El tabaco mata a 1 persona cada 4 segundos

  • Publicado en Adultos
  • Leído 207 veces

Cuando hablamos del daño que produce el fumar, casi siempre pensamos en cáncer de pulmón y otros problemas respiratorios. Incluso, hay quienes dejan de lado, el efecto negativo que su olor puede tener.

El detalle grave que estamos obviando es que el tabaco es mortífero en todas sus formas. Los productos de tabaco que se fuman, incluso con pipas de agua, contienen más de 7000 sustancias químicas, de cuales -al menos- 250 que han sido confirmadas como tóxicas o cancerígenas.

El consumo de productos de tabaco sin humo también puede causar problemas de salud graves (y, en ocasiones, mortales), y se ha demostrado que el tabaquismo pasivo también es perjudicial para la salud y puede causar la muerte.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los fumadores crónicos pierden un promedio de 10 años de vida como mínimo. Es decir, que su expectativa de vida es 10 años menor a la estimada o promedio. Cada día, más de 22 mil personas (es decir, una cada cuatro segundos) fallecen como consecuencia del consumo de tabaco y de la exposición al humo ajeno.

El consumo de tabaco afecta prácticamente a la totalidad de los órganos de nuestro organismo y no sólo está asociado al desarrollo de diferentes tipos de cáncer, sino a otras enfermedades. A continuación, te exponemos algunos de los efectos sobre la salud, de la cabeza a los pies.

Infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y otras enfermedades cardiovasculares
“El humo del tabaco daña las arterias coronarias y favorece la formación de placas de ateroma y coágulos, que restringen el flujo sanguíneo y pueden generar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares”, explica el cardiólogo Gustavo Villarreal.

Cáncer de boca y otras enfermedades bucales
El consumo de tabaco produce cáncer de la cavidad bucal. Las probabilidades de sobrevivir más de cinco años después de un diagnóstico de cáncer bucal son bajas, y las personas que superan la enfermedad suelen presentar deformidades faciales importantes y dificultades para hablar, masticar y deglutir.Además, el tabaquismo aumenta el riesgo de sufrir periodontitis, una enfermedad inflamatoria crónica que destruye las encías y la mandíbula y ocasiona la pérdida de dientes. “Fumar tabaco y consumir productos de tabaco sin humo afectan a la química de la cavidad bucal, aumentan la placa bacteriana, amarillean los dientes y producen mal aliento”, comenta el odontólogo y especialista en rehabilitación bucal Virgilio Castillero.

Retraso del crecimiento fetal, bajo peso al nacer, parto prematuro y muerte fetal
“Cualquier forma de consumo de tabaco y de exposición a los productos que lo contienen puede afectar al desarrollo del feto. El riesgo de parto prematuro y de insuficiencia ponderal es más elevado en los bebés nacidos de embarazadas que consumen tabaco fumado o sin humo o que están expuestas al humo de tabaco ajeno. Las embarazadas que fuman o están expuestas al humo de tabaco ajeno tienen más riesgo de sufrir un aborto espontáneo. Las muertes fetales también son más frecuentes a causa de la privación de oxígeno en la placenta y las alteraciones placentarias producidas por el monóxido de carbono del humo del tabaco y la nicotina de este y del tabaco sin humo”, señala el ginecólogo Konstantinos Tserotas.

Disfunción eréctil
Según la uróloga Adelys Castillero, “el tabaco reduce la llegada de sangre al pene y puede causar impotencia (incapacidad de lograr una erección). La frecuencia de la disfunción eréctil entre los fumadores es más elevada, y es probable que persista o sea permanente a menos que se abandone el consumo a tiempo”.

Muerte súbita del lactante
“La muerte súbita del lactante es el fallecimiento del niño en su primer año de vida. Se sabe que fumar durante el embarazo aumenta este riesgo y que, si se continúa fumando tras el parto, se incrementa todavía más”, señala la pediatra neonatóloga María Elisa Dejuane.

Pérdida de visión
Por su parte, la oftalmóloga Maritza López señala que “el tabaco causa muchas enfermedades oftálmicas que, si no se tratan, pueden dar lugar a una pérdida permanente de visión. Fumar aumenta el riesgo de contraer degeneración macular senil, que afecta a la capacidad para leer, conducir, reconocer rostros y colores y ver objetos con precisión, y que puede provocar la pérdida irreversible de la visión. Además, los fumadores también están expuestos a un mayor riesgo de sufrir cataratas, glaucoma y síndrome de ojo seco”.

Trastornos gastrointestinales
“Los fumadores tienen más probabilidad de sufrir trastornos gastrointestinales, como úlceras gástricas, enfermedad intestinal inflamatoria (como la enfermedad de Crohn) y cánceres gastrointestinales. La enfermedad intestinal inflamatoria suele cursar con calambres abdominales, diarrea persistente, fiebre y hemorragia rectal”, explica el gastoenterólogo Jan Axel Cubilla.

Trastornos cutáneos
La dermatóloga Gloriela Archbold enfatiza que “fumar aumenta el riesgo de psoriasis, una enfermedad inflamatoria no contagiosa en la que aparecen placas escamosas y rojas que causan picor en distintas partes del cuerpo. Además, acelera el envejecimiento de la piel porque daña las proteínas que le confieren elasticidad, la privan de vitamina A y reducen su flujo sanguíneo. La piel de los fumadores es más propensa a resecarse y a tener un aspecto arrugado, sobre todo alrededor de los labios y los ojos”.

Modificado por última vez elViernes, 25 Octubre 2019 16:43

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

Log in

create an account