Bruxismo: mitos y realidades


Llamamos Bruxismo a ese charrasqueo o apretamiento de los dientes de manera inadvertida y que se asoció durante mucho tiempo, a la mala mordida o maloclusión y en ocasiones, incluso a la presencia de parásitos.

Estudios científicos realizados en los últimos 20 años, han eliminado dicha asociación en 99.9%.  Hoy sabemos, por estudios de medicina del sueño, basados en evidencia científica, que el bruxismo es un desorden del sueño, que puede tener múltiples factores que lo impactan, modifican y perpetúan.

Está asociado a movimientos involuntarios de los músculos de la masticación, cuya etiología (origen) no está del todo clara.

El bruxismo es frecuente durante la infancia (cerca del 40% de los niños tienen bruxismo), hasta aproximadamente los 12 ó 13 años de edad, época en la que desaparece en más de 70% de los casos.

En adultos, el porcentaje es un poco menor.  Cerca del 20% de la población adulta puede sufrir de bruxismo nocturno.

Muchos factores se han asociado al aumento del bruxismo, entre ellos el uso de sustancias estimulantes como cafeína o nicotina, el aumento en niveles de estrés o ansiedad, problemas distintos del sueño (como ronquidos, apnea obstructiva, sueño fragmentado, pocas horas de sueño, cambios en los horarios de sueño), el uso de ciertos medicamentos como antidepresivos, ciertas enfermedades o condiciones (parálisis cerebral).

El bruxismo puede ser un factor que contribuya a aumentar cuadros de dolores de cabeza o dolores faciales, siempre que se esté asociado con la inflamación de los músculos masticatorios o de las articulaciones, por ejemplo.

  1. largo plazo,  puede causar un trauma significativo a las estructuras de la articulación de la boca (Articulación Temporomandibular o ATM), pudiendo llegar a contribuir con desórdenes tan importantes como lesiones en los discos articulares (desplazamientos discales), degeneración de los huesos de la articulación (osteoartritis), inflamación de las articulaciones (causando sensaciones raras en los oidos, etc.), entre otros.

Cuando el bruxismo es del tipo de movimientos laterales (charrasqueo),  los dientes pueden desgastarse y traumatizarse de manera importante.
 
Debido a que el bruxismo no se origina en la mala mordida, es incorrecto considerar que tratamientos que modifiquen la oclusión (forma en que los dientes contactan) deben indicarse para la “cura” del bruxismo.

Ninguna modificación de la mordida, alineación  o forma de los dientes, va a producir una eliminación o “cura” del bruxismo.  El sugerir esto a un paciente es temerario e inadecuado.

El bruxismo puede controlarse modificando y alterando los factores que pueden impactarlo (como factores de sueño, estrés, uso de sustancias estimulantes, etc.). Su tratamiento, incluye disminuir sus efectos en las estructuras asociadas como articulaciones, músculos y dientes, y tratar de modificar la intensidad y frecuencia del mismo.

El bruxismo es complejo y multifactorial, su manejo y tratamiento debe ser de manera integral, considerando cada uno de los aspectos que pueden modificarlo, amplificarlo o perpetuarlo, y debe ser manejado por un profesional idóneo.

Dra. Eka Pérez-Franco DDS, MS, ABOP
Algiología Orofacial

 

 

Modificado por última vez elJueves, 16 Enero 2014 13:30
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!