Cuidado con las dietas cetónicas


La dieta cetónica -cetogénica o dietas keto, como también se le conoce- es quizá una de las más polémicas que existen. Fue descubierta en 1921 por el médico endocrino Henry Rawle Geyelin y se centra en la ingesta de más alimentos ricos en proteínas y grasas, principalmente de tipo animal, y la restricción de glúcidos y azúcares, con el objetivo de generar una situación de cetosis –exceso de cetonas en la sangre– similar al ayuno.

Diversidad de post en redes sociales promueven hoy este tipo de dietas; sin embargo, numerosos nutricionistas y profesionales de la salud llevan años alertando de los posibles problemas de salud que pueden conllevar las mismas, a algunas personas les haya dado buen resultado.

Las dietas cetónicas se caracterizan por un consumo bajo en carbohidratos y alto en grasas, lo que ocasiona que el cuerpo entre en un estado de cetosis, produciendo que las reservas de grasa se conviertan en cetonas, las cuales alimentan los músculos y el cerebro en lugar de los carbohidratos. El resultado es la quema de grasa y pérdida de peso relativamente rápida en comparación con una dieta tradicional.

No obstante, al producirse los cuerpos cetónicos por el alto consumo de proteínas y de grasas, el cuerpo necesita eliminar estas toxinas y lo hace a través de la orina, por lo que lo que realmente lo que se está perdiendo es agua, que además causa deshidratación y esta, a su vez, otras consecuencias. Esto se confirma cuando la persona es evaluada en la consulta y vemos que, aunque bajó de peso, su composición de corporal no varía en cuanto al porcentaje de grasa; sin embargo, los niveles de agua en el cuerpo si lo hacen. Por ello, la disminución del peso es rápida y suele representar posteriormente un estancamiento y un “efecto rebote” al dejar la dieta.

Otros efectos secundarios de la cetosis son: dolores de cabeza, cansancio, irritabilidad, calambres en las piernas, estreñimiento y palpitaciones cardíacas.

La gente piensa erróneamente que comer sólo carne o proteínas está bien y no es cierto. Es necesario seguir una dieta balanceada. Porque, además, si bien es cierto que el proceso de funcionamiento del cuerpo, mientras más proteína comamos, menos probabilidades de entrar en estado de cetosis (ayuna), comer grasa sin ton ni son tampoco es el mejor camino. Bajar de peso debe ser el resultado de un plan personalizado y siempre balanceado, acorde a las necesidades, fisiología y metabolismo de cada persona. Nuestro cuerpo requiere de cada uno de los tipos de alimentos, para su saludable funcionamiento. La ausencia de uno, producirá siempre un desbalance, no saludable.

La cetosis es un estado natural que ocurre cuando el cuerpo se alimenta casi completamente de grasas. Es normal que ocurra durante el ayuno o al seguir una dieta estricta baja en carbohidratos. Causa la producción de pequeñas moléculas de energía que se llaman “cetonas”, que son una fuente alternativa de energía para el cuerpo, que se utilizan cuando hay una provisión reducida de azúcar sanguínea (glucosa).

Tiene muchos posibles beneficios, pero también efectos secundarios. En el caso de la diabetes de tipo 1 y ciertas otras situaciones infrecuentes, la cetosis puede incluso ser peligrosa.

Si vas a hacer la dieta, hazla bien. Para ello, sólo los expertos en nutrición pueden ayudarte, diseñando un menú semanal que, si se cumple, seguro funciona. Adelgazarás sin darte cuenta y no pasarás hambre, gracias a la correcta proporción entre grasas saludables, proteínas y carbohidratos.

Por Lic. Geminnesse Hernández - Nutrición y Dietética

Modificado por última vez elViernes, 29 Marzo 2019 10:57
Inicia sesión para enviar comentarios

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!