Cirugía Bariátrica y Diabetes Mellitus T2: ¿son todas las cirugías una opción para enfrentarla?


Una de las comorbilidades o condiciones asociadas a la obesidad más frecuentes y peligrosas es la diabetes mellitus tipo T2, razón por la cual esta es una de las indicaciones que con gran frecuencia desencadena la decisión de practicar cirugía bariátrica”.

La cirugía bariátrica es una gama de procedimientos quirúrgicos dirigidos a pacientes con índices de masas corporal superior a 35 kg/m² y que además tienen presencia de comorbilidades (condiciones patológicas) asociadas a la obesidad como lo son la hipertensión arterial, diabetes mellitus, hiperlipidemia, apnea del sueño, entre otras, o superiores a 40 kg/m² sin comorbilidades.

El índice de masa corporal se mide mediante el uso de la Escala de Quetelet, que divide el peso de la persona (en kilogramos) por el cuadrado de su altura (en metros), expresando el valor en kg/m².

Por otra parte, de acuerdo con las definiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) un índice de masa corporal entre 25 y 29,9 corresponde a sobrepeso, mientras que cualquier valor superior 30 corresponde a obesidad, incrementándose el riesgo de peligros para la salud de los individuos.

 

Según el médico cirujano y especialista en bariátrica Juan Nicolás Liakópulos, la cirugía bariátrica existe desde la década de los cuarenta; no obstante, con el paso del tiempo muchas de estas cirugías desaparecieron, básicamente por su eficacia y porcentaje de complicaciones.

La saga en búsqueda de la cirugía ideal sigue vigente y activa. Cirugías como las derivaciones yeyuno-ileales, gastro-ileales, yeyuno colónicas, bandas gástricas rígidas o no ajustables, gastroplastías verticales (tipo maagestrassen - mills), resecciones gástricas horizontales, resección yeyuno-ileales han quedado en desuso. En contraparte han prevalecido la banda gástrica ajustable, el bypass gástrico con o sin anillo o banda, la gastrectomía vertical tubular o manga gástrica, las plicaturas gástricas sin resección, las derivaciones bilio-pancreáticas tipo scopinnaro, el swith duodenal o derivación bilio-pancreática con preservación pilórica. El gold standard de todos estos procedimientos es la vía laparoscópica”, explica.

Según las indicaciones clásicas de los Institutos Americanos de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y la Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad (IFSO, por sus siglas en inglés), además de un índice de masa corporal superior a los 35 kg/m², pueden someterse a procedimientos de cirugía bariátrica los pacientes con inexistencia de alcoholismo, drogadicción, retraso mental, así como inexistencia de condiciones endocrinológicas como el hipotiroidismo, enfermedad o Síndrome de Cushing.

Asimismo, según el especialista en cirugía de la obesidad, el paciente debe contar con conocimiento del procedimiento y consentimiento informado, evaluación multidisciplinaria (psicólogo, nutriólogo, endocrinólogo, etc.), voluntariedad y aceptación del riesgo y compromiso de seguir indicaciones y control clínico estricto.

Combatiendo la Diabetes Mellitus T2
Según Liakópulos, entre el 70 y el 80 % de los pacientes diabéticos tipo T2 tiene sobrepeso (leve, moderado o grave) o presentan condición de obesidad en todos sus estados (leve, moderada, severa, mórbida o súper obesidad).

En Panamá, aproximadamente el 60% de la población tiene estas características, representando la obesidad específicamente casi el 30%. Respecto a la prevalencia de la diabetes mellitus, la misma se acerca al 9%, aproximadamente medio punto por encima del promedio mundial, con una cifra de defunciones aproximadas de 1,000 personas secundaria a esta enfermedad al año y un aproximado de 4,000 pacientes nuevos diagnosticados anualmente.

Asegura que los pacientes diabéticos tipo T2, con fracaso o mal control de su enfermedad, tienen una excelente opción en la cirugía bariátrica, la cual ocupa un lugar preponderante en el armamentario que combate esta afección, siempre que se acompañe de otras medidas multidisciplinarias.

Una de las comorbilidades o condiciones asociadas a la obesidad más frecuentes y peligrosas es la diabetes mellitus tipo T2, razón por la cual esta es una de las indicaciones que con gran frecuencia desencadena la decisión de practicar cirugía bariátrica”, explica.

El uso de la cirugía metabólica pura en el tratamiento de la diabetes mellitus T2 y síndrome metabólico en general, va a depender del índice de masa corporal del paciente. En otras palabras, la cirugía que se aplica a los obesos aplicada a pacientes de peso normal (pacientes con índice de masa corporal inferior a 35 kg/m²) con condiciones como la diabetes tipo T2, puede ser beneficiosa por los efectos metabólicos de la cirugía, pero no necesariamente por la disminución del peso”, agrega.

Entre los procedimientos más frecuentemente practicados en orden de efectividad están el by pass gástrico, la manga gástrica, la plicatura gástrica, la banda gástrica y finalmente, el balón intragástrico endoscópico. Sin embargo, según Liakópulos la cirugía más efectiva de todas es la derivación bilio-pancreática, con o sin preservación pilórica, la cual es muy poco practicada debido a lo compleja y sus complicaciones.

Según el cirujano bariátrico, la cirugía metabólica puede ser practicada en el caso de la diabetes mellitus tipo T2 -no la T1-, a partir de un índice de masa corporal de 25 kg/m² y hasta los 35 kg/m²; es decir, desde el peso ideal hasta el inicio de la obesidad mórbida, pasando por todas las gamas de sobrepeso y obesidad. La misma se lleva a cabo de forma laparoscópica, con una duración promedio de entre dos y tres horas.

En cuanto a las complicaciones o riesgos, estos son los mismos que los de cualquier otro procedimiento relacionado con la cirugía bariátrica (sangrado, dehiscencia, infecciones, etc.).

Respecto a los resultados, Liakópulos afirma que estos incluyen una mejoría importante de la diabetes hasta su total remisión o curación, con un porcentaje global tan importante, entre una y otra hasta 90%.

Los mecanismos de acción de la cirugía metabólica están basados en un complicado rejuego entre precursores enzimáticos, enzimas propiamente, mediadores hormonales y hormonas. De manera alguna, se basa necesariamente en la pérdida de peso. Puede haber recaídas después de la cirugía y esa es la razón por la cual amerita obligatoriamente un estricto control post-operatorio multidisciplinario, basado en cambios de hábitos relacionados con la nutrición, la actividad física, la conducta, entre otros”, precisa. 

Dr. Nikolás Liakópulos
Especialista en Cirugía General y Laparascópica

 

 

Modificado por última vez elViernes, 17 Enero 2014 11:36
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!