Reportajes en Video

¿Cuándo llevar a un niño a un Nutriólogo Pediatra?


Cuando hablamos de nutrición en niños, casi siempre pensamos en aquel pequeño que es obeso o que tiene sobrepeso, pero no en aquellos que padecen de falta de apetito o tienen conductas alimentarias inadecuadas. Son pocas las personas que piensan que visitar a un especialista en nutrición infantil es una acción de prevención y necesaria para una orientación, que puede ser la clave en la salud de su hijo para toda su vida.

Y es que no se trata sólo de dietas o planes. Es conocer cual es el estado de salud nutricional de ese niño en momentos importantes de su vida, es conocer sus necesidades y establecer una rutina en base a su composición corporal.

No debe haber dudas respecto a que existen muchos puntos clave que son importantes en cuanto a la alimentación infantil. Esto se debe a que una mala nutrición puede traer importantes problemas a corto y largo plazo.

Un especialista en nutrición infantil es un profesional capacitado para establecer las guías necesarias para que los niños desarrollen todo su potencial de crecimiento y cognitivo a través de una alimentación sana y con todos los nutrientes claves en cada etapa del desarrollo infantil. En Panamá, los índices de obesidad infantil han ido en aumento en los últimos años; sin embargo, todavía tenemos una gran cantidad de niños con desnutrición. Se cometen algunos errores en la alimentación de los niños, muchos mitos o costumbres o simplemente desconocimiento de lo que puede ser un alimento saludable o malsano.

La cultura y opciones alimentarias también son un factor. Para hacernos una idea, en torno al 80% de los productos que encontramos hoy día en el supermercado no existían hace 100 años. Cada vez hay más alimentos procesados, ricos en azucares, sal, grasas saturadas y grasas trans. Además, la publicidad de la industria alimentaria tiene un potente efecto sobre nuestras creencias.

Hoy día existen en el mercado multitud de productos alimentarios que no son saludables pero que la industria alimentaria, gracias a la publicidad engañosa, ha logrado introducir en nuestra alimentación haciéndonos creer que son saludables. El problema de esto radica fundamentalmente en una mala y deficiente legislación de la publicidad de los productos alimentarios.

Muchos padres son reacios a llevar a su hijo a un especialista en nutrición infantil, tal vez porque tienen la falsa creencia de que va a poner a dieta a nuestro hijo, que será estricta con la cual el niño va a sufrir muchísimo y va a ser malo para su desarrollo porque está en edad de crecimiento. Esta creencia es totalmente errónea.

El Nutriólogo Pediatra y la familia
Un nutriólogo pediatra es un profesional que le ayudará -junto con su apoyo- a educar o reeducar a su hijo, luego de analizar sus hábitos de alimentación actuales, sus costumbres alimentarias y de actividad física, e identificar las acciones erradas que se estén cometiendo relacionadas con su alimentación. Asimismo, tratará de enseñar al niño y a la familia a comer de forma saludable. El manejo de las enfermedades asociadas a la nutrición es exitoso cuando toda la familia se involucra. Modificar hábitos y conductas no siempre es fácil, pero una vez se realizan, son cambios que perduran en el tiempo.

Los hábitos alimentarios se aprenden en familia, desde pequeños somos esponjas y espejo de lo que vemos en casa. Por ello, si queremos que nuestro hijo aprenda a comer de una determinada manera (saludable) toda la familia deberá comer igual.

El momento ideal
Otro aspecto importante es saber cuándo es el momento ideal para llevar al niño a un especialista en nutrición. Muchos padres ven que su hijo aumenta de peso de manera más rápida de la que debería; sin embargo, no toman la iniciativa de llevar al niño ante un especialista. Nos excusamos diciendo: “Ya se pegará el estirón y adelgazará” o “es que es aún muy pequeño para llevarlo” o “pobrecito, lo van a poner a dieta”.

Estas excusas no son válidas, porque no hay edad definida para llevar a un niño ante un especialista, porque el sobrepeso -a cualquier edad- es indicativo de un mal hábito alimentario que hay que corregir y porque no siempre es una dieta para bajar de peso.

Cuanto antes cambiemos los malos hábitos alimentarios del niño mucho más fácil será para él, ya que llevará menos años de malas costumbres. Cambiar un hábito de adultos cuesta mucho más trabajo que cambiarlo de los niños, y no sólo eso, la mala alimentación es un lento veneno que deja huellas profundas en nuestra salud hasta, que un día de golpe se vuelven visibles, así que cuantos menos años a lo largo de nuestra vida llevemos una mala alimentación, mucho mejor.

A los padres que piensan que: “pobrecito, le vamos a quitar el chocolate y va a llorar o lo va a pasar mal”, les invito a pensar primero en lo que sufre su hijo cuando trata de subirse al tobogán, cuando corre y que con tan sólo 4 años de edad ya se le nota asfixiado; en lo que sufrirá si desarrolla una diabetes u otras enfermedades como la hipertensión o hipercolesterolemia.

Para los padres con bebés, no hay que esperar. Cuando se empiece a introducir la alimentación complementaria es cuando debemos enseñar a nuestros hijos a comer. Y ese es un buen momento de acudir ante un especialista en nutrición que nos guíe sobre cómo alimentarlo con otras cosas que complementen la leche materna.

La alimentación juega un papel clave en nuestro estado de salud, a cualquier edad. No espere a que los problemas se presenten para acudir ante un especialista en nutrición. Lo más recomendable es establecer hábitos alimentarios en etapas tempranas de la vida.

Por Dra. Judith Ho - Pediatra Nutrióloga

Modificado por última vez elMartes, 19 Marzo 2019 08:08

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!