8 beneficios de las Coles de Bruselas
01 Jul 2018

8 beneficios de las Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas son las yemas de una planta hortense de la familia de las crucíferas (igual que el brócoli, el repollo, la lombarda y la coliflor), perteneciente a la especie Brassica oleracea. Esta planta llega a alcanzar hasta un metro de altura y alrededor de ella brotan estas pequeñas coles, unas treinta, que se disponen a lo largo del tronco. Su forma es parecida a la del repollo, globular y con hojas muy apretadas, pero de mucho menor tamaño; no pasan de cinco centímetros. De color verde intenso, se va aclarando conforme se va hacia el interior, cuyo corazón es más tierno y blanco.

Las coles de Bruselas son grandes aliadas de nuestra salud. Sus propiedades nutricionales se han utilizado por siglos para aliviar ciertas enfermedades. Sin embargo, no hay que esperar a tener algunas de estas dolencias para acudir a ellas. Si las incluyes en ocasiones en tu plan alimentario, puedes adquirir sus beneficios. Te contamos en esta breve nota, 8 de ellos. 

En Panamá sólo encontrarás este vegetal en los supermercados que tengan negociada su importación. Se trata de una hortaliza, de producción europea binanual, que crece muy lentamente y su época de recolección va desde finales de octubre hasta comienzos de la primavera. Existen tres variedades: las llamadas tempranas, las medianas y las tardías, dependiendo del momento de su maduración.

Las coles de Bruselas destacan por su alto contenido en vitamina C, aunque, como todo alimento de origen vegetal, también posee otras características y cualidades, como su riqueza en fibra, minerales como calcio y hierro, y otras vitaminas, como la vitamina A, que aportan a nuestra dieta alimenticia una serie de sustancias indispensables para nuestro organismo. Asimismo, como todas las crucíferas, poseen mucho azufre, lo que les da un olor muy especial y característico.

Composición nutricional
Las coles de Bruselas son una verduras altamente nutritivas. Sin embargo, sus nutrientes desaparecen en gran parte durante la cocción; por lo que hay que prepararlas en el último momento y no quitarles las hojas verdes exteriores, que son las que poseen más caroteno o dejar en remojo. Solo deben lavarse para quitarles cualquier insecticida que puedan llevar por su cosecha. Se consumen cocidas, guisadas o en menestra. Lo ideal es consumir dos tazas de dos a tres veces por semana.

Su composición nutricional, Por cada 100 g se constituye de la siguiente forma: 

Agua: 86 ml
Energía: 35.7 kcal
Grasa: 0.30 g
Colesterol: 0 mg
Sodio: 25 mg
Magnesio: 19 mg
Yodo: 10 mcg
Zinc: 0.7 mg
Hidratos de carbono: 4.1 g
Fibra: 3 g
Azúcares: 2.8 g
Proteínas: 3.38 g
Hierro: 1.40 mg
Calcio: 42 mg
Potasio: 375 mg
Vitamina C: 100 mcg
Vitamina A: 13 mcg
Vitamina B3 (Niacina): 0.9 mg
Vitamina E: 0.9 mg

Beneficios
Entre los beneficios que las coles de Bruselas ofrecen a tu salud está: 

1. Actúan como desintoxicantes y antioxidantes: Las células de nuestro cuerpo se fortalecen al consumir coles de Bruselas, previniéndonos así de los efectos de los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro de las células. Los flavonoides que poseen contienen antioxidantes que nos protegen contra enfermedades además de ayudar a reforzar el sistema de desintoxicación natural del cuerpo. 

2. Contra la inflamación crónica: Aunque es raro encontrar ácidos grasos Omega-3 en alimentos tan poco calóricos como las coles de Bruselas, estas lo contienen en abundancia. Los Omega-3 actúan como importantes antiinflamatorios. Además, las coles contienen vitamina K, que nos ayuda a regular nuestro organismo previniendo la inflamación crónica propia de enfermedades como la artritis o el reuma.

3. Tienen efecto laxante: Las coles de Bruselas contienen mucha fibra; por eso consumirlas agiliza el intestino, tiene efecto laxante y mejora el estreñimiento. La fibra también disminuye el colesterol en sangre y controla la glucemia en las personas diabéticas. Investigaciones recientes han demostrado que protegen también la flora intestinal contra bacterias perjudiciales. Otro dato importante es el contenido de glutamina de las coles. La glutamina ayuda a eliminar la acidez y a prevenir las úlceras de estómago.

4. Aumentan la energía y disminuyen el cansancio: Al ser ricas en enzimas y nutrientes, las coles de Bruselas nos aportan mucha vitalidad y energía. Conviene tomarlas habitualmente si realizamos alguna actividad física. También aumentan nuestras defensas en épocas de convalecencia o enfermedad.

5. Contra la anemia: Las coles tienen mucho hierro. Junto con las vitaminas C y B6, el hierro hace que aumente la producción de glóbulos rojos en sangre; éstos suelen estar muy bajos en las personas con anemia.

6. Mantienen sanos los huesos y la vista: Por contener grandes cantidades de calcio y vitamina K, las coles ayudan a mantener la densidad de los huesos y la salud de los dientes. Su contenido en vitamina A nos hace mantener una vista perfecta y prevenir enfermedades como las cataratas.

7. Mejoran la retención de líquidos y combaten la hipertensión: Su elevado contenido en agua y su riqueza en potasio hacen de las coles de Bruselas un alimento muy diurético e ideal para combatir la hipertensión. Por ser pobres en calorías y ricas en proteínas deberían incluirlas en su dieta las personas obesas o que quieran bajar de peso.

8. Son ricas en ácido fólico: El ácido fólico ayuda en el desarrollo del feto y previene la aparición de defectos neurológicos. Un plato de coles garantiza las necesidades diarias de ácido fólico, por eso son tan buenas para las mujeres embarazadas.

Cabe destacar que las coles de Bruselas no son aconsejables para personas con malas digestiones. Comer demasiadas coles de Bruselas puede provocarnos gases. La fibra insoluble junto con los compuestos azufrados que contienen, producen flatulencia y dificultad para digerirlas.
Lo mejor en estos casos es tomarse de postre una infusión digestiva (manzanilla, anís verde, poleo, hierbabuena) para evitar los gases.

Preparación
- Lo ideal es que su color sea verde brillante, su textura crujiente y su sabor dulce. 
- Se recomienda prepararlas hervidas o al vapor; es como mejor se conservan sus propiedades. 
- Hay que evitar cocinarlas en exceso ya que se dañan sus nutrientes y se altera su sabor. El tiempo de cocción no debe exceder de 10 minutos.
- Las hojas se cuecen más rápido que el centro. Lo mejor es hacerles un corte en forma de cruz en la parte inferior del tallo de cada col. Así se cocinarán a la vez por dentro y por fuera.

Hay varias formas de prepararlas:
- Hervidas y mezcladas con aceite de oliva, queso parmesano o mantequilla.
- Asadas y después añadidas a una ensalada de cebolla y queso feta.
- Acompañando a otras verduras en menestra.
- Salteadas con jamón o champiñón.
- Rehogadas con ajo y cebolla, como guarnición de carnes y pescados.
- En forma de crema o puré.

Leído 383 veces Modificado por última vez el Domingo, 01 Julio 2018 20:05
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!