El ballet: sus lesiones y tratamiento

  • Publicado en Adultos
  • Leído 344 veces

Irene tenía tan sólo 24 años de edad, cuando saliendo del escenario su pie derecho cedió y cayó al piso. Los resultados de una resonancia magnética revelaron que tenía una lesión en el tendón de aquiles. Era su tercera navidad interpretando a Clara en el Cascanueces y posiblemente la última.

El ballet era su vida. Comenzó desde muy pequeña, a los 6 años de edad, siguiendo los pasos de su madre, quien después de muchos años se alejó de esta disciplina a consecuencia de una lesión grave en su cadera. 

El baile es una forma artística, atlética, expresiva y social de actividad física que atrae a una gran variedad de personas. Los aspectos físicos del baile, pueden ser una fuente valiosa de ejercicio y también una causa de lesiones.

El ballet es una de las tantas disciplinas que se agrupan bajo el paraguas del baile y la danza. Cada una de estas disciplinas o formas de baile tienen demandas físicas únicas y riesgos de lesiones específicas. Por ejemplo, el ballet incluye saltar, girar, ponerse sobre las puntas de los pies, arquear la espalda y elevarse. Estas acciones pueden producir tendinitis, fracturas por tensión, esguinces de tobillo, impacto en los tobillos o dolor en la espalda baja, entre otros. En Panamá, el ballet es muy popular.

SaludPanama.com conversó con el ortopedista, traumatólogo y cirujano de pie y tobillo Arkel González sobre lesiones comunes del ballet, sus complicaciones y opciones de tratamiento.

“Los bailarines de ballet, mujeres y hombres, llevan sus cuerpos hasta el límite. Lucen agraciados bajo las luces del escenario hasta el momento en que están fuera de la vista del público; pero sus cuerpos sufren. Cuando estás sentado en el público no ves el dolor de los bailarines como parte de la actuación. Los pacientes son casi todos jóvenes menores de 18 años de edad y presenten frecuentemente lesiones que les afectan los pies y los tobillos. La mayoría de las lesiones son causadas por movimientos repetitivos y el uso excesivo de la parte inferior del cuerpo”, explica.

“Reducir los riesgos de estas lesiones, requiere una atención al momento, después de cada práctica y cada presentación. Por eso, detrás del escenario, es posible ver mesas donde reciben terapia física y tratamientos en las caderas y los tobillos adoloridos hasta que vuelven a salir de nuevo para otra función”, añade.

El manejo y la recuperación
Irene fue sometida a unan cirugía de tobillo y debe recibir terapia física dos veces por semana, durante tres meses.

Ella sentía dolor desde hace un año apróximadamente, pero al principio no creía que su dolor fuera lo suficientemente agudo como para buscar ayuda médica.

“No buscar ayuda médica es algo que es muy común entre los bailarines, porque al poner al límite sus cuerpos, el dolor suele estar a veces presente y porque al tratarse de una disciplina tan exigente, no quieren parar los ensayos y dejar de presentarse en las funciones. Aunque ellos saben que parte del tratamiento es el descanso, piensan que el descanso va a arruinar sus posibilidades de éxito no les gusta porque tienen un horario muy riguroso”, comenta el doctor.

Sin embargo, el ortopedista y cirujano de pie y tobillo Arkel González enfatiza en que las lesiones asociadas al ballet -o cualquier otra danza o baile-, al igual que las lesiones deportivas, requieren tratamiento, y a menudo de terapia física, para poder sanar.

Entre las lesiones más comunes están las fracturas por estrés, roturas de tendón de Aquiles, de rodilla y tobillo; así como ligamentos rotos, férulas en el hueso de la espinilla, tirones de los músculos y síndrome de la cadera.

El síndrome de la cadera es una condición en la que la flexión de la cadera produce una dolorosa sensación de rotura e incluso un sonido como chasquido. Aunque inofensivo en condiciones normales, puede causar dolor en las articulaciones y con el tiempo provocar otras lesiones.

González señala, además, que los médicos y fisioterapeutas pueden trabajar con los bailarines para evitar futuras lesiones detectando sus áreas débiles y reforzándolas. Este equipo, puede determinar si un bailarín tiene la fuerza adecuada, el equilibrio y la amplitud de movimiento para de una manera segura comenzar a pararse en puntas. Los terapeutas también pueden mejorar la amplitud de movimiento y el control neuromuscular para mejorar el rendimiento y reducir el riesgo de lesiones.

“Cuando las personas realizan actividades repetitivas e intensas varias horas al día, semana tras semana, la posibilidad de lesión es inminente. Lo que es importante para los bailarines y sus familiares es encontrar un lugar donde se sientan cómodos con los médicos y terapeutas, porque ellos necesitan especialistas que entiendan el arte y la práctica”, precisa.

Modificado por última vez elMartes, 07 Enero 2020 11:03

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account