Beneficios de ir a la playa


Las características climáticas y ambientales de nuestro entorno son tan peculiares que aún cuando nos encontramos en el período lluvioso, siempre hay espacio y tiempo para que los rayos solares brinden las condiciones propicias que nos impulsen a ir a la playa.

Desconectarse del agobio laboral, relajarse con la brisa marina y compartir con amigos y familiares e incluso retirarse a meditar, son factores que en su conjunto favorecen la reducción del estres y la ansiedad; lo cual aporta incuestionables beneficios para el reordenamiento de los procesos vitales de nuestro organismo, en particular del sistema inmunológico.

Sin embargo el rico contenido mineral, enzimático y proteico del agua de mar, ha hecho que se le denomine "plasma marino", utilizándose desde hace 4 mil años y siendo objeto de importantes estudios científicos desde inicios del siglo XX con el francés René Quinton. Su empleo con fines terapéuticos ha pasado por diferentes etapas hasta las técnicas más refinadas de la talasoterapia de hoy en día.

A diferencia del calor seco que experimentamos en la piscina, en donde el cloro reseca mucho más la piel, el ambiente húmedo de la costa y el agua salada, así como la mayor disponibilidad de aire puro, favorece más directamente la relajación y el aumento de los niveles de serotonina; un neurotransmisor involucrado en la regulación del estado de ánimo, control de la saciedad, equilibrio del deseo sexual, regulación de la temperatura y del ciclo sueño-vigilia entre  otras funciones.

Los beneficios de la playa y el agua de mar podemos percibirlos externamente aun sin realizar grandes tareas.  Por ejemplo es conocida la importancia del sol para la síntesis de vitamina D, la cual es fundamental para la absorción de calcio en el organismo.  El sistema muscular se fortalece ya sea por las propiedades estimulantes de los oligoelementos (zinc, potasio, hierro, magnesio, yodo, selenio) contenidos en el agua de mar, el efecto tonificante del movimiento de las olas e incluso por el esfuerzo ejercitante al caminar sobre la arena; qué decir de trotar o practicar algún deporte de playa lo que consumiría importantes calorías para el control del peso corporal.  Todo esto sin olvidar los efectos exfoliantes de la arena.

Un vistazo más profundo al contenido del agua de mar revela una gama de elementos químicos y minerales, entre ellos: hidrogeno, nitrógeno, oxigeno, magnesio, manganeso, sodio, potasio, calcio, hierro, flúor, sílice y yodo.  Las aplicaciones terapéuticas de todo éste plasma marino se han evidenciado más directamente a partir de sus propiedades antiinflamatorias y antibióticas (algunos patógenos son eliminados por osmosis) que coadyuvan al control de afecciones dermatológicas como la psoriasis, y a la prevención y manejo de trastornos de las vías respiratorias superiores.

Hoy en día se postulan importantes logros para el bienestar y la salud de las personas a partir de la utilización del agua de mar para el manejo de: fibromialgia, fatiga crónica, dolores de trastornos osteoarticulares, disquinesias digestivas, insomnio, secuelas de enfermedades neurodegenerativas, entre otras dolencias.  En éste sentido el debate actual se centra en la conveniencia de tomar agua de mar para alcalinizar el organismo versus la evidencia científica que lo respalde, que aún es incipiente pues es un área de la investigación vedada por grandes intereses comerciales.  Sin embargo debemos saber que el agua de mar como tal es hipertónica y que debe ser "preparada" para hacerla isotónica con nuestro cuerpo, aparte de sortear los inconvenientes de la contaminación.

Los beneficios para la salud parecen ser tan amplios que no aplican diferencias entre niños y adultos, salvo por las precauciones que deben tenerse con el tiempo de exposición solar que puede oscilar entre 15 a 30 minutos de manera directa según el índice de radiación ultravioleta.  Como ya sabemos, todos los excesos son malos, pero el sosiego y relajamiento que concede la estancia en la playa son bienvenidos cada vez se pueda, de manera ideal cada 15 días o al menos mensualmente.

Finalmente es prudente recordar algunas cosas que no debemos dejar de hacer cuando vamos a la playa: uso de bloqueador solar adecuado, hidratarnos, uso de sombreo, gorra o gafas con filtro UV, prevenir lesiones al correr o jugar, no dejar solos a los niños, atender la recomendaciones de los salvavidas, contribuir con el ornato y el aseo.

Por Dr. José de Jesús García - Medicina General

 

 

Modificado por última vez elMartes, 19 Agosto 2014 09:45
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!