“Ciudades Verdes”: Día Internacional de la Madre Tierra 2014


Una vez más, desde 1970, hoy 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra. Este año, el tema escogido por la Organización de las Nacional Unidas (ONU) es “Ciudades Verdes”, como una acción dirigida a movilizar a millones de personas durante los próximos dos años para lograr un medio ambiente saludable y sostenible.

Actualmente, según cifras de esta organización internacional, más de la mitad de la población mundial vive en ciudad, un porcentaje que se encuentra en constante crecimiento y que debido a ese crecimiento y a los efectos de cambio climático, que empeoran, se hace necesario que las ciudades evolucionen.

Para la ONU es momento de invertir en energías renovables y en eficiencia energética, que permita reconstruir las ciudades y comenzar a resolver el problema del cambio climático y promover un futuro más viable económicamente.

La proclamación del 22 de abril como Día Internacional de la Madre Tierra supone el reconocimiento de que la Tierra y sus ecosistemas proporcionan la vida y el sustento a lo largo de la existencia del ser humano, así como suponen reconocer la responsabilidad que le corresponde a las personas -según lo expuesto en la Declaración de Río de 1992- de promover la armonía con la naturaleza y la tierra a fin de alcanzar el equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras.

Según destaca la ONU en su sitio web, la campaña «Ciudades verdes» tiene como objetivo ayudar a las ciudades y las comunidades del mundo a acelerar su transición hacia un futuro más sostenible.

La campaña se centra en tres pilares claves: energía, edificios y transporte. Respecto al primero, señala que en la mayor parte del mundo se basa actualmente en estructuras obsoletas de generación eléctrica, que son extremadamente ineficientes y sucias. En vista de ello, para ayudar a las ciudades a ser más sostenibles, recomienda rediseñar el sistema actual, promoviendo la transición a fuentes de energía renovables.

En relación con el segundo pilar, la ONU enfatiza en que a través de la eficiencia y mejoras en el diseño de edificios, se pueden reducir las emisiones de gases con efecto invernadero. Para hacer realidad esta visión, precisan que es necesario actualizar las ordenanzas, cambiar los códigos de construcción basados en el rendimiento y mejorar las opciones de financiación.

Por último, considerando que el transporte es el principal emisor de gases con efecto invernadero, el de mayor crecimiento a nivel mundial y entendiendo que tres cuartas parte de estos provienen de vehículos de carretera, el organismo internacional propone mejorar las normas, aumentar las opciones del transporte público, invertir en transporte alternativo y mejorar espacios que promuevan el caminar y uso de la bicicleta como medio de transporte.

Si deseas obtener más información de la campaña, ingresa a: http://www.earthday.org/greencities/about/.

El caso de Panamá
De acuerdo con cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 62% de la población total de Panamá vive en zonas urbanas, porcentaje que es superior al promedio mundial.

La ONU también estima que para el año 2050, al menos dos tercios de la población mundial vivirá en las áreas urbanas, donde además se concentrará la mayor parte de la actividad económica. Panamá, obviamente no escapará de esta realidad, si se considera el crecimiento y desarrollo que la capital y otras ciudades del país experimentan actualmente.

En cuanto a la generación de energía renovable, en Panamá hay expertos que afirman que invertir en energía solar sería una excelente opción, considerando que según datos del INEC el 60% del uso eléctrico en un hogar está destinado a artefactos domésticos y que aproximadamente el 35% corresponde a iluminación.

Respecto a lo anterior, precisan también que debido a que América Latina es la región que cuenta con la radiación solar más potente del mundo y que el costo de la energía en esta región es bastante alto en comparación con otros países, el uso de energía solar pudiera, más allá de contribuir con el medioambiente y el ahorro de energía, representar un retorno monetario, tanto para empresas como residencias en Panamá.

Cabe destacar que la energía solar es hoy la primera opción de organismos, gobiernos e instituciones dedicadas a promover el desarrollo, para llevar electricidad a las zonas rurales de los países.

Un ejemplo de esto es el anuncio que el pasado lunes 21 de abril hiciera el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre la aprobación de un préstamo de 20 millones de dólares a Panamá, para financiar un programa de electrificación rural que beneficiará a aproximadamente 100 mil hogares, 107 escuelas y 21 centros de salud, en diferentes zonas remotas y con altos índices de pobreza del país.

Según el BID, permitirá que al 2018 el 81% de los hogares rurales panameños tenga cobertura eléctrica. Asimismo, el programa "contempla incentivos al sector privado para que suministre servicio de electricidad sostenible a zonas rurales que carecen de acceso a ella".

Desde el 2006, el BID ha prestado a Panamá 20,8 millones de dólares para electrificación rural, sin contar los 20 millones aprobados recientemente.

Por otra parte, en 2013 fue llevado a la Asamblea Nacional un proyecto de ley que establece el régimen de incentivos para el fomento de la construcción, operación y mantenimiento de centrales o instalaciones solares en el territorio nacional, que junto a la creación del primer parque eólico en el país, darán un gran aporte al sistema energético.

El proyecto surge de la necesidad de diversificar la matriz energética a través del uso de recursos renovables, como las energías solar y eólica, impulsado por las recientes crisis energéticas que ha atravesado el país ante la falta de lluvias suficientes.

El suministro de energía en Panamá se concentra en la generación a base de combustibles fósiles, también conocidos como no renovables y sus derivados; mientras que la participación de energías provenientes de fuentes renovables es aún baja.

En relación con pilar edificios, cabe destacar que la construcción de edificios y comunidades son responsables del 40% de las emisiones contaminantes que producen los gases de efecto invernadero.

En Panamá son muy pocas las infraestructuras ecológicas. Sin embargo, son cada vez más las empresas que a baja escala, muy a lo interno, han tomado acciones para reducir su impacto al medio ambiente y generar ahorro energético.

Con más de 130 miembros entre empresas, profesionales y instituciones, Panama Green Building Council es el capítulo local de World Green Building Council, una organización mundial enfocada en facilitar la transformación global de la industria de la construcción sustentable.

En 2006, la Embajada de Estados Unidos en Clayton se convierte en el primer proyecto LEED de Panamá. Hoy, existen unos 29 proyectos registrados, entre los que destacan el edificio de APEDE, el Centro Comercial de la Ciudad del Saber, la Torre MMG del Grupo Morgan y Morgan y Costa del Este II de Inversiones Bahía.

La certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, por su traducción en español) es un estándar a nivel internacional aceptado para el diseño, la construcción y la operación de construcciones y edificios sustentables de alto rendimiento.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), uno de los retos que tiene la infraestructura verde en la actualidad es encontrar mejores formas de financiamiento.

En este sentido, recomienda el establecimiento de incentivos fiscales, tanto municipales como estatales para promover un modelo de crecimiento más sostenible, la construcción de un sistema de transporte público eficiente, que permita a priori elevar el costo de los peajes y estacionamientos, lo cual podría generar una reducción del trafico y la contaminación; acompañar las tasas de agua y basura con información del nivel de consumo y campañas de concienciación para su uso responsable; y el aumento de las tasa de aseo, que junto al pago del reciclaje, promoverían a que el ciudadano comercialice con sus desechos.

A juicio de la OCDE, los gobiernos son los responsables de crear estándares y políticas verdes, que conlleven a mejorar el bienestar en las ciudades, además de contribuir con el crecimiento de las mismas.

Mejora de la salud física y mental
Uno de los efectos del crecimiento urbano es el empeoramiento del cambio climático y el declive de los espacios naturales y de la calidad de vida de los ciudadanos. Cuando se pregunta a cualquier persona qué entiende por ciudad, las respuestas siempre incluyen palabras como autos, edificios, tiendas, mucha gente, prisas, atascos, ruido y estrés.

El desarrollo de las ciudades en todo el mundo ha traído consigo el aumento del costo de la vivienda, el aumento de la contaminación atmosférica, de las aguas y del suelo; la disminución de las superficies naturales. Lo anterior, junto con el estrés, el tiempo invertido en el transporte y los trastornos psicológicos, ocasionados por un mundo que gira cada vez más deprisa son algunos de los problemas con los que el ciudadano urbano tiene que vivir diariamente.

En este sentido, la importancia de las “Ciudades verdes” no sólo radica en proveerle sustentabilidad económica a las mismas y a quienes en ellas viven. Las mismas pueden tener efectos por demás positivos en las poblaciones residentes, que pueden manifestarse de distintos modos: creando una conciencia ambiental; promoviendo un proceso de enraizamiento de la comunidad y construcción de identidades socioculturales, generando sentimiento de seguridad y proveyendo salud mental y física a los ciudadanos.

En el caso puntual de la salud, los resultados de algunas investigaciones han establecido una relación entre la disminución del estrés y la mejora de la salud física de los residentes de las zonas urbanas de las ciudades que cuentan con presencia de arbolados y bosques en sus barriadas, que les permitan llegar a sus destinos caminando o en bicicleta, por ejemplo.

Los estudios también demostraron que estos espacios, restaurados de naturaleza como se les ha denominado, brindan a las personas un efecto de relajación necesario para afrontar una vida de estrés, generada por las distancias de desplazamiento que son cada vez mayores y el tiempo para el ocio, que es cada vez menos, por sólo citar unos aspectos.

Actividades
En el marco de esta celebración, en Panamá se llevarán a cabo algunas actividades, entre estas:

  • Presentación de la Encuesta Ambiental de Panamá por The Nature Conservancy: Miércoles 23 de abril – 9:00 a.m. Universidad Latina.
  • Presentación del mapa de Cobertura Boscosa por la ANAM: Jueves 24 de abril - 8:30 a.m. Hotel Tryp - Salón Miraflores.
  • Inauguración Exposición Fotográfica Huellas Naturales de la Tierra: Lunes 28 de abril – 6:00 p.m. Galería Amador E. Guerrero, a lado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá.
Modificado por última vez elMartes, 22 Abril 2014 11:37
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!