El uso de protector solar debe ser obligatorio en Panamá


Debido a nuestra posición geográfica, cercana a la línea ecuatorial, Panamá está expuesto a altos niveles de radiación solar. En la tabla de índices de radiación UV, nuestro país se ubica entre la clasificación alto y muy alto (8-10), aunque es frecuente recibir alertas de radiación máxima o extrema (11 o más) por parte de diversos organismos e instituciones, en especial por la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA).

El Índice Ultravioleta solar (IUV) es una medida sencilla de la intensidad de la radiación UV en la superficie terrestre y un indicador de su capacidad de producir lesiones cutáneas. En el caso concreto de Panamá, estos niveles reflejan que una persona puede desarrollar en eritema (quemadura solar) en un período de entre 14 y 18 minutos para los niveles muy alto; y en un plazo de 6 a 10 minutos para los momentos de radiación extrema.

Este índice es válido y utilizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS, en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la Comisión Internacional sobre Protección contra la Radiación no Ionizante (ICNIRP), como vehículo importante para hacer conciencia en la población y advertir a las personas de la necesidad de adoptar medidas de protección cuando se exponen a la radiación UV.

En lo que va de año, ETESA ha emitido 29 alertas de índice de radiación extrema. Es claro, que está cifra está impulsada por la temporada de verano; sin embargo, 89 avisos de igual nivel se emitieron públicamente a través de sus redes sociales en 2018. El detalle es que cuando hablamos de esto, sólo nos viene a la mente la exposición al sol en las playas, piscinas y paseos al aire libre, y no tomamos en cuenta la exposición que tenemos durante las actividades cotidianas.

Cabe destacar que la OMS indica que es necesaria la protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo, un índice UV de 3 o superior. Panamá tiene a diario niveles que superan un IUV de 8.

Entre las provincias que registran mayor cantidad de alertas de radiación extrema se encuentran: Panamá, Colón, Coclé, Herrera, Los Santos, Veraguas, por su posición central; y Chiriquí (Tierras altas) por su altura. Sin embargo, Darién, Bocas del Toro, las comarcas Ngäbe Bugle, Emberá y Guna Yala suelen mantenerse con niveles de radiación alta y muy alta durante todo el año.

Ahora, pensemos: Si esto ocurre en tan sólo minutos, ¿qué puede suceder si la exposición supera este tiempo o es frecuente?

El daño
En todo el mundo, los dermatólogos, siguiendo las medidas y recomendaciones de los diferentes organismos y asociaciones médicas internacionales, recomendamos el uso diario y obligatorio del protector solar. Los daños que el sol puede provocar sobre nuestra piel son tan diversos como diversos sus grados de severidad. No en vano, desde hace unos años, vemos en el mercado productos dermocosméticos con protección solar, en busca de facilitar cada vez más su uso por parte de la población.

En Panamá, este llamado de atención dirigido a la prevención es enfático. Y es que no sólo hablamos de quemaduras de sol, que pueden ser molestas. Es el daño que se acumula, porque nuestra piel tiene memoria y llega un momento en que ya no tiene como defenderse. La exposición a la radiación solar es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de cáncer de piel, que es además uno de los tipos de cáncer más frecuentes en el país.

Cifras del Ministerio de Salud reflejan que en 2017 se reportaron 185 nuevos casos, convirtiendo al cáncer de piel en el séptimo tipo más frecuente y prevalente de cáncer.

Los tres tipos más frecuentes de cáncer de piel son el basocelular, el carcinoma escamoso y el melanoma maligno. Los dos primeros, aunque con baja malignidad, si no se tratan a tiempo, pueden causar gran deformación cutánea. El melanoma maligno sí tiene alta mortalidad.

El protector solar
Al conocer el factor de riesgo modificable, la exposición al sol, y cómo es esta particularmente en nuestro país, es fácil protegernos. Sólo debemos evitar exponernos y protegernos del mismo, utilizando a diario bloqueadores solares, con un Factor de Protección Solar (FPS) mayor a 30.

Este factor indica el número de veces que el fotoprotector (producto) aumenta la capacidad de defensa natural que tiene la piel frente al enrojecimiento previo a la quemadura. Por ejemplo, si su piel se pone roja en 10 minutos de exposición al sol, sin protección, al usa un protector de 15SPF, luego de 150 minutos (15 x 10min) se quedará sin protección. Estos valores se reducen si hay contacto con el agua y en la medida en que avanza el tiempo, por lo que siempre es necesario reaplicar el protector solar.

Existen en el mercado una gran variedad de protectores solares. Los hay de toque seco, en crema, loción, spray o aceite; de acuerdo a la actividad, el tipo de persona que lo usará, el tipo de piel, entre otros. Asimismo, varían en función en factor de protección; sin embargo, nunca deben usarse para prolongar el tiempo de exposición.

También hay productos cosméticos que incluyen protección solar como algunos polvos compactos, o protectores solares con color, que pueden brindar un acabado de base a quienes requieren del uso de maquillaje.

Es importante destacar que cuando hablamos de usar protección solar a diario, no nos referimos sólo a la cara. Debemos aplicar el filtro en todas aquellas partes de nuestro cuerpo que pueden estar expuestas.

Antes de escoger un protector solar, lo más recomendable es acudir ante un médico dermatólogo, quien luego de una evaluación de su piel y un análisis de sus actividades, determinará cuáles son sus mejores opciones.

Otras medidas para protegerse del sol
- Trate de siempre de mantenerse en la sombra, pero no olvide que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.
- Use gafas de sol con filtro solar de al menos 90% frente a los rayos UVA y UVB. 
- Utilice prendas de vestir frescas y sombreros o gorras. 
- Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. 
- Tenga en cuenta el índice UV. Este dato le ayuda a planificar sus actividades para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol. 
- Evite las lámparas y las camas bronceadoras. Las lámparas y las camas bronceadoras aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección. 
- Proteja a los niños. Los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra.

Por Dra. Anagrace Carrillo – Dermatología

Modificado por última vez elMiércoles, 10 Julio 2019 20:47

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!