Alonso Edward y el organismo de los atletas de alta competencia


En la noche de hoy, el panameño Alonso Edward corre en la final de los 200 metros planos de los Juegos Olímpicos Río 2016. Millones de personas en todo el mundo verán esa prueba, pendientes de si el jamaiquino gana su segunda medalla de oro en estos juegos, mientras que otros miles lo harán cruzando los dedos porque el orgullo olímpico panameño se suba al pódium de premiación. Lo que tampoco es indudable es que ninguno lo haga pensando en qué sucede en el organismo de los atletas de alta competencia cuando compiten.

Considerando que Edward participa en atletismo, te contamos qué sucede en el organismo antes, durante y después que corremos.

Correr es una acción que puede parecer simple a primera vista, pero para el cuerpo significa una serie de cambios importantes en el organismo. No es simplemente poner un pie delante del otro, repetirlo cientos de veces hasta llegar al destino y hacerlo a la velocidad que se requiera. El organismo sufre una serie de cambios que es interesante conocer y entender para saber de dónde vienen esas sensaciones universales que sentimos al correr.

Antes de correr
Antes de comenzar a correr, el cuerpo está en reposo. Eso indica que el corazón late a un ritmo normal, de entre 60 y 70 pulsaciones por minuto aproximadamente. La musculatura está a una temperatura habitual, alrededor de los 36 grados centígrados.

Este escenario cambia cuando se inicia con el calentamiento, una acción necesaria y obligatoria para antes de correr y para antes de cualquier otra actividad física. El calentamiento tiene como objetivo poner el cuerpo en alerta, para que active los mecanismos necesarios para comenzar una actividad deportiva por más mínima que sea su exigencia.

La temperatura corporal aumenta levemente, así como el ritmo cardiaco que sube poco a poco para llevar oxígenos a los músculos, principalmente a los más exigidos. Las articulaciones se lubrican y se facilita los movimientos. Los tendones y ligamentos ganan temperatura y con ello se hacen más elásticos y flexibles. Aumenta el ritmo respiratorio. Un gran conjunto de cambios que requiere el cuerpo para estar dispuesto a correr.

Al correr
Al iniciar la carrera, los síntomas del calentamiento se acentúan a la enésima potencia. El ritmo cardiaco suele subir a más del 70% del máximo, para poder mandar oxígeno a todo nuestro cuerpo.

Asimismo, el corazón, que está trabajando a un alto rendimiento, es capaz de aumentar el volumen sistólico, de los 6 litros en reposo hasta los 17 que puede llegar a mover en pleno ejercicio. Los pulmones, junto al corazón, son los órganos más exigidos, ya que pueden llegar a mover hasta 40% más de oxígeno que cuando estamos en reposo.

A nivel celular, el oxígeno consumido comienza a convertirse en desechos, en forma de CO2, mientras que el glucógeno muscular consumido se convierte en ácido láctico, uno de los máximos responsables de la sensación de fatiga muscular.

Y por último, el cerebro también comienza a liberar las famosas endorfinas, unos neurotransmisores responsables de la llamada euforia del corredor y de paliar el dolor muscular que pueda presentarse.

Después de correr
A nivel sanguíneo, la sangre tendrá un mayor número de neutrófilos, un glóbulo blanco relacionado con la protección del organismo contra posibles infecciones. También se registran bajas en el nivel de linfocitos, que también son esenciales en la lucha contra las infecciones. Por ello, es raro que los atletas se enfermen después de competencias.

Debido a que los músculos son capaces de consumir el azúcar presente en el riego sanguíneo, la sangre tendrá niveles más bajos de azúcar, lo cual aunque es positivo en cuanto al control de los riesgos de sufrir diabetes, requiere del consumo de azúcar para la recuperación.

Aumenta la presencia de la Creatina Quinasa, una sustancia encargada de reparar el daño o desgaste muscular sufrido.

Los pulmones van volviendo a sus niveles de movimiento de oxígeno normales y el corazón comienza a bajar el nivel de pulsaciones de forma progresiva, hasta regresar a niveles normales.

Pero sin duda, los cambios más interesantes se producen a nivel cerebral. El cerebro, al acabar de correr, está inundado por la endorfinas, lo cual otorga una sensación de bienestar, se haya ganado o no.

La mente en la competencia de alta competencia
Para un atleta de alta competencia el entrenamiento puede ser monótono. ¿Qué hace un atleta para no aburrirse?, ¿Qué estrategias usa para preparar también la mente?

En la psicología del deporte, dentro de los estados de la conciencia, existen lo que llamamos estados transitorios. En ellos interviene el entrenamiento mental: durante el juego, el atleta es un actor representando un papel.

En los deportes se usan técnicas para mejorar el rendimiento. Una de ellas es la visualización. "Se trata de ver un movimiento o una serie de movimientos con los ojos cerrados. El deporte es acción y la acción es más rápida que el pensamiento. Cuando piensas, el tiempo ya transcurrió y no hay tiempo para la acción", explica el preparador físico Daniel Bambicha, entrenador psicológico del argentino Santiago Lange, regatista medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Beijing 2008.

Cabe destacar que Santiago Lange, junto a Cecilia Carranza, se alzaron hoy con la primera medalla de oro olímpica en la historia del yachting argentino al adjudicarse la competencia en la categoría Nacra 17 en las Olimpiadas de Rio 2016.

Bambicha afirma que con la visualización se busca que el deportista sepa cómo actuar antes de tener que decidir. Esto sin duda toma una gran importancia al considerar que en pruebas de velocidad, como los 200 metros planos, no hay mucho tiempo para actuar y mucho menos para pensar.

En 1986, Diego Maradona hizo un gol que le valió el apodo de Barrilete Cósmico. Seis años antes, en un amistoso contra Inglaterra, había tratado de meter un gol muy parecido. La pelota se fue afuera por muy poco. En una entrevista, contó que lo había corregido por un comentario de su hermano y en su cabeza repitió esos movimientos decenas y decenas de veces.

La fisiología del pensamiento mental se podría resumir: el cerebro genera un sentimiento, el sentimiento genera una reacción química, la reacción genera una respuesta física.

Se trata de crear un juego mental, que cuando se hace bien, bajo concentración total, puede hacer que hasta transpiren los pies. La visualización debe hacerse todos los días: en el camino y durante el entrenamiento, antes de ir a dormir, antes, durante y después de competir.

"Visualizar es pensar con imágenes en vez de con palabras. Es pensar con anticipación. Es preparar el cuerpo para que reaccione al estímulo", dice Bambicha.

Ahora, sabes tan sólo un poquito más de lo que puede ocurrir en el organismo de Alonso desde unas dos horas antes de que lo veas meterle alma, pecho y corazón a una prueba que durará máximo 20 segundos. Puedes seguir con los dedos cruzados.

Modificado por última vez elJueves, 18 Agosto 2016 18:48
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!