Diabetes y sexualidad femenina


La diabetes, un trastorno crónico caracterizado por los altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, puede afectar diferentes áreas de la vida de la mujer, y el sexo no es la excepción. Alrededor del 25% de las mujeres diabéticas sufren de algún problema sexual asociado a este desorden metabólico, relacionado en mayor medida con la resequedad o las infecciones vaginales.

Aunque estas condiciones no imposibilitan a la mujer para alcanzar el orgasmo, si pueden afectar su libido. La mujer puede sentir menos deseo sexual si sus niveles de glucosa en la sangre están alterados.

No existe una explicación clínica totalmente aceptada, pero algunas teorías indican que estos problemas se presentan principalmente en pacientes diabéticas, que en promedio mujeres mayores, cercanas a la menopausia, y la diabetes las hace más susceptibles a la reducción de hormonas propia de esta etapa; sin embargo, sin importar la edad o el tipo de diabetes, la mayoría de estos problemas son leves y pueden revertirse al recibir tratamiento médico.

El principal problema de las mujeres con diabetes es la resequedad vaginal. Este desorden metabólico causa una caída de los niveles de estrógeno del organismo, reduciendo la lubricación vaginal. Si este problema no se atiende rápidamente, puede hacer que las relaciones sexuales sean dolorosas.

En la mayoría de los casos, esto se soluciona con la indicación del uso de un lubricante vaginal; sin embargo, si la resequedad es grave o en cuadro clínico incluye otras manifestaciones, es necesario otros tratamientos.

Otro problema, más importante, es la dificultad para experimentar orgasmos. En principio, la diabetes no influye directamente en la capacidad de alcanzar el clímax. Sin embargo, en los casos más graves de diabetes, si puede afectar la capacidad para el orgasmo al haber daño en los nervios.

Resumidamente, si padeces de resequedad vaginal podrás recuperar tus orgasmos mediante un tratamiento. En cambio, si los valores de glucosa en la sangre están alterados, puedes sentir mucha fatiga, por lo que tendrás una reducción de la libido y te será más difícil excitarte sexualmente.

Por otro lado, la mujer con diabetes es más propensa a sufrir infecciones vaginales. Estas infecciones pueden causar incomodidad, picor y mal olor, por lo que las pacientes evitan tener relaciones sexuales. Para prevenir este problema lo más fácil es controlar la causa.

La paciente debe comprobar su nivel de glucosa constantemente. Si su área genital está sana, en principio no necesita ninguna otra acción en especial. De todos modos, debe consultar con su médico la posibilidad de utilizar con regularidad un producto de higiene femenina para reducir el riesgo de infecciones.

Cabe destacar que a las mujeres con diabetes les preocupa mucho la posibilidad de sufrir hipoglicemia (baja de azúcar) mientras tienen sexo. Este riesgo está sobreestimado. Los estudios científicos han demostrado que, a pesar de que el sexo reduce los valores de glucosa en la sangre, esta reducción no es tan importante como para causar una hipoglicemia. Si aún así la paciente cree que esto es posible o es propensa a estos cuadros, puede tomar alguna merienda antes de tener actividad sexual.

Por Dra. Roxana Salcedo – Uroginecología

Modificado por última vez elMartes, 12 Noviembre 2019 09:44

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account