Menu
Terreno en boquete

¿Cuánto deben dormir los bebés?

¿Cuánto deben dormir los bebés?

De las mamás y las abuelas siempre escuchamos que los bebés deben hacer siestas y acostarse a dormir temprano. Pero, ¿conoce usted la importancia que tiene el sueño para los bebés y los niños?, ¿sabe cuánto deben dormir?

De acuerdo con la médico pediatra Mireya Alvear de Moreno, el sueño es un hábito que debe construirse desde que se nace y que se regula con el tiempo. En el caso de los bebés, el sueño es muy importante porque contribuye al crecimiento y desarrollo normal del cerebro.

"Durante los primeros meses de vida, el sueño contribuye a los procesos de maduración del sistema nervioso central, principalmente del cerebro, lo que permite la producción de la hormona del crecimiento y esto estimula el desarrollo físico y mental del bebé. Bebé que duerme, bebé que crece", explica.

"La hormona actúa sobre muchos tejidos e influye en el metabolismo y, esta se segrega en mayor cantidad entre los 50 ó 60 minutos después de haberse iniciado el sueño nocturno. Hay estudios que han comprobado que en siestas largas, como las de los recién nacidos, también ocurre", agrega.

Según Alvear, los pequeños que duermen intermitentemente y de forma intranquila, se ven en desventaja frente a otros niños, ya que mientras se duerme se realiza el proceso de fijación de una de las funciones más importantes del cerebro, que es la memoria. "Enseñar a los pequeños a que adquieran una rutina de buen dormir, a lo largo de su primera infancia (0 a 6 años de edad), resulta primordial para asegurar un desarrollo equilibrado de sus habilidades mentales y motoras", indica.

Cuánto y cada cuánto
Alvear enfatiza en que en todas las etapas de la primera infancia, es importante tener un patrón adecuado de sueño y en cada edad tiene características en cuanto al tiempo que duermen.

Explica que los bebés duermen bastante, pero no todos duermen el mismo periodo de tiempo. Un bebé duerme la mayor parte del día, pero se despierta con cierta frecuencia, por lo que ese tiempo se van reduciendo generalmente cuando le toca comer. Poco a poco, la duración total del sueño va disminuyendo, así como los periodos de sueño.

Durante el segundo año de vida, el sueño diurno se transforma en una siesta por la tarde. Durante el tercero y cuarto año, la siesta se hace más corta, quedando reducida a un tiempo de juego tranquilo. Cuando el niño comienza a no querer dormir por la tarde, puede reemplazarse la siesta acostándole más temprano por la noche.

"Inicialmente debe dejarse que el bebé duerma a libre demanda y en la medida en que crece, enseñarle que la noche se hizo para dormir y el día para tener actividad. A partir de los tres meses es mucho más fácil iniciar la tarea de ir formando hábitos saludables en torno al sueño. Para ello, es importante respetar horarios y tener limpio y bien alimentado al bebé a la hora de ir a dormir", señala.

Alvear comenta que existe una serie de rituales facilitadores del sueño y otros que lo espantan, por lo que son acciones que no hay que realizar en los momentos previos a dormir. Se puede utilizar música y luz tenue con los bebés y audio o lectura de cuentos para los más grandecitos.

"Es importante tener en cuenta que el sueño de los bebés debe regularse entre los 6 y 12 meses y lograr que duerma la noche completa. Este objetivo se logra siempre y cuando los padres inicien las rutinas para ello. Si el bebé llega al año de edad sin rutinas de sueño y despierta a sus padres, amerita una consulta pediátrica. Un bebé se demora hasta cuatro años para aprender a tener un sueño de características regulares durante la vida", precisa.

Recomendaciones
Para lograr se sueño necesario, Alvear hace las siguientes recomendaciones:

• Brindarle al niño una comida liviana pero nutritiva. Si es bebé, una buena opción es darle un baño en la noche, así estará fresco y relajado, ayudándole a conciliar el sueño.
• Colocarle una pijama limpia, fresca y cómoda. Elija una hora fija todos los días.
• Asegurarse de contar con un ambiente para el sueño, con buena ventilación, silencio y una temperatura agradable.
• Procurar que ese momento de descanso esté ligado a un momento agradable e íntimo entre padres y su hijo, que incluya una palabra, una canción, una melodía o una lectura, lo que indique que ha llegado la hora de dormir.
• A partir de los 4 meses, póngalo solo en su cuna o cama, después de despedirse. Puede que llore al inicio, pero puede hablarle, ponerle música hasta que concilie el sueño.

Modificado por última vez elLunes, 05 Diciembre 2016 16:10
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Saludpanama.com. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?

¡Gracias!

Close

Por apoyar nuestro website al compartir nuestros contenidos. ¡Lo apreciamos mucho!

0
Likes
¡Hola! ¡Permítenos Ayudarte!