El médico panameño: Echado pa'lante y con un profundo compromiso con la salud


Desde hace unos años, Panamá es reconocida en la región por la calidad de su sector salud, que es el resultado del trabajo en conjunto y colaborativo de médicos y profesionales de la salud, instituciones médicas públicas y privadas y proveedores.

Los médicos, desde la primera línea de batalla, son quienes enfrentan el día a día de las necesidades de atención de una población cada vez más informada y exigente, pero a la vez cada vez más afectada por enfermedades transmisibles y no transmisibles, leves o graves, que merman de manera en diferente grado su calidad de vida.

Sin ellos y su adecuada atención, las mejores instalaciones médicas no servirían de nada. Esto implica la existencia de una gran, firme y sincera pasión por servir al prójimo, un gran compromiso y sacrificio, muchos años preparación inicial y un tiempo indefinido de actualización.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al cierre de 2016, en Panamá había 16 médicos por cada 10 mil habitantes, una cifra menor al promedio de la región, que es de 25 para las Américas; y a Estados Unidos, que es de 110 por cada 10 mil habitantes.

Para muchos una profesión subpagada -al menos en el ámbito público- que lucha a diario pero un mayor reconocimiento. Sin embargo, el deseo de ayudar sigue haciéndose presente en los jóvenes panameños.

Muchos de nosotros vemos al médico, como alguien ajeno, intocable, impalpable e incluso inhumano. Pensamos que son seres perfectos, que no viven y padecen. Nada más equivocado.

Hoy, 21 de mayo celebramos el Día Nacional del Médico. Desde SaludPanama.com rendimos homenaje a quienes decidieron ser nuestros mejores aliados en el cuidado de la salud, siendo cada uno de nosotros una prioridad, incluso por encima de la suya propia.

Les compartimos a continuación las principales motivaciones de nuestros médicos, los principales retos del sector, los retos de quienes hoy se preparan para ser la generación de relevo y de quienes acuden ante estos profesionales en busca de ayuda para mejorar su calidad de vida.

El médico panameño
"Los médicos panameños son echados pa'lante. Están entrenados para resolver problemas de salud en las situaciones más adversas y esto lo logran porque tienen un profundo compromiso con la salud de las personas", responde Arturo Rebollón, médico e investigador de salud pública de la Health USF y miembro del equipo médico de la oenege Sangre Panamá, cuando se le preguntó qué caracteriza al médico panameño.

Sin embargo, lo que piensan y sienten los pacientes es el mejor termómetro para medir quiénes son los médicos panameños y cómo y cuando llegan a ellos. La claridad, la calidez humana, la integralidad y la accesibilidad son las cualidades más valoradas.

Como la mayoría de las personas, Karla Figuera acude al médico cuando aparece una dolencia. Su primera opción es un médico especialista o internista y acude a él a muy corto plazo. Si no cuenta con uno, las referencias personales son la mejor guía o carta de presentación.

"Claridad al explicar la condición y tratamiento, así como rapport al comunicar, son cualidades que valoró mucho, que me dan confianza y que me dan por para regresar ante ese médico en una segunda oportunidad", expresa.

Por su parte, Iviette Serrano recurre al listado de médicos afiliados a su seguro o a las recomendaciones personales cuando asistir al médico ya no es una opción. “Busco un médico que sea humano y qué sea integral, aunque tenga una especialidad. Hoy en día los médicos, por la mismas necesidades y competitividad del sector, son muy especializados. Pero para mi no hay nada peor que un médico que no pueda o quiera decirte nada más allá de aquello en lo que es experto, limitando con ello tu entendimiento sobre lo que padeces, lo que debes hacer y lo que puedes esperar; o simplemente te refiere a otro especialista y pasas a ser un número más. La indolencia no debe tener cabida en la medicina”, señala.

Verónica Morales es madre de dos niñas. Depende de la especialidad de la especialidad, recurre ante un médico cada seis meses para revisiones preventivas. Normalmente, el pediatra es el médico qué más frecuenta para mantener control sobre la salud y vacunas de sus pequeñas. La frecuencia de acudir ante un pediatra depende de la edad del infante, en su caso actualmente tiene un promedio bimensual.

Cuando debe recurrir ante un especialista, que ya no tenga definido, recurre a las referencias de su médico de confianza, porque para ella es importante su opinión. Sin embargo, le es indispensable que cualquier médico referido pertenezca a la red de médicos de su seguro de salud.

“Busco principalmente un médico noble y con disposición a ayudar. Luego debe ser un profesional que sin importar su experiencia, constantemente renueve o actualice sus conocimientos. Y por último es importante lograr una empatía entre ambos, para lograr una relación cordial duradera”, comenta.

“La medicina es una profesión admirable. Los médicos panameños la ejercen con una excelente vocación de servicio. Muchos de los que conozco trabajan en hospitales privados y centros de salud pública a la vez, haciendo todo lo posible para que los más necesitados también tengan atención. He tenido la suerte de contar con especialistas de salud maravillosos, que además de su profesionalismo brindan un trato personalizado”, destaca Morales.

Motivaciones para ser médico
El valor de los médicos se hace notar desde que se es niño. Al preguntarle a los más pequeños qué quieren ser cuando sean grandes, entre la gama de profesiones dirigidas a cuidar de los demás, muchos responden “quiero ser médico” sin saber si quiera qué significa ello y cómo alcanzarlo. Para algunos, aunque querían ayudar a otros, la medicina no estaba aún en la lista.

Lo anterior, convierte al deseo de ayudar a los demás en la principal motivación para que un panameño decida estudiar y ejercer la medicina.

Para la doctora y especialista en medicina general Martha Montford la idea de poder ayudar a las personas a mitigar su dolor sirvió de impulso, mientras que para la dermatóloga Sheila Sánchez era poder servir de apoyo a esa persona en algo tan delicado como el cuidado de su salud.

Los retos iniciales
Estudiar medicina en Panamá representa cursar una carrera que supera los 7 años, entre la licenciatura y residencia.

Durante este tiempo, los retos son varios y de diverso peso. Sin duda la carga académica no es para nada sencilla. mucha información que captar y memorizar. Y es que el cuerpo humano es una "maquinita" algo compleja. Además, se trata de una profesión que requiere de una actualización constante.

Por ello, uno de los principales retos es precisamente estudiar. A la cantidad de información y necesidades de actualización, hay que sumarle los costos económicos de ello.

Para la médico general Martha Montford el principal reto fue estudiar y trabajar, mientras que para el gastroenterólogo Jan Cubilla y la dermatóloga Ariane Ábrego fue alejado de familia durante largos periodos, con motivo de su preparación.

Experiencias que marcan
Durante su ejercicio, los médicos viven experiencias y enfrentan retos que quizá nunca viva experimente una persona con otra profesión. La Dra. Martha Montford, por ejemplo, enfrentó una muy dura situación cuando frente a ella, vio morir a un hombre joven con quien conversaba.

La Dr. Sheila Sánchez destaca que su reto diario en el ejercicio es poder manejar la parte sentimental al ver sufrir a los demás por problemas de salud o accidentes.

“El mayor reto que he afrontado durante mi ejercicio ha sido el de aceptar que, a pesar de todos mis esfuerzos, simplemente hay personas a quien no puedo ayudar como quisiera”, expresa el gastroenterólogo Jan Cubilla.

La recompensa y el reconocimiento
"Mi mayor recompensa es el agradecimiento sincero de la gente, luego de escuchar más que sus problemas de salud, sus problemas del alma", dice la Dra. Martha Montford.

Haber hecho todo lo posible por ayudar a sus pacientes es la mayor satisfacción para la dermatóloga Sheila Sánchez, mientras que para el gastroenterólogo Jan Cubilla es la gratitud de mis pacientes, particularmente la de los mas humildes.

Reto del médico panameño de hoy
Para los médicos panameños, hacerle frente a las deficiencias del sistema médico público para brindar una atención de salud de calidad, parece ser el reto más grande. Para otros, es la accesibilidad de toda la población a este servicio.

"El principal reto de los médicos panameños y del sector salud es acabar con la burocracia que impide que se preparen más especialistas y terminar con el negocio de vender medicamentos que no logran su cometido", señala la Dra. Montford.

Por su lado, la Dr. Sheila Sánchez considera que el mayor sería poder ayudar a los pacientes sin los insumos o medicamentos que cada vez son más escasos en las instituciones públicas.

A juicio del gastroenterólogo Jan Cubilla, “el mayor reto de los médicos panameños de hoy es el dar la cara a la población por las deficiencias del sector salud y tratar de solventar los problemas con los recursos disponibles, en ocasiones realizando esfuerzos incluso heroicos para llevar con bien a nuestros pacientes”.

“Para nosotros los médicos el reto más difícil es poder dar una cobertura de salud universal a todos los panameños con una buena medicina basada en los principios de calidad, equidad y calidez”, expresa la pediatra Mireya Alvear.

Modificado por última vez elDomingo, 21 Mayo 2017 07:12
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!