Martes, 21 Enero 2014 00:00

El Cáncer de Colon

El cáncer de colon es la tercera causa de cáncer tanto en mujeres como en hombres. Es comúnmente llamado cáncer de intestino. El riesgo de cáncer de colon aumenta con la edad.
Es raro verlo antes de los 40 años, excepto en las formas hereditarias de la enfermedad, que de hecho son menos comunes que la forma esporádica.

Luego de los 50 años, hay un aumento rápido de la frecuencia de la enfermedad. El 90% de los casos son personas mayores de 50 años.

Se ha demostrado que el consumo de carnes rojas y grasa animal está relacionado con un aumento en el riesgo de carcinoma de colon.

Algunos factores de riesgo incluyen la colitis ulcerativa, la enfermedad de Crohn, antecedente personal de cáncer de colon, un pariente cercano con cáncer de colon y ciertas enfermedades hereditarias como la poliposis familiar.

Sin embargo, hay que mencionar que se han ido identificado con ciertos nivel de evidencia, factores protectores tales como los folatos y los suplementos de calcio, estos pueden disminuir la formación de nuevos adenomas en pacientes con adenomas. También ciertos medicamentos han demostrado proteger en alguna medida contra el cáncer, tal es el caso de la terapia de reemplazo hormonal en las mujeres. Al igual que la aspirina, el sulindac y el celecoxib pueden producir regresión de los pólipos de personas con poliposis.

Dentro de los sintomas se incluyen sangrado a través del recto, dolor abdominal, puede haber cambios en las forma de las heces, pérdida del apetito, pérdida de peso, fátiga y en algunos casos, puede haber nauseas, vómitos y anemia.

Es importante saber que la mayoría de los casos de cáncer de cólon, se desarrollan a partir de pólipos por un proceso denominado carcinogénesis. Los pólicos adenomatosos (adenomas), son lesiones o masas de la mucosa del cólon, de variadas dimensiones; estos pólipos se encuentran en un tercio de las personas mayores de 50 años y el riesgo de padecerlo aumenta a medida que aumenta la edad, así vemos que las personas mayores de 70 años tienen un riesgo muy alto.

Se sabe que un cuarto de los pólipos se tansformará en cáncer invasor en un periodo de 20 años si no es tratado.

Por medio de la colonoscopia, un estudio que tiene utilidades tanto en el área diagnóstica como terapéutica, se pueden remover o retirar de forma definitiva algunos pólipos, y al hacer esto reducimos el riesgo de cáncer. Este procedimiento es seguro, y tiene alta eficacia en tratar pólipos pediculados.

La cirugía es recomendada para ciertos pólipos, que hagan pensar al colonoscopista que existe un riesgo de malignización.

Afortunadamente hoy en día contamos con diferentes métodos para detectar en forma temprana el cáncer de cólon y lesiones premalignas, haciendo posible una cura definitva. Se incluye el examen de heces para detectar sangre oculta, y la colonoscopia, que consiste en un lente que permite la visualización de la superficie interna del colon, sitio donde nace el cáncer, y el tercer estudio es el enema con doble contraste.

La colonoscopia es de gran utilidad. Este estudio permite tomar biopsias de masas sospechosas e inclusive resecar pólipos con potencial de cáncer.

El diagnóstico del cáncer de cólon conlleva la visualización del tumor a través del colonoscopio (realizado por un gastroenterólogo o un cirujano colorectar) y la confirmación definitiva por miedo del análisis de la biopsia.

El tratamiento del cáncer de colon es quirúrgico, la cirugía en estos casos tiene como objetivo la extirpación del segmento de cólon afectado, evitando en lo posible dejar colostomía.

En los casos de cáncer temprano, la cirugía es suficiente para una cura definitiva, sin embargo en los casos más avanzados la quimioterapia es necesaria.

Para realizar la cirugía en condiciones óptimas, es necesario haber tomado laxantes.

La resección del colon conlleva la utilización de un quirófano adecuadamente equipado para este tipo de cirugía.

Es recomendado también que el procedimiento sea realizado por un cirujano o equipo de cirujanos entrenados adecuadamente, para disminuir el riesgo de recaídas.

El procedimiento, tomando en cuenta ciertos parámetros, puede ser realizado en forma segura por medio de la laparoscopia, siempre y cuando el caso lo permita, permitiendo a la persona incorporarse rápidamente a sus actividades acostumbradas.

Dr. Miguel Valdés
Especialista en Cirugía General

Modificado por última vez el Martes, 21 Enero 2014 09:02
Patricia Figuera

Licenciada en Comunicación Social, con experiencia de catorce años en Periodismo y Comunicaciones Corporativas. Periodista especializada en Salud, Deportes y Economía. Periodista corporativo, con énfasis en Comunicación Externa, Interna y Responsabilidad Social Corporativa. Profesional con alto nivel de redacción, capacidad de análisis y jerarquización informativa, creatividad y planificación estratégica. Asesora de Comunicaciones Corporativas.
 
Venezolana, madre, ex atleta de alta competencia (integrante de la Selección Nacional de Natación de Venezuela), amante de la lectura y fan número uno de sus hijos.

¡Gracias!

Close

Por apoyar nuestro website al compartir nuestros contenidos. ¡Lo apreciamos mucho!

0
Likes