Desgarro de meniscos y su manejo
12 Ene 2018

Desgarro de meniscos y su manejo


Los meniscos son dos estructuras de fibrocartílago (interno y externo), que se encuentran dentro de la rodilla, entre el fémur y la tibia, cuya función principal es la de distribuir las cargas de las fuerzas o cargas que llegan a las rodillas, para que haya menos estrés sobre el cartílago articular. Los meniscos también funcionan como estabilizadores o topes, para dar mayor estabilidad a la rodilla y a las estructuras ligamentosas; así como congruencia a la articulación. Asimismo, estas estructuras tienen funciones de nutrición y lubricación para la articulación de la rodilla.

Los meniscos pueden verse afectados principalmente por dos causas: traumas asociados a lesiones deportivas, que ocurren generalmente en pacientes menores de 40 años de edad y con meniscos sanos, por traumas torsionales indirectos a la rodilla (la rodilla gira o se dobla, hacia adentro o hacia fuera); y por degeneración o artrosis, en el caso de pacientes con edad superior a los 45 años, cuyos meniscos han dejado de ser elásticos debido a la pérdida de agua.

El dolor es el síntoma principal de una lesión de menisco; sin embargo, su diagnóstico certero es confirmado mediante la identificación de los síntomas mecánicos, como la sensación de bloqueo de la rodilla en extensión o en flexión o la sensación de la existencia de un cuerpo libre dentro de la rodilla. Además de la historia clínica, el diagnóstico de una lesión de menisco incluye la realización de las pruebas de Mc Murray y Apley; y en algunos casos de una resonancia magnética, que es la que ofrece el aval de la lesión y ayuda a determinar qué tipo de lesión es y su gravedad.

Tanto el dolor como los síntomas mecánicos afectan de manera importante al paciente en el funcionamiento de su rodilla y, por ende, a su calidad de vida, incluyendo su productividad laboral y si es atleta, su rendimiento.

Diagnóstico y manejo
Ni en el paciente joven como en el de mediana edad o adulto mayor, las lesiones de los meniscos son permanentes, ya que estas pueden ser corregidas mediante tratamientos. Lo permanente son las complicaciones: dolor crónico, limitación funcional crónica y el desarrollo de osteoartrosis debido a la lesión.

El tratamiento varía de acuerdo al tipo de lesión y la edad del paciente. El paciente joven, con edad aproximada de entre 40 y 45 años, con historia típica para lesión de meniscos y con síntoma de dolor, habitualmente requiere de intervención quirúrgica. Si la lesión está en el área de mayor circulación, el tratamiento es una reparación del menisco mediante artroscopia; mientras que si es en el área avascular (sin circulación), sólo requerirá de una remodelación.

Por otro lado, si se trata de un adulto de edad media o mayor, debe considerarse la presencia de síntomas mecánicos y en este casos, casi siempre se realiza una remodelación meniscal, que incluye retirar el fragmento dañado. De no presentar síntomas mecánicos, el paciente sólo se someterá a tratamientos conservadores, que incluyen fisioterapia, la ingesta de analgésicos y medicamentos dirigidos a evitar la artrosis.

Pronóstico
El pronóstico de este tipo de lesiones depende de varios factores: edad del paciente, tipo de lesión y el desarrollo o no de artrosis subyacente.

Pacientes jóvenes con lesiones simples y longitudinales, que se pueden reparar de una manera adecuada, después del periodo de rehabilitación, el pronóstico funcional inmediato es bueno, así como bajos los riesgos de desarrollar artrosis posteriormente.

En el caso de pacientes jóvenes con lesiones complejas, difíciles de reparar o irreparables incluso con remodelación, el pronóstico dependerá de los cuidados que se tengan. Este paciente debe cuidarse mucho, revisar y analizar las actividades que realiza, considerar mantener siempre un peso y salud articular adecuado y utilizar medicamentos para proteger el cartílago, como el colágeno hidrolizado.

En el caso del adulto mayor, el pronóstico dependerá de cuánta artrosis presenta, así como de su peso y el tipo de actividad que realiza.

Si usted presenta dolor en la rodilla, que no cede ante medidas convencionales como reposo y consumo analgésicos; o síntomas mecánicos como bloqueo de la rodilla, no dude en acudir ante un especialista parea una evaluación certera de la situación y confirmar la existencia o no de una lesión.

Por Dr. Juan Carlos Romero – Ortopedia Deportiva 

Leído 1060 veces Modificado por última vez el Jueves, 11 Enero 2018 21:01
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!