Cáncer de colon: Prevención, diagnóstico y tratamiento
13 Mar 2018

Cáncer de colon: Prevención, diagnóstico y tratamiento


El cáncer de colon es el cuarto tipo de cáncer más común en América, con 240 mil nuevos casos cada año, de acuerdo con estimaciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el caso concreto de Panamá, este ocupa la quinta posición de la lista de las principales causas de morbilidades oncológicas atendidas en la consulta externa del Instituto Oncológico Nacional (ION), con un registro de 224 casos anuales en el último censo de 2015; y la tercera en el ranking de causas de muerte, también en el ION, con un promedio de 54 defunciones anuales.

El cáncer de colon es el cáncer del intestino grueso, la parte final del tubo digestivo. Se desarrolla a partir de lesiones o células benignas o no cancerosas, llamadas pólipos adenomatosos, que con el paso del tiempo pueden convertirse en malignas. Los pólipos pueden ser pequeños y causar pocos síntomas o no causarlos.

Por su parte, la Sociedad Americana del Cáncer afirma que se trata de una enfermedad curable en el 90% de los casos, siempre que se diagnostique en un estadio temprano o fase inicial y el paciente no sufra una recaída o metástasis durante los primeros cinco años posteriores a su detección.

Causas y factores de riesgo
Según documentos de la OMS, en la mayoría de los casos, no se sabe con certeza qué es lo que provoca cáncer de colon. Los médicos saben que el cáncer de colon ocurre cuando las células sanas del colon presentan errores en su constitución genética; es decir, en el ADN. Las células sanas crecen y se dividen de manera ordenada para mantener el funcionamiento normal del cuerpo. Sin embargo, cuando el ADN de una célula se daña y se vuelve canceroso, las células continúan dividiéndose, incluso si no se necesitan células nuevas. A medida que las células se acumulan, forman un tumor. Con el tiempo, las células cancerosas pueden crecer e invadir y destruir el tejido normal de alrededor. Además, las células cancerosas pueden desplazarse a otras partes del cuerpo para formar depósitos (metástasis). Se conoce también que las mutaciones genéticas heredadas aumentan el riesgo de contraer cáncer de colon.

Por otro lado, existe una diversidad de situaciones y condiciones que se consideran factores de riesgo para el desarrollo de cáncer de colon. Entre estos factores de riesgo está ser mayor de 50 años edad sin antecedentes de cáncer (tienen 25-30% de riesgo de tener pólipos), historial familiar de cáncer colorrectal, padecer de colitis ulcerosa, antecedentes personales de pólipos en el colon o recto y de cánceres previos de tipo colorrectal, mama, endometrio u ovario. Asimismo, los fumadores tienen entre 30% y 40% de probabilidades de fallecer a causa de cáncer colorectal.

Diagnóstico y tratamiento
Entre los sintomas más frecuentes están los cambios de los hábitos intestinales (estreñimiento o diarrea), cambio en la forma de las heces, sangrados rectales, malestar abdominal persistente (como calambres, gases o dolor), pérdida de peso no intencional, anemia y sensación de molestia o peso rectal.

La clave en el tratamiento efectivo y remisión del cáncer de colon es la detección temprana. En este caso, la colonoscopía es el gold standard para el diagnóstico precoz de cáncer colorectal y la detección de pólipos con potencial maligno.

Respecto al tratamiento, si durante la colonoscopía se detectan pólipos, estos se resecan y dependiendo de los resultados en la biopsia, se le recomienda al paciente la realización de colonoscopías de control.

El manejo del cáncer colorectal depende de la si la enfermedad se ha extendido o no; es decir, si ha hecho metástasis). Si no hay metástasis, sólo hay reseccion quirúrgica. Si, por el contrario, hay metástasis, se administra manejo médico.

Pronóstico y calidad de vida
Debido a que la presencia de pólipos puede ser asintomática, la detección del cáncer de colon puede darse en estados avanzados, haciendo más complicado su manejo, ya que es muy probable que los pólipos y su extensión varíen según el tamaño y ubicación del cáncer en el intestino grueso; impactando tanmbién en el porcentaje de sobrevida del paciente. 

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), las estadísticas sobre el pronóstico para cierto tipo y etapa del cáncer se dan a conocer como “tasas de supervivencia a 5 años”; sin embargo, muchas personas viven más tiempo (a menudo mucho más de 5 años). La tasa de supervivencia a 5 años es el porcentaje de personas que viven al menos 5 años después del diagnóstico de cáncer. Por ejemplo, una tasa de supervivencia a 5 años del 90% significa que se calcula que 90 de cada 100 personas que padecen ese cáncer están todavía vivas 5 años después de haber sido diagnosticadas. 

En el caso concreto del cáncer de colon, según la ACS, la tasa relativa de supervivencia a 5 años para las personas con cáncer de colon en etapa I es aproximadamente 92%; en etapa IIA, es cerca de 87%;  en etapa IIB, de aproximadamente 63%; en etapa IIIA, de 89%. Asimismo, para los cánceres en etapa IIIB, la tasa de supervivencia es alrededor de 69%; para los cánceres en etapa IIIC, de 53%.

Los cánceres de colon que se han propagado a otras partes del cuerpo (metástasis) son a menudo más difíciles de tratar y suelen tener un pronóstico menos favorable. Los cánceres de colon metastásicos o en etapa IV, tienen una tasa relativa de supervivencia a 5 años de aproximadamente 11%. Aun así, a menudo hay muchas opciones de tratamiento para las personas con esta etapa del cáncer. 

Prevención
El cáncer de colon es altamente prevenible. Seguir una dieta rica en fibras y calcio, consumir alimentos altos en carotenos (de color rojos y naranja), vitaminas C, D y E; practicar ejercicio aeróbico con frecuencia y mantener un índice de masa muscular normal (igual o por debajo de 25) son algunas de las principales recomendaciones.

Adicional a los hábitos antes mencionados, la prevención incluye la realización de colonoscopias anuales para pacientes mayores de 50 años de edad y a partir de los 40 si tienen antecedente familiar en primer grado de cáncer o pólipos; comer bajo en grasas saturadas (frituras) y reducir el consumo de carnes rojas, no fumar y reducir los niveles de sobrepeso u obesidad (perímetro abdominal mayor de 102cm en hombres y 88cm en mujeres) mediante la práctica del ejercicio.

Por Dr. Jack Rodríguez- Gastroenterología

Leído 5920 veces Modificado por última vez el Martes, 13 Marzo 2018 16:33
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!