Combatiendo la hepatitis


Hoy 28 de julio de 2017, Día Mundial contra la Hepatitis, ofrece la oportunidad de impulsar todas las iniciativas para aplicar la primera Estrategia mundial del sector de la salud contra las hepatitis víricas, 2016-2021, y ayudar a los Estados Miembros a conseguir el objetivo final: eliminar la hepatitis. Las actividades de sensibilización de este día pretenden, entre otros aspectos, potenciar el compromiso político, dar a conocer las respuestas nacionales a la hepatitis que se están empezando a utilizar en países con una carga elevada de esta enfermedad, o alentar la acción y la colaboración de personas, asociados y el público en general.

En el caso de Panamá, a través del Ministerio de Salud (MINSA) se unió a la campaña de concienciación del “Séptimo Día Mundial de la Hepatitis” de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en momentos en que las autoridades de Salud propugnan por una mayor respuesta hacia los esfuerzos de prevención para eliminar la enfermedad. Bajo el lema “Elimine la Hepatitis”, el MINSA, busca crear conciencia y hace un llamado a la población a involucrarse sobre la necesidad de dar el paso para hacerse la prueba, el principal método diagnóstico de esta enfermedad.

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado, y que tiene tres clasificaciones: la de tipo A, se transmite vía oral y fecal y sus síntomas suelen ser leves en la mayoría de los casos y su período de incubación es de 15 a 60 días; mientras que la hepatitis B es transmitida a través de la sangre, saliva o el semen, tiende a ser crónica y entre sus síntomas destaca la ictericia, que es un color amarillento de la piel y la esclerótica del ojo. Su período de incubación es de 50 a 180 días.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda y apoya la implementación de las mejores prácticas de prevención y control de infecciones para eliminar el riesgo de transmisión, a través de procedimientos invasivos como cirugía, hemodiálisis, cuidado dental e inyecciones.

En Panamá, en el año 2016 hubo un total de 255 casos por Hepatitis B, y en lo que va del presente año 2017, hasta el mes de junio, el informe preliminar arroja 95 casos de Hepatitis B. En cuanto a la Hepatitis C, en 2016 se reportaron 15 casos y el informe preliminar sobre la misma Hepatitis C, en el 2017 indica la existencia de 13 casos.

A nivel mundial, es importante mencionar que la hepatitis viral causó 1.34 millones de muertes en el año 2015, comparable a las muertes por tuberculosis y las muertes por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Además los decesos por hepatitis viral ha ido en aumento; las infecciones nuevas por la enfermedad siguen ocurriendo, sobre todo por hepatitis C.

Es por ello que el Día Mundial de la Hepatitis es conmemorado en más de 150 países del mundo, con la intención de concienciar a la gente sobre la importancia de la prueba para que demande tratamiento.

La potencial mortalidad de la Hepatitis B
La hepatitis B es una infección hepática potencialmente mortal, causada por el virus de la hepatitis B (VHB). Constituye un importante problema de salud a nivel mundial. Puede causar hepatopatía crónica y conlleva un alto riesgo de muerte por cirrosis y cáncer hepático.

Desde 1982 se dispone de una vacuna contra la hepatitis B con una eficacia del 95% en la prevención de la infección y la aparición de una enfermedad crónica y cáncer de hígado debido a la hepatitis B.

El virus de la hepatitis B puede sobrevivir fuera del organismo por lo menos siete días. En ese periodo todavía puede causar infección si penetra en el organismo de una persona no protegida por la vacuna. El periodo medio de incubación de la hepatitis B es de 75 días, pero puede oscilar entre 30 y 180 días. El virus, que puede detectarse entre 30 y 60 días después de la infección, puede persistir y dar lugar a una hepatitis B crónica.

El virus de la hepatitis B se transmite normalmente de la madre al niño durante el parto (transmisión perinatal) o por transmisión horizontal (exposición a sangre infectada), en particular de un niño infectado a un niño sano durante los primeros cinco años de vida. La aparición de infección crónica es muy común en los lactantes infectados a través de su madre o antes de los 5 años de edad.

También se transmite por exposición percutánea o de las mucosas a sangre o diferentes líquidos corporales infectados, así como a través de la saliva y los líquidos menstruales, vaginales y seminales; así como por la vía sexual, especialmente en el caso de hombres sin vacunar que mantienen relaciones sexuales con hombres y de personas heterosexuales con múltiples parejas sexuales o que tienen contacto con profesionales del sexo.

La infección en la edad adulta desemboca en hepatitis crónica en menos del 5% de los casos. El virus también puede transmitirse con la reutilización de agujas y jeringas bien en entornos sanitarios o entre consumidores de drogas inyectables. Además, puede producirse la infección durante procedimientos médicos, quirúrgicos y dentales, la aplicación de tatuajes o mediante el uso de cuchillas de afeitar y objetos similares contaminados con sangre infectada.

Síntomas de la Hepatitis B
La mayor parte de los afectados no experimentan síntomas durante la fase de infección aguda, aunque algunas personas presentan un cuadro agudo con síntomas que duran varias semanas e incluyen coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia), orina oscura, fatiga extrema, náusea, vómitos y dolor abdominal. Un pequeño grupo de personas con hepatitis aguda puede sufrir insuficiencia hepática aguda, que puede provocar la muerte.

En algunos casos la hepatitis B puede causar también una infección hepática crónica, que posteriormente puede dar lugar a cirrosis hepática o cáncer de hígado. La probabilidad de que la infección se cronifique depende de la edad a la que se produzca. Los niños infectados con el virus de la hepatitis B antes de cumplir los seis años son los más expuestos al riesgo de sufrir infecciones crónicas.

Por otro lado, aproximadamente el 1% de las personas infectadas por el Virus de Hepatitis B (VHB) (2,7 millones) también lo están por el VIH. Por otra parte, la prevalencia mundial de la infección por el VHB en personas infectadas por el VIH es del 7,4%. Desde 2015, la OMS recomienda el tratamiento de todas las personas diagnosticadas de infección por el VIH, independientemente del estadio de la enfermedad. El tenofovir, que forma parte de las combinaciones de primera línea recomendadas para el tratamiento de la infección por el VIH, también es activo frente al VHB.

Diagnóstico, tratamiento y prevención
Las manifestaciones clínicas no permiten diferenciar la hepatitis B de la hepatitis causada por otros agentes virales y, consiguientemente, es esencial la confirmación del diagnóstico en laboratorio. Se dispone de algunas pruebas de sangre para diagnosticar la hepatitis B y hacer el seguimiento de los pacientes. Mediante esas pruebas se pueden distinguir las infecciones agudas y las crónicas.

El diagnóstico de laboratorio de la hepatitis B se centra en la detección del antígeno superficial del virus de la hepatitis B (HBsAg). La OMS recomienda que se analicen todas las donaciones de sangre para detectar la infección, garantizar la seguridad de la sangre y evitar la transmisión accidental del virus a los receptores.

No hay un tratamiento específico contra la hepatitis B aguda. Por tanto, la atención se centra en mantener el bienestar y un equilibrio nutricional adecuado, especialmente la reposición de los líquidos perdidos por los vómitos y la diarrea. La infección crónica por el virus de la hepatitis B puede tratarse con medicamentos, en particular agentes antivirales orales. El tratamiento puede ralentizar el avance de la cirrosis, reducir la incidencia de cáncer de hígado y mejorar la supervivencia a largo plazo.

En cuanto a la prevención, la vacuna contra la hepatitis B es el principal pilar de la prevención de esa enfermedad. La OMS recomienda que se administre a todos los lactantes lo antes posible tras el nacimiento, preferentemente en las primeras 24 horas. La baja incidencia actual de infección crónica por el VHB en menores de 5 años es atribuible al uso generalizado de la vacuna contra la hepatitis B.

Modificado por última vez elViernes, 28 Julio 2017 11:24
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!