Degeneración macular: cuando la edad no deja ver los detalles

Compartir en mis redes:

La mácula es una parte de ojo localizada en el centro de la retina, un tejido sensible a la luz situado en el fondo del ojo. La retina, inmediatamente convierte la luz o una imagen en impulsos eléctricos y envía estos impulsos al cerebro.

“La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad que se presenta en personas de avanzada edad y que afecta la mácula, la parte del ojo que nos ayuda a ver los detalles”, explica la oftalmóloga Ilka de Obaldía.

La especialista explica que esta es la razón por la cual las personas con la edad comienzan a tener deficiencia de visión central; es decir, del centro de su campo visual, que se necesita para realizar las actividades en las que hay que ver directamente hacia delante como la lectura, la costura y el conducir, entre otras. La degeneración macular es una de las causas principales de la pérdida de visión en los norteamericanos mayores de 60 años de edad.

“La degeneración macular asociada a la edad es una afección que avanza tan lentamente que las personas no notan cambio alguno en su visión. En otros casos, la enfermedad progresa más rápidamente y puede causar una pérdida de la visión en ambos ojos”, señala.

Tipos
La degeneración macular puedes ser húmeda o seca. La primera se refiera a aquella que ocurre cuando los vasos sanguíneos anormales, ubicados detrás de la retina, comienzan a crecer debajo de la mácula. Debido a su fragilidad es frecuente que goteen sangre y líquido, lo que levanta la mácula de su lugar normal en el fondo del ojo.

Según Obaldía, “el daño que ocasiona es rápido, por lo que la pérdida de la visión central puede ocurrir muy de deprisa. Se trata de la forma más avanzada de degeneración y su condición en más grave que la forma seca”.

Por su parte, la de tipo seca se produce cuando las células de la mácula sensibles a la luz se deterioran y poco a poco hacen que la visión central se nuble gradualmente en el ojo que haya sido afectado. La médico indica que cuando la degeneración macular seca empeora, es probable que la persona note un punto borroso en el centro de la visión, y que con el paso del tiempo pierda progresivamente la visión central ese ojo.

“El paciente se queja de tener la vista un poco borrosa y puede tener problemas reconociendo los rostros de las personas. Tal vez necesite más luz para leer y para realizar otras tareas. La degeneración macular seca generalmente afecta ambos ojos, pero se puede perder la vista en un ojo mientras que el otro ojo parece no estar afectado”, dice la oftalmóloga.

Signos y factores
Uno de los primeros signos de la degeneración macular asociada a la edad es que las líneas rectas parecen onduladas. Es en este momento cuando debe visitarse a un oculista, quien procederá con un examen completo de los ojos, que incluye la dilatación de las pupilas.

En el caso de la degeneración macular seca, las señales más comunes son las drusas, depósitos amarillos ubicados debajo de la retina. Frecuentemente, se encuentran en las personas mayores de 60 años de edad. El oculista puede detectar la presencia de drusas mediante un examen completo de los ojos, con dilatación de pupilas.

La degeneración macular seca tiene tres etapas y todas pueden ocurrir en uno o en ambos ojos.

“Si por causa de la degeneración macular seca, la persona tiene una pérdida de visión en un solo ojo, es posible que no note ningún cambio en su visión en general. Mientras que el otro ojo vea con claridad, todavía podrán conducir, leer y ver los detalles pequeños. Solamente notarán cambios en su visión si la degeneración macular afecta a ambos ojos”, comenta Obaldía.

La degeneración macular relacionada con la edad comienza a ocurrir en los adultos de mediana edad y el riesgo aumenta con los años. Otros factores de riesgo son el consumo de tabaco, la obesidad, ser de raza caucásica, la historia familiar y ser de género femenino.

Diagnóstico
La degeneración macular relacionada con la edad se detecta mediante un examen completo de los ojos, que incluye dilatación de pupilas y la realización de la prueba de agudeza visual y de la rejilla de Amsler.

A través del examen con dilatación de las pupilas, se puede mirar con el apoyo de un lente de aumento especial la retina y el nervio óptico, pudiendo identificar señales de la degeneración macular y otros problemas de los ojos.

La prueba de agudeza visual, por su parte, mide la visión que la persona tenga a diferentes distancias, mientras que la de rejilla de Amsler, busca que el paciente determine si ve rectas u onduladas las líneas dispuestas en una rejilla que parece un tablero de ajedrez, tapándose siempre uno de los ojos.

En el caso de sospecha de degeneración macular húmeda, el oftalmólogo puede sugerir la realización de una angiografía fluoresceínica. En esta prueba se inyecta un tinte especial en una vena del brazo y se toman fotografías cuando el tinte pasa por los vasos sanguíneos en la retina. Esta prueba ayuda a detectar si tiene algún vaso sanguíneo que está goteando y así puede recomendar algún tratamiento.

Tratamiento
“Una vez que la degeneración macular seca alcanza la etapa avanzada, ningún tipo de tratamiento puede prevenir la pérdida de visión. Sin embargo, el tratamiento puede retrasar y posiblemente prevenir que la degeneración macular intermedia progrese a la etapa avanzada, en la que ocurre la pérdida de visión”, asegura Obaldía.

Una investigación del Estudio de Enfermedades de la Visión Relacionadas con la Edad (AREDS, por sus siglas en inglés) del Instituto Nacional del Ojo demostró que si se tomaba una formulación específica de dosis altas de antioxidantes y zinc, se reducía considerablemente el riesgo de la degeneración macular avanzada y de la pérdida de visión asociada. Con esta acción, supuestamente se demora el progreso de la etapa intermedia de la degeneración macular relacionada con la edad a la etapa avanzada, lo que podría salvar la visión de muchas personas.

“Las personas que tienen un riesgo alto de desarrollar la degeneración macular avanzada deberían considerar tomar la formulación. El riesgo viene dado por una etapa intermedia de la degeneración macular relacionada a la edad en uno o en ambos ojos o degeneración macular avanzada (seca o húmeda) en un ojo pero no en el otro. ”, precisa.

De acuerdo con la especialista en oftalmología, la formulación recomendada por AREDS no es una cura para la degeneración macular relacionada con la edad. Enfatiza en que no se restaurará la visión que ya se ha perdido por la enfermedad; sin embargo, puede demorar el desarrollo de la etapa avanzada y puede ayudar a preservar la visión de las personas con un riesgo alto de desarrollar la degeneración macular avanzada.

“Es difícil obtener los niveles altos de vitaminas y minerales sólo por medio de la dieta. No obstante, estudios anteriores sugieren que las personas que tienen dietas ricas en vegetales de hojas verdes tienen menos riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad. Los niveles de antioxidantes y de zinc de la formulación son bastante más altos que las cantidades encontradas en cualquier multivitamina de consumo diario”, dice.

Por otra parte, la degeneración macular húmeda puede ser tratada con cirugía láser, terapia fotodinámica e inyecciones en el ojo. Al igual que en el caso de la degeneración macular seca, ninguno de estos tratamientos cura la afección, por lo que la enfermedad y la pérdida de visión pueden progresar aún cuando la persona reciba tratamiento.

“Si usted ha perdido parte de su visión por esta enfermedad, pregúntele a su oftalmólogo sobre los servicios y aparatos para la baja visión que le puedan ayudar a utilizar mejor la visión que le queda. Pídale que lo refiera a un especialista en baja visión. Muchas organizaciones y agencias en la comunidad le pueden ofrecer información sobre los servicios de asesoramiento para la baja visión, entrenamiento y otros servicios especiales para las personas con deterioro visual. Alguna escuela de medicina o de optometría cercana puede proveerle servicios de baja visión”, expresa.

Obaldía asegura que el estilo de vida puede jugar un papel fundamental en la reducción de los riesgos de desarrollar degeneración macular asociada a la edad. Por ello, recomienda comer una dieta saludable, rica en vegetales de hojas verdes y pescado, no fumar, controlar la presión arterial y el peso, realizar actividad física y consultar al médico al menos una vez al año, principalmente si se tiene historia familiar de la enfermedad.

Modificado por última vez elMartes, 20 Mayo 2014 18:11
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!