Corrupción e impunidad puede ser también un problema de salud pública


Los hechos de corrupción y de impunidad que se han hecho públicos en nuestro país últimamente reflejan lo que el crecimiento económico también trae consigo. Y no se trata de hechos únicos, que sólo pasan en Panamá. La corrupción y la impunidad son una característica que hoy día tienen muchos países subdesarrollados, con importantes índices de crecimiento.

Sus efectos sobre la confianza de la sociedad en los gobiernos de turno y en los anteriores cambia en la medida en que estos hechos van apareciendo. Sin embargo, hay quienes no ven más allá de sus narices y circunscriben sus pensamientos y opiniones a sólo los hechos puntuales, más no a sus antecedentes y mucho menos a sus precedentes y posibles consecuencias.

La corrupción y la impunidad no se circunscriben a sólo las altas esferas. Mientras en altas magnitudes se cobran montos por fallar a favor de quienes quizá no se debe, o por otorgar licitaciones de manera directa, saltándose los debidos procesos; más abajo se aumentan las cuentas de compras para luego beneficiarse de la diferencia que dejan los costos reales; se ponen en puestos importantes a personas de confianza o manipulables, que por amiguismo o por necesidad inclinarán siempre la balanza a favor de quien los sentó en la posición; o se utilizan los recursos del país, para asegurarse una preferencia ficticia, que los mantenga en el poder. Estos son solo unos ejemplos.

La corrupción y la impunidad tampoco se circunscriben únicamente al ámbito político. Puedes verla desde las instituciones del Estado, organizaciones sin fines de lucro, así como en grandes, medianas y pequeñas empresas.

La corrupción y la impunidad tienen incluso una vertiente mucho más personal. Se es corrupto cuando se pide un servicio y no se paga, cuando se ofrece un servicio diferente al que se vende, cuando se ve a otra persona incumpliendo con una regla, norma o ley y no se dice nada.

Si juntamos todos estos aspectos, no es difícil percibir que se trata de una cadena, que entrelaza a decenas, cientos o miles de personas, que juntas crean una situación que sin duda va en detrimento de un país y de sus pobladores.

En el ámbito que nos compete, cuando se ofrece la construcción de un centro de atención de salud y no se cumple, cientos de panameños continúan tardando más en llegar a una instalación en donde se le pueda evaluar su estado, corriendo riesgos que incluso pueden conllevarlos a la muerte; cuando ofreces una licitación directa, sin medir la verdadera relación costo-beneficio, cientos de niños y adultos pueden pasar meses en la espera de una cama para ser hospitalizados; cuando se abulta una cuenta por la compra de sábanas para camas hospitalarias, quizá toque reducir el presupuesto de mantenimiento de equipos o de limpieza, afectando los diagnósticos acertados y a tiempo y propiciando la exposición de la población a bacterias, causantes de importantes enfermedades.

Los presupuestos, en todos los campos de acción, se hacen con anticipación y con el objetivo de proyectar los costos y los gastos de una ejecución. Por lo tanto, una vez establecidos, lo que se suma de un lado, se resta de otro.

¿Cuántas cosas no suceden en el ámbito de la salud en Panamá?, ¿cuántos panameños no han llegado a un centro de atención para un examen y no se lo pueden realizar porque el equipo está dañado?, ¿cuántos panameños no se vieron afectados por el dietilene glycol?, ¿cuántos afectados no hubo a causa de la heparina y las bacterias nosocomiales?

Por citar solo una significativa enfermedad en Panamá y el mundo, cifras del Ministerio de Salud (MINSA) dan cuenta de que uno de cada dos adultos está en una situación de sobrepeso. En igual condición parecen encontrarse el 11% de los infantes en el país, el 25% de aquellos niñas y niños que están en edad escolar, así como el 27% de los adolescentes.

La obesidad es el principal factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y otras afecciones como la dislipoproteinemia, difícil control de la hipertensión, nefropatía, retinopatía, neuropatía y cáncer.

Indicadores de la base de datos del Sistema de Información de Enfermedades Cardiovasculares en Panamá 2001– 2011, publicado por el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES), dan cuenta de que las enfermedades cardiovasculares o circulatorias eran en 2011 la principal causa de muerte en el país, representando el 27% de las totales.

¿Cuáles serían las cifras si se deja de contar con centros de atención a la salud?, ¿o si los centros no cuentan con los equipos, las instalaciones y las condiciones para atender a la población?, ¿o si estos centros no cuentan con los medicamentos y/o la calidad para tratar estas y otras enfermedades? El panorama de seguro sería peor.

Enfrentar la corrupción comienza entonces desde casa y si ya en este espacio ha triunfado la honestidad, no queda más que luchar contra la corrupción que ocurre afuera. Se lucha denunciándola y llamando la atención de quienes tienen el poder en sus manos, para que ese hecho de corrupción no se vea complementado por la impunidad. Mientras más alcen sus voces, habrá más posibilidades de que quienes luchan sean escuchados.

Si estás de acuerdo en luchar contra la corrupción y en tu casa ya ha ganado la honestidad, alza tu voz. Si lo deseas, acércate este domingo 23 a la Cinta Costera y participa de la concentración en contra de la corrupción y la impunidad.

Es momento de reclamar una vez más la posibilidad de contar con un mejor país, un futuro deslumbrante para nosotros y una excelente calidad de vida, que sólo se alcanza si se cuenta con un buen estado de salud. ¡No dejes que la corrupción y la impunidad sean mañana problemas de salud pública!

Modificado por última vez elViernes, 21 Noviembre 2014 22:37
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!