Ayuno intermitente: ¿Funciona?

  • Publicado en Nutrición
  • Leído 180 veces

Estudios científicos recientes parecen hallar cada vez más motivos para apoyar el ayuno intermitente como un método para adelgazar. Tal vez por ello, la dieta del ayuno intermitente es una de las dietas de las que más se habla actualmente y de las más famosas en los últimos 20 años.

Esta dieta se basa en ayunar durante un determinado periodo de horas. Hay dos grandes tipos de ayuno intermitente: el diario y el semanal. Es decir, ayunar unas horas cada día o hacer una reducción calórica muy grande dos días a la semana.

En el caso del diario, hay que ayunar cada día durante 16 horas y puedes comer durante 8 horas. Esto supone una reducción de unas 300-500 kcal diarias, porque se suele comer menos. Por ejemplo, si haces la primera comida a las 12, tienes hasta las 8 de la tarde para comer.

En el caso de la dieta semanal, denominada también “dieta 5:2”, durante dos días a la semana, las personas se limitan a comer únicamente una comida diaria de tamaño mediano.

El ayuno intermitente ayuda a adelgazar porque se reducen las calorías que se consumen. Además, estimula la pérdida de peso porque el cuerpo, durante el ayuno, obtiene la energía de sus reservas en lugar de lo que se va comiendo.

Según las investigaciones, también podría ayudar a mejorar la salud cardiovascular, reducir el nivel de azúcar en sangre o, incluso, a eliminar células tumorales.

“Antes de iniciar un plan de dieta intermitente, la persona debe acudir ante un nutricionista idóneo para informarse más sobre estos beneficios y para que le haga la evaluación y seguimiento adecuado, ya que no se debe llevar ayunos por periodos largos y este debe estar sujeto a un programa de control de calorías con un plan de alimentación adecuado y balanceado”, precisa la nutricionista y dietista Geminnesse Hernández.

El ayuno no sirve de nada si durante las horas en las que puedes comer no te alimentas bien. Lo ideal es seguir las pautas del método del plato desarrollado por la universidad de Harvard, en el que la mitad del plato son vegetales, un cuarto de proteínas (carnes, pescado, aves) y el otro cuarto, carbohidratos (papas, pan, arroz o pasta). De postre, fruta o yogur. Y siempre que puedas, evitar los procesados y precocinados”, añade.

De acuerdo con Hernández, lo aconsejable para estos casos y dependiendo del paciente, es que se aumenten las horas y la frecuencia del ayuno poco a poco, a lo largo de varios meses, en lugar de realizar la dieta de una vez. “Para los adultos es difícil mantener una dieta y cuando se ayuna, se debe aprender a controlar los periodos de hambre, que son precisamente el motivo para salirte de la dieta. Se trata, como todas, de lograr un hábito, por lo que el paciente también debe conocer los beneficios de los mismos y contar con el apoyo de un especialista para su control”.

¿Vive más quien ayuna?
La dieta del ayuno intermitente promete hacer realidad beneficios como bajar de peso, aumentar la energía y alargar la vida. ¿Pero existen acaso datos científicos que confirmen estos beneficios? En un artículo publicado en la revista científica The New England Journal of Medicine, el Dr. Mark Mattson, neurocientífico de Johns Hopkins Medicine, asegura que si.

“El ayuno intermitente puede convertirse en otro hábito saludable en la vida de las personas”, dice Mattson, quien ha dedicado 25 años a la investigación del efecto que tiene la dieta sobre la salud y quien la ha practicado desde hace casi 20 años.

Numerosos estudios clínicos con animales y con personas han revelado que intercalar periodos de ayuno con periodos de ingesta fomenta la salud celular, quizá porque activa el denominado cambio metabólico, la ancestral adaptación biológica a periodos de escasez alimentaria. Dicho cambio ocurre cuando las células agotan las reservas de glucosa y emplean las grasas como fuente de energía mediante procesos metabólicos más lentos.

Según Mattson, los estudios indican que este cambio mejora la regulación de la glucemia, aumenta la resistencia ante el estrés oxidativo y disminuye la inflamación durante varios periodos; a la vez que reduce la presión arterial, la lipidemia y la frecuencia cardíaca en reposo.

En este sentido, los hallazgos de este estudio pudieran indicar que el ayuno intermitente puede modificar los factores de riesgo que se asocian a la obesidad y a la diabetes. De dos estudios realizados por el University Hospital of South Manchester NHS Foundation Trust, en el que participaron 100 mujeres con sobrepeso, se dedujo que, en comparación con las pacientes del subgrupo que siguieron la dieta con limitación calórica, aquellas participantes que siguieron la dieta 5:2 no solo bajaron la misma cantidad de peso que las que redujeron la ingesta de calorías, sino que obtuvieron resultados más óptimos en la prueba de sensibilidad a la insulina y en la reducción de la grasa abdominal.

En el estudio se reconoce que los científicos aún no entienden a fondo los mecanismos biológicos del cambio metabólico y entiende que algunas personas no puedan adherirse al régimen de ayunos, o que no deseen hacerlo. No obstante, Mattson alega que, con paciencia y bajo un control médico adecuado, la mayoría de las personas pueden incorporar esta dieta en sus vidas.

Modificado por última vez elMiércoles, 08 Enero 2020 14:24
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account