Conceptos básicos para la prevención del cáncer de piel

Compartir en mis redes:

En muchas ocasiones pensamos que una piel bronceada es un reflejo de buena  salud, buena forma y juventud. Consideramos, además, que esta misma situación contribuirá a mejor nuestra imagen social.

Esto no es del todo cierto. Todo en exceso es dañino. Aunque la exposición al sol posee una acción terapéutica de cara a diversas enfermedades y es un coadyuvante en la formación de vitamina D, siempre es recomendable utilizar protectores o filtros solares, sin importar la duración de la exposición, reduciendo así los posibles daños a la piel.

Los daños en la piel son hoy día más comunes, ya que precisamente la sociedad actual ha afianzado aún más sus lazos con el Sol, desde compartir el tiempo libre hasta su utilización, natural o artificial, con fines terapéuticos o cosméticos.

Panamá, por encontrarse geográficamente muy cerca del Ecuador, está mucho más expuesto a la radiación solar y las consecuencias de esto se hacen notar en las cifras que se manejan en el Instituto Oncológico Nacional y organizaciones relacionadas con la detección y tratamiento del cáncer  como Fundacáncer.
El cáncer de piel es un problema de salud muy importante. Cada año fallecen muchas personas por esta enfermedad y dentro de las estadísticas generales de cáncer, el cáncer de piel ocupa el quinto lugar. En nuestro país, las cifras reflejan un aumento de casos nuevos cada año, detectándose unos 450. Sólo el Instituto Oncológico reporta entre 7 y 10 casos nuevos por semana.

Esta cifra también es el resultado de un trabajo en equipo que desde hace 10 años llevan a cabo la Asociación de Dermatología de Panamá y Fundacáncer a través de una campaña de detección temprana del melanoma y cáncer de piel, teniendo ésta su mayor periodo de intensidad en el mes de mayo, cuando se celebra el Mes de la Concientización sobre el Cáncer de Piel.

La campaña incluye la revisión de pacientes en el Instituto Oncológico Nacional sin costo alguno el segundo martes de cada mes y a lo largo del territorio nacional en todas las consultas dermatológicas del país.

“Afortunadamente, siempre hay una gran acogida, pero una vez los pacientes salen de su revisión hacen poco caso a las recomendaciones que año tras año les realizamos. Diariamente hacemos énfasis en la importancia del auto examen cuidadoso que deben hacerse regularmente, al menos una vez por mes, y al menos una vez al año con el dermatólogo”, comenta la dermatóloga Leticia Muñoz.

Frente a esta situación, la doctora enfatiza en que no sólo en el verano, si no a lo largo de todo el año, se deben poner en marcha conductas de prevención, para evitar y/o reducir el daño solar crónico, además de eliminar por completo aquellos malos hábitos que pueden  ser causantes del desarrollo del cáncer de piel.

Recomendaciones

La comunidad médica dermatológica es consciente del efecto nocivo que tiene la radiación solar en la piel y lo que la misma puede acarrear. Por lo tanto, considera que es prioritario comunicar la necesidad de la Fotoprevención, término que abarca Fotoeducación y Fotoprotección. Resumidamente, la prevención del daño solar en la piel se debe a un conjunto de medidas que incluye educar a la comunidad en general y a los profesionales de la salud sobre los efectos dañinos de las radiaciones sobre la piel e indicar las medidas adecuadas de fotoprotección que deben seguirse, terreno en el que la industria cosmética y farmacéutica se esfuerza día a día en conseguir más logros.

Dentro de las medidas preventivas aconsejadas, la utilización de fotoprotectores juega un papel destacado, pero siempre acompañado de un conjunto de medidas generales, complementarias, que deben tenerse en cuenta ante la exposición solar.

Quizá la principal o más importante recomendación para la prevención del daño en la piel por radiación solar, es precisamente reducir la exposición a esta. En este sentido, la doctora Muñoz indica que debe evitarse exponerse al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, ya que durante este período los rayos solares son más intensos.

Otras medidas de fotoprotección son mantenerse en la sombra mientras se realizan deportes o cualquier otra actividad y principalmente sí se está acompañado por niños; utilizar lentes curvos para sol (grandes para que cubran el frente y laterales del ojo), que protejan cien por ciento contra la  radiación ultravioleta (RUV) y noventa y nueve por ciento contra la luz violeta y la azul, que producen daño al ojo (lentes ámbar, amarillos o chocolates; y polarizados, ya que así reducen el brillo de la luz reflejada en las superficies).

Muñoz también exhorta a utilizar vestidos de baño que cubran la mayor parte de la superficie corporal o camisetas mangas largas como las de los practicantes del surf; sombreros de ala ancha (al menos de 4 pulgadas) para que cubran las orejas, rostro y parte del cuello, descantando el uso de viseras y gorras con no sirven para este fin; ropa con tramado ajustado y colores oscuros que protegen mejor.

Asimismo, destaca el rol importante que juega el protector solar en la prevención. Indica que deben utilizarse protectores solares con Factor de Protección Solar (SPF) mayor de 30, ya que estos ayudaran a prevenir quemaduras aplicándolo sobre la piel seca 30 minutos antes de salir al sol, sin importar que el día esté nublado. “Si se está en la ciudad, debe ser aplicado 3 veces al día, mientras que si se está practicando alguna actividad al aire libre, en la que se sude en exceso, o están nadando hay que repetir la aplicación cada dos horas”.

La RUV – B (radiación ultravioleta B) contribuye a la síntesis de vitamina D, la cual tiene muchos beneficios para la piel y el cuerpo, previniendo enfermedades como el cáncer, el raquitismo y la osteomalacia, entre otras.  La vitamina D se encuentra de manera natural en algunas alimentos como la leche, la yema de huevo, el atún, la sardina, el hígado, múltiples cereales y el queso, aunque siempre de manera limitada, por lo que su aporte es mayor cuando la piel se expone al sol.
Según Muñoz, en los últimos años se ha conocido que las personas que no viven en lugares soleados no producen suficiente vitamina D porque los días son principalmente nublados. Adicionalmente, algunos estudios también han demostrado que utilizar protectores solares con SPF de 8 inhibe más del 95% de producción de vitamina D.

Ante tal situación, la doctora manifiesta que en la actualidad los dermatólogos recomiendan a los pacientes de estos países fríos los suplementos de vitamina D y el uso del protector solar de manera conjunta.

“Cabe destacar que hoy día los alimentos como leche, yogur, margarina, cereal, pan etc., vienen fortificados y representan la mayor fuente de vitamina  D, por lo que no hay que entrar en pánico”, agrega.

Por otra parte, a la hora de escoger un protector solar Muñoz señala que se debe elegir aquellos que tengan un SPF mayor de 30 y que digan de amplio espectro, resistente al agua y de predominio que contengan dióxido de titanio, óxido de zinc, abovenzona o mexoryl sx, de presentación en crema, no en aerosoles o polvo.

Asimismo, al momento de escoger ropa, se debe procurar que sea de algodón o poliéster, ya que por sí sola confieren una protección equivalente a un FPS entre 6-15, y que siempre se mantenga seca.

Con último y de manera muy enfática, la dermatóloga recomienda evitar cámaras de bronceado, pues estas tienen una radiación UVB mucho mayor.

El Mapeo y el auto exámen

El mapeo de lunares es un programa de vigilancia para las personas en alto riesgo de desarrollar melanoma maligno, sobre todo en etapas tempranas.

El paciente es sometido a una serie de fotografías digitales de diferentes segmentos del cuerpo, tomadas en determinadas condiciones de luz y distancia, con la ayuda de un dermatoscopio (lupa especial que magnifica las lesiones y permite observar estructuras profundas que normalmente no se podrian visualizar) y una cámara de alta resolución.

Con las imágenes se realiza una comparación en el tiempo de lunares específicos, que estén experimentando cambio; sirviendo así como punto de referencia para el análisis de su posterior evolución.

De acuerdo con la dermatóloga Leticia Muñoz, las personas que tienen un alto grado de desarrollar melanoma son aquellas que tienen muchos lunares, entre 50 y 100 aproximadamente; lunares atípicos, lunares en la espalda que son difíciles de evaluar, historia previa de melanona y antecedentes de quemaduras de piel sobre todo en la infancia.

Siguiendo las recomendaciones de prevención y detección temprana del melanoma maligno y cáncer de piel, una manera sencilla para reconocer lunares potencialmente malignos es seguir el patrón ABCDE, lo cual se traduce de la siguiente manera:

ASIMETRÍA: lunares donde si se traza una línea imaginaria en su mitad, se aprecian asimétricos; BORDES: lunares con bordes y límites irregulares; COLOR: lunares con más de 3 colores; DIÁMETRO: lunares de más de 6mm de diámetro; y EVOLUCIÓN: lunares que con el tiempo experimentan cambios en color, forma, tamaño o presentan síntomas como dolor, sangrado, ulceración, etc.

“La piel no guarda una memoria del daño recibido y la radiación que recibimos tiende a ser acumulativa.  Por ello, la importancia de tomar medidas de prevención, que siempre será mejor opción y más llevadero que un tratamiento cuando el daño ya está producido”, afirma.

Modificado por última vez elLunes, 15 Abril 2013 13:54
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!