de tus pies: ¿cómo evitar las ampollas?
Cuando se requiere cubrir grandes distancias a pie, se tiene que ser consciente en todo momento de los que este puede causarle a los pies. Si sientes algún tipo de rozadura es necesario parar inmediatamente antes de que se formen ampollas.

Durante un largo recorrido, un par de paradas durante los primeros kilómetros molestarán menos que cojear o ir lento durante el resto de la caminata.

Se debe ser consciente de los puntos donde el calzado suele hacer daño. Utiliza parches para ampollas para proteger las zonas. Una vez hayas empezado el recorrido, si notas en otros puntos molestias, has una pausa cuando puedas, quítate las medias y los zapatos, seca el área afectada y aplica nuevamente los parches. Toma la misma acción si sientes que los parches se caen.

2. Mantén los pies siempre secos
Comienza por usar el tipo de media apropiado. La mejor opción es la mezcla de un revestimiento sintético que absorba la humedad y la lana. Luego, intenta mantenerlos secos y limpios.

En cuanto a los pies recalentados, si te sudan, seca tus pies y cámbiate las medias durante los descansos y, si puedes, refréscalos con agua y ponlos en alto. Considera siempre cargar contigo un par de medias extras. La piel húmeda incrementa la fricción y esta causa ampollas.

Si estas de paseo, enjuaga las medias en agua y cuélgalas en tu bolsa. Este truco, te asegura otro par de medias limpios nuevamente disponible.

3. Usa los zapatos que te sean cómodos.
No te recomendamos hacer un recorrido de kilómetros con un par de zapatos nuevos. Para largos recorridos los zapatos deben sr cómodos y tú ya debes estar acostumbrados a ellos. Cuanto más rígidos sean más tardaremos en acostumbrarnos y más daño pueden causar.

Los pliegues que le hacemos a los zapatos, le dan forma para toda su vida. Úsalos en casa para, asegúrate de cómo es la forma más cómoda, con qué medias y por cuánto tiempo. Haz caminatas cortas y, progresivamente, aumenta la distancia.

4. El ajuste adecuado
Un calzado que se ajusta mal es mucho peor que un calzado feo que encaja perfectamente con tus pies. Básicamente, es necesaria un zapato que agarre todo nuestro pie pero que no oprima los dedos. Debe estar lo suficientemente apretado como para que no salgan ampollas, pero con espacio para los dedos, pues de lo contrario, puede también causar daños en las uñas.

Primero, piensa tanto la anchura y el tamaño que necesita el calzado para que no oprima tu pie. Con ello en mente, cuando te pongas el zapato considera también las medias que usarás durante tus rutas. Si el zapato es es muy anch, tu pie se escurrirá dentro y si es muy ajustado tendrás calambres. También tienes que tomar en cuenta que los pies tienden a hincharse durante las largas caminatas.

Ten en cuenta tus dedos de los pies. Cuando vas cuesta arriba no tienes por qué preocuparte mucho de tus dedos. Pero cuesta abajo, si los zapatos son muy pequeños tus uñas chocarán contra la punta, y puede que se vuelvan negras. Asegúrate que puedes mover los dedos. Después, con el zapato sin amarrar, echa tus dedos hacia delante. Debe haber un dedo entre el talón y la parte posterior del zapato.

5. Recuperación después de la caminata
Tener dolor de pies luego de una larga caminata o concentración no es algo inusual.
Los dolores en los pies también varían dependiendo de qué tan acostumbrados estén los músculos, ligamentos y articulaciones a este tipo de actividad. El dolor puede durar desde una horas hasta varios días. Sin embargo, en todos los casos, gracias a unos tratamientos básicos esta afección se puede aliviar.

Tomar un reposo: Quitarse el peso de encima a los pies luego de una larga caminata o estar mucho tiempo de pie es una prioridad. El dolor cederá más rápido, cuando los pies ya no tengan que sostener el peso del cuerpo, ni del propio zapato. A partir de ese momento, limita los períodos de estar de pie, caminar mucho o subir escaleras hasta la recuperación completa y evitar usar zapatos durante el periodo de reposo, ya que de esta maneras se libera la presión que el mismo zapato causa en el pie.

Aplica hielo y calor: En ocasiones, las largas caminatas pueden causar que los pies se hinchen. Si la hinchazón es dolorosa, aplique hielo sobre el área afectada del pie durante 15 ó 20 minutos, tres veces al día. Si no están hinchados, se puede aplicar calor en la zona para ayudar a aliviar el dolor. Deben sumergirse los pies en agua caliente durante 20 minutos y agregar o no aceites diseñados para estimular la circulación sanguínea. Los masajes suaves también pueden ayudar, siempre que los mismos no causen dolor.

Ponerlos en alto: El dolor en los pies es el resultado de la presión constante que se ejerce sobre los mismos al caminar, especialmente sobre el talón. Esta presión puede causar una sensación de dolor punzante en los pies, que será mayor si se usa un calzado apretado. Para ayudar a liberar esta presión, se deben elevar los pies varias veces al día, por un mínimo de 15 minutos. Hacer esto, y mantener los pies en un ángulo que estén por encima de la pelvis, permite que la sangre fluya libremente a través de los pies y las piernas, lo cual calmará la presión acumulada.

Con estas sencillas acciones, lograrás reducir más rápidamente el dolor de pies causado por el mucho caminar o estar mucho tiempo de pie, sin que esto opaque la satisfacción haber logrado el objetivo propuesto.

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!