Convulsiones Pediátricas: signos y manejo


Cuando hablamos de una crisis convulsiva -o ataque convulsivo- nos referimos a una disfunción eléctrica de la corteza cerebral de caracter súbito, que provoca una alteracion en el estado de conciencia, con una variabilidad tan amplia que puede manifestarse, desde un estado confusional hasta el total estado de inconciencia, que puede causar que la persona se desplome.

Dependiendo de qué zona de la corteza cerebral esté afectada, así serán las manifestaciones clínicas que presente cada paciente:
- movimientos involuntarios, sacudidas, rigidez o flacidez corporal o de las extremidades.
- alucinasiones visuales
- alucinasiones auditivas
- cambios de humor o conducta
- sensaciones o percepciones extrañas (hormigueos, adormecimientos, ahogo, opresión en el pecho, entre otras).

Las convulsiones pueden presentarse a cualquier edad y los niños no escapan de esta probabilidad. Las crisis convulsivas pueden deberse a diferentes causas, aquellas que se originan por descargas eléctricas anómalas que se producen a nivel de la corteza cerebral y se adquieren de forma hereditaria, y aquellas que son consecuencia de alguna condición primaria como lo son: las alteraciones en los niveles de azucar, oxígeno o electrolitos en la sangre, golpes en la cabeza, sangrados cerebrales, tumores cerebrales, intoxicaciones, uso de fármacos, infecciones del sistema nervioso central o malformaciones del sistema nervioso central, entre otras.

Por otra parte, cualquier factor que conlleve una falta súbita de oxígeno en el cerebro o una disminución del riego sanguíneo cerebral, también puede provocar ataques convulsivos. En algunos casos, la causa de la crisis convulsiva nunca se llega a conocer.

Cuando este tipo de crisis ocurren más de una vez o de manera recurrente y el estudio conocido como electroencefalograma, pone en evidencia esta actividad eléctrica cerebral anormal, podemos hacer el diagnóstico de una afección denominada epilepsia.

Convulsiones Febriles
Algunos niños, entre los 3 meses y los 6 años de edad, presentan un tipo benigno de convulsiones, que ocurren siempre asociadas a una enfermedad febril y que conocemos como Convulsiones Febriles. Por mucho que puedan estas convulsiones asustar a un padre, el mayor porcentaje de estas son de corta duración, autolimitadas y con buena recuperación posterior del niño; se conocen como convulsiones febriles simples. Generalmente, los niños con convulsions febriles simples recurrentes, tienen el antecedente de que alguno de los padres, hermanos, tíos o primos padecieron de convulsiones febriles en su infancia, sin ninguna repercusión posterior en su desarrollo.

Las convulsiones febriles complejas, por el contrario son aquellas que suelen presentarse en niños con antecedentes de riesgo neurológico, tienen una duración superior a los 10 minutos, se presenta más de una convulsión en un periodo de 24 horas o presentan un inicio focal de la crisis.

Cuando un niño presenta convulsiones febriles, es posible que el médico pediatra sugiera administrarle medicamentos antipiréticos (para bajarle la fiebre), como el ibuprofeno o el paracetamol, seguido de un baño de agua tibia si la medicación no surtiera efecto.

En los casos de convulsiones febriles simples recurrentes con factores de riesgo o las convulsiones febriles complejas, se ameritará una evaluación por un especialista en neuropediatría.

Niños menores de cinco años de edad pueden presentar los llamado espasmos del sollozo (es decir, cuando un niño "bloquea su respiración" en pleno berrinche), mientras que los mayores a esa edad puede producirse un síncope, que se deben también a reacciones en situaciones muy puntuales. Ambos pueden ser confundidos con un tipo de convulsión; sin embargo, se trata eventos paroxísticos no epilépticos (no tienen su origen a nivel cerebral). 

¿Qué hacemos en el caso de una convulsión?
Cuando un niño presente una crisis convulsiva, lo primero es siempre mantener la calma y verificar la hora de inicio del episodio convulsivo, ya que de esto dependerá si podemos esperar en casa o si se require la atención en un cuarto de urgencias.

El paciente debe ser colocado sobre una superficie plana, en un área segura, ya sea el suelo o una cama, preferentemente acostado sobre el lado derecho. Aleje de él todos los objetos cercanos que puedan causar algún tipo de lesión. Afloje cualquier pieza de ropa que lleve o alcance alrededor del cuello o de la cabeza. Es importante también no tratar de mantenerle abierta la boca o colocarle objetos rígidos entre los dientes (cuchara, bajalenguas, etc). Tampoco intente agarrar o retener al niño o impedir que se mueva.

Si han transcurrido más de 5 minutos desde iniciado el evento, es conveniente, el traslado del paciente al centro asistencial más cercano. Llame a emergencias de inmediato, si el niño: tiene dificultades para respirar, se pone azulado, ha sufrido un traumatismo craneal, parece estar enfermo, le han diagnosticado una afección cardíaca, no ha tenido ninguna crisis convulsiva previamente, si pudo haber ingerido medicamentos u otras sustancias con las que se podría haber intoxicado.

Si el episodio es corto, una vez haya concluido, tranquilice y proteja al niño con suavidad y delicadeza. Es mejor que permanezca acostado hasta que se haya recuperado por completo y le apetezca moverse por iniciativa propia. Debe consultar ambulatoriamente con un pediatría.

Inmediatamente después de un episodios convulsivo, los niños suelen estar cansados, confusos o incluso agotados y pueden caer en un sueño profundo (durante el período postictal o posterior a la convulsión). No intente despertarlo si respira con normalidad. No pruebe alimentarlo u ofrecerle bebida hasta que se despierte y esté alerta.

Después de la crisis convulsiva, especialmente si se trata de la primera o de una crisis inexplicable, consulte con su pediatra para una evaluación formal y la solicitud de los estudios necesarios. Lo más probable es que el niño requiera una cita posterior con un neuropediatra.

Por Dra. Erika Muñoz – Neurología Pediátrica

Modificado por última vez elViernes, 14 Diciembre 2018 16:22

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!