Reportajes en Video

Alimentos que combaten el estrés


Alfonzo es un tipo joven, con unos 20 años de experiencia en el campo de la televisión. Durante su carrera, ha pasado por diferentes puestos y áreas. Hoy ejerce como jefe de operaciones y aunque asegura que hoy nadie le puede venir con “cuentos”, porque conoce muy bien el negocio, el que el trabajo salga bien y sin contratiempos le quita la calma.

Por su lado, Luisa continúa angustiada. Han pasado dos semanas desde su última entrevista de trabajo y aún no la llaman para decirle si obtuvo o no la posición. Tiene ya casi un año sin empleo y sus recursos económicos están próximos a acabarse.

María Laura tiene 16 años de edad. Después de muchos años en su escuela, hoy acude a otra, tras mudarse de ciudad. Con frecuencia expresa que sus compañeros de clases no le hablan, se dirigen a ella como “la nueva” y siempre la dejan por fuera cuando de trabajos en equipo se trata. Pasa parte de sus días encerrada en su cuarto, con la cabeza pegada a la almohada.

Alfonzo, Luisa y María Laura tiene razones diferentes para sentirse angustiados, ansiosos y si es el caso, hasta deprimidos. Sin embargo, los tres pudieran estas pasando por un momento de estrés.

El término estrés proviene del inglés stress, que significa tensión. Se trata de una reacción fisiológica del organismo, que involucra diversos mecanismos de defensa, para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada.

El estrés es un estado emocional, caracterizado por el incremento de la ansiedad o la depresión, más allá de las circunstancias normales de la vida. Se trata de una condición que pueden experimentar todas las personas, a cualquier edad. Su impacto puede ser variable, dependiendo de las capacidades de las personas y de quienes le rodean para manejarlo.

“Cambios emocionales, familiares, de trabajo, de pareja o el duelo son las principales causas de estrés en las personas. El estrés afecta principalmente lo emocional y varia de persona en persona”, explica la cirujano y especialista en nutrición clínica Itzel Velázquez.

“Recordemos, por ejemplo, que los adolescentes pueden llegar al suicidio cuando no le es posible manejarlo, ya que son un grupo de personas altamente vulnerable. Igualmente, puede afectar mucho a la mujer de hoy, que es madre, ama de casa y profesional, debido la cantidad de responsabilidades que bajo esta condición ahora manejan. Por otra parte, los niños puede tener estrés por problemas que tengan con sus maestros o compañeros; mientras que los hombres, principalmente por problemas económicos”, agrega.


El estrés conlleva a las personas a actuar de diferentes maneras y a tomar acciones para mitigar esa ansiedad o desánimo que este estado les genera. Muchos de los “estresados” buscan calmarse ingiriendo alimentos, pero no precisamente los que mejor le ayudan a conseguir este fin.

“Cuando se está estresado puede aumentar o disminuir el apetito. Lo que ocurre casi siempre es que como también está involucrado el tiempo y espacio de la persona, usualmente ésta pasa hambre durante el día y come y repite durante la noche”, señala.

De acuerdo con Velásquez, usualmente las personas buscan y consumen aquellos alimentos que les causan placer, que puede ser cualquiera, pero especialmente aquellos que de niños los aliviaban cuando se sentían mal. La mayoría de las veces se trata de dulces, caramelos, helados y comida rápida, que llamamos comida chatarra.

“En algunos niños, cuando se consumían como si fuera un premio, estas comidas les daba placer y ese placer conlleva a la secreción de hormonas que generan satisfacción. Por ejemplo, en el caso del divorcio de los padres y el bulling, usualmente el chocolate tiene la propiedad de secretar esas sustancias de la felicidad”.

En vista de lo anterior, es más que seguro que se puede combatir el estrés con alimentos. Sin embargo, Velásquez señala que el detalle está en que muchos de los “estresados” piensan que la combaten, pero no lo hacen de la manera adecuado, agregando entonces un problema a la ecuación, que es el de la obesidad o la anorexia.

La nutricionista clínica recomienda alimentos que proporcionen masticación, en especial aquellos que son crujientes. También sugiere alimentos calmantes como el te de hierbas y la manzana, ya que por su fibra soluble genera una sensación de llenura.

Otros opciones son: frutas en forma de chips, palos de apio o zanahoria, chicles libres de azúcar, pop corn lite, frutas en general. Otros té de hierbas pueden ser la camomila, hierba de san Juan, hierba de limón y la valeriana, bebidas que se pueden consumir frías o calientes durante todo el día.

“Estos alimentos se pueden comer cuantas veces se sienta la ansiedad, pero lo recomendable es entre 3 y 4 veces al día. Asimismo, se debe evitar la cafeína y alimentos que la contengan, así como no consumir vitamina B, en especial la Tiamina”, dice.

Modificado por última vez elSábado, 12 Abril 2014 12:35
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!