Menu
Terreno en boquete

El peso después de las fiestas de fin de año

El peso después de las fiestas de fin de año

Una buena parte de la población general suele asumir el periodo navideño como un peligro para sus intereses ponderales. Para muchas personas, las navidades engordan y punto. ¿Es esto verdad? y si lo es, ¿hasta qué extremo eso es cierto? Hay hechos que no se pueden negar: en navidades hay una concentración excepcional de acontecimientos gastronómicos y de celebraciones en los que la mesa es la protagonista.

A las conocidas cenas de los días 24 y 31, y sus comidas del día siguiente, se les suman las cenas con amigos, las del trabajo, etcétera. Así, rara es la persona que no tiene o le invitan al menos a 2 ó 3 de estas cenas y comidas en las que se suele comer y beber más de lo conveniente. Gran parte del problema se debe entonces a una inadecuada asociación entre celebración y excesos; una relación que no debería ser contemplada como "obligada". Es decir, se puede, y se debe, celebrar sin cometer excesos.

Sin embargo, diversos estudios arrojan que el peso que se puede ganar por las fiestas de navidad y fin de año es menor de lo que se creería, alrededor de una o dos libras, cifra que puede ser mayor al verse influenciada por la celebraciones previas a estas fechas, como suele ocurrir en Panamá.

"Los que desean prevenir un aumento de peso e igual disfrutar de las fiestas, pueden lograrlo si controlan el tamaño de las porciones y toman medidas compensatorias como aumentar nivel de actividad física durante el mes de diciembre o restringir la ingesta de grasas y carbohidratos los demás días de la semana, que no tengan agendada alguna fiesta o reunión", asegura la nutricionista María Luisa Chuljak.

Para lograr lo anterior, la especialista señala en que es importante que durante las celebraciones los platos de comida tengan una distribución adecuada: medio plato de vegetales, con un cuarto de proteína (pavo o jamón) y el otro cuarto restante de arroz o ensalada de papas, por ejemplo.

"Es importante que se respeten las señales del cuerpo. Se debe comer hasta sentirse satisfecho, no hasta sentirse lleno. Es recomendable alternar el consumo de bebidas alcohólicas con vasos de agua y no exceder su consumo a más de tres tragos", indica.

Chuljak enfatiza en que los hábitos saludables no se deben disociar de las fiestas, sino que por el contrario, deberían mantenerse, lo que significa degustar de las preparaciones festivas en porciones de tamaño regular, reduciendo los excesos. Resalta la importancia de no enfocarse en la comida durante las fiestas, sino en la convivencia familiar y entre amigos, la diversión sana, las actividades recreativas con como reuniones para bailar, intercambiar obsequios, pláticar o planear las metas del nuevo año.

Dieta postnavidad
"Si se desea perder el peso que se ganó durante las fiestas, se tendrá que seguir una alimentación restringida en calorías junto con una rutina de ejercicios de 4 o y días por semana. Perder de una a dos libras por semana se considera un descenso saludable", señala.

De acuerdo con Chuljak, también se puede hacer una dieta desintoxicante, la cual ayudará a liberar las toxinas acumuladas por el tipo de comidas y bebidas ingeridas durante el mes de diciembre y en especial durante las fiestas navideñas.

"Es difícil seguir hábitos alimentarios saludables durante las fiestas cuando no conocemos el trasfondo de la importancia de darle al cuerpo la nutrición y actividad física que necesita para estar sano. El cuerpo humano es una máquina que funciona por procesos químicos muy delicados, cuyo balance se desajusta cada vez que abusamos comiendo mal o siendo sedentarios. Estos desajustes provocan cambios hormonales, desaceleramiento metabólico, huesos débiles y riesgo a fracturas por sedentarismo, y algunas enfermedades crónicas (diabetes, cáncer, hipertensión) prevenibles a través de hábitos saludables", enfatiza.

Para la nutricionista, mantener el peso -si el que se tiene es el adecuado- o perder esas libras ganadas durante las fiestas, requiere de una verdadera toma de conciencia. "Una vez que se toma conciencia acerca del valor que tiene para la salud la alimentación y se le aprecia verdaderamente, se pueden tener los platos más deliciosos al frente y no representará un reto poder controlarse para no consumir en exceso", dice.

"Hay que comer motivados por hambre, no por emociones, por stress o aburrimiento. Si hay ansiedad o impulsos hacia comer porciones distorsionadas o comer sin hambre, es efectivo asistir a terapias psicológicas, en las que se trabaja el manejo de la ansiedad", agrega.

Modificado por última vez elJueves, 08 Diciembre 2016 17:40
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Saludpanama.com. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?

¡Gracias!

Close

Por apoyar nuestro website al compartir nuestros contenidos. ¡Lo apreciamos mucho!

0
Likes
¡Hola! ¡Permítenos Ayudarte!