Atención de la rinitis alérgica


La rinitis alérgica es una inflamación de la mucosa nasal, secundaria a la exposición a alérgenos a los cuales el paciente es susceptible.

Se trata de una enfermedad muy frecuente. Se estima que el 20% puede tener rinitis alérgica y da la impresión que su incidencia va en aumento debido a la contaminación ambiental.

Se puede presentar tanto en la edad pediátrica como en la edad adulta.

Para la rinitis alérgica, primero hay que tener la predisposición genética, heredada de los familiares, y aparte de estos, exponernos al alérgeno que la produce. Los alérgenos principales en Panamá serían el polvo, la humedad, los ácaros, las cucarachas y algunos tipos de hierbas.

Debemos tener cuidado de estar expuestos a alérgenos irritantes en la casa, como la exposición a abanicos, cigarrillos, construcciones, cortinas gruesas y alfombras.

Los pacientes son asma son más susceptibles a padecer de rinitis alérgica y los pacientes con rinitis alérgica son más susceptibles a desarrollar asma.

El paciente con rinitis alérgica tendrá unos síntomas característicos que se conocen como triada alérgica: picazón en ojos, nariz, garganta y paladar; estornudos frecuentes, rinorrea hialina (moco transparente), goteo retronasal, tos y opacamiento de la mucosa nasal.

Un paciente con una rinitis alérgica no tratada puede desarrollar una hiperreactividad de la mucosa, que se caracteriza por la presencia de síntomas de alergia a irritantes o alérgenos a los cuales no es alérgico. Esto es reversible con el tratamiento médico.

El diagnóstico es principalmente clínico. Basado en los síntomas y examen físico del paciente. En algunos casos se debe realizar una endoscopia nasal para determinar si hay alguna alteración interna de la nariz. Se pueden realizar también pruebas de alergias, principalmente pruebas cutáneas para determinar a qué, específicamente, el paciente es alérgico.

En cuanto al tratamiento médico, sería a base de spray nasal de corticoides para controlar la inflamación crónica de la mucosa; antihistamínicos para controlar los síntomas de picazón o moco transparente; antileucotrienos, cuando no es suficiente con los dos medicamentos anteriores y para pacientes con poliposis nasal. Cuando no funciona el tratamiento farmacológico, se procede a la inmunización o vacunación.

Por Dr. Germán Conte – Otorrinolaringología

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!