Menu

horizontal banner simple y sencillo 1

Endometriosis, salud femenina y calidad de vida

Endometriosis, salud femenina y calidad de vida

Para el Colegio Americano de Obstetras y Ginecologos (ACOG, por sus siglas en inglés), la endometriosis es una enfermedad crónica, en la que el tejido endometrial que recubre el interior del útero migra fuera de este y se adhiere al revestimiento de la cavidad abdominal y a los órganos internos dentro de la pelvis, como los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga y el intestino. En algunas ocasione, este tejido endometrial se encuentra en órganos distantes a la pelvis como pulmón, riñones o hasta glándulas lacrimales, impactando la calidad de vida en forma negativa.

La endometriosis se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres de entre 30 y 40 años de edad; sin embargo, puede ocurrir en cualquier mujer que menstrúe. Ocurre en entre el 6 y 10% de las mujeres en edad reproductiva.

Entre sus causas están los cambios en el estrógeno, una hormona femenina. Los implantes pueden crecer y sangrar como lo hace el revestimiento uterino durante el período menstrual. El tejido circundante puede irritarse, inflamarse e hincharse. La descomposición y el sangrado de este tejido cada mes también pueden causar la formación de tejido cicatrizal, llamado adherencias. A veces, las adherencias pueden hacer que los órganos se peguen entre sí.

El sangrado, la inflamación y las cicatrices pueden causar dolor, especialmente antes y durante la menstruación. Por ello, la endometriosis es una causa importante de dolor pélvico crónico y una causa común de infertilidad, que son los dos síntomas principales. Algunas mujeres con endometriosis no presenta síntomas, pero para las que sí, el dolor puede variar de leve a severo.

Calidad de vida
Los síntomas de la endometriosis generalmente desaparecen o mejoran después de la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir estrógeno. Sin estrógeno, el crecimiento de la endometriosis generalmente se detiene y los implantes generalmente se vuelven más pequeños.

El síntoma más común de la endometriosis es el dolor pélvico crónico (a largo plazo), especialmente justo antes y durante el período menstrual, que se llama dismenorrea y que a menudo empeora con el tiempo. El dolor también puede ocurrir durante las relaciones sexuales. Si la endometriosis está presente en el intestino o en la vejiga, puede haber dolor durante las deposiciones o al orinar. El sangrado menstrual abundante es otro síntoma de la endometriosis.

No obstante, la cantidad de dolor no siempre coincide con la gravedad de la condición. Por ejemplo, algunas mujeres con dolor leve pueden tener una gran cantidad de implantes y muchas adherencias. Otras, que tienen dolor severo pueden tener una pequeña cantidad de implantes y pocas adherencias. Muchas mujeres con endometriosis no tienen síntomas, por lo que es común que descubran que tienen endometriosis al no poder quedar embarazadas o mientras se someten a cirugía por otra razón.

La endometriosis se asocia comúnmente con la infertilidad, siendo la causa en aproximadamente el 40% de las mujeres con este problema. En la endometriosis grave, las trompas de Falopio pueden estar bloqueadas por adherencias o tejido cicatricial, lo que puede impedir que el óvulo se mueva a través del tubo. En casos menos graves, se cree que la inflamación puede dañar la esperma o el huevo. La inflamación también puede interferir con su movimiento a través de las trompas de Falopio y el útero.

¿Cómo se diagnostica y trata?
Si presenta dolor y otros síntomas de endometriosis, acuda a su ginecólogo de confianza. Este debe conocer la historia clínica completa de la paciente, las características del dolor y sus periodos menstruales; realizar un examen físico, incluyendo un examen pélvico. Generalmente con esta información se obtiene el 80% el diagnóstico presuntivo de esta enfermedad, que se confirma mediante la visualización directa y toma de tejido de los implantes endometriósicos, a través de una cirugía que en muchos casos es diagnóstica y a la vez resolutiva. Cabe destacar que la cirugía se realiza si el tratamiento con medicamentos no es efectivo o si tiene infertilidad.

Muchos de los síntomas de la endometriosis son similares a los de otros problemas, como el síndrome del intestino irritable, los problemas del tracto urinario y las infecciones. El médico deberá descartar estas otras causas.

La endometriosis se puede tratar con medicamentos, cirugía o ambos. El tratamiento médico debe iniciarse inmediatamente se tenga la sospecha de la presencia de endometriosis y el mismo depende de la extensión de la enfermedad, sus síntomas y si la mujer desea tener hijos.

Los medicamentos incluyen analgésicos y medicamentos hormonales. Estos últimos ayudan a retrasar el crecimiento del tejido endometrial y pueden evitar la formación de nuevas adherencias. Cabe destacar que estos medicamentos no alivian el dolor en todas las mujeres y que en otros, el dolor vuelve después de suspender los medicamentos. Para las mujeres con dolor relacionado con la endometriosis que desean tener hijos, los antiinflamatorios no esteroideos pueden probarse primero.

Las píldoras anticonceptivas que contienen estrógeno y progestina se recetan para tratar los síntomas de la endometriosis. Controlan el ciclo menstrual, reducen las áreas de endometriosis y pueden aliviar el dolor. Los métodos anticonceptivos que contienen sólo la hormona progestina pueden usarse para reducir la endometriosis, mientras que el dispositivo intrauterino hormonal también se ha usado para tratar el dolor relacionado con la endometriosis.

Agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) disminuyen los niveles de estrógeno al detener la función de los ovarios. Esto causa una condición a corto plazo que se parece mucho a la menopausia. La paciente no tendrá períodos menstruales y no podrá quedar embarazada mientras esté tomando agonistas de GnRH. El tratamiento con agonistas de GnRH generalmente dura de 3 a 6 meses.

En cuanto a la cirugía, esta se indica para aliviar el dolor y mejorar la fertilidad. Durante la cirugía se eliminan las adherencias y los implantes de endometriosis mediante el uso de energía o de un láser. Después de la cirugía, la mayoría de las mujeres tienen alivio del dolor; sin embargo, los síntomas pueden regresar. Entre el 40 y 80% de las mujeres tienen dolor nuevamente dentro de los dos años siguientes a la cirugía, lo que puede deberse a una endometriosis que no era visible o que no se pudo eliminar en el momento de la cirugía. Cuanto más severa es la enfermedad, más probable es que regrese.

¿En qué momento se debe recurrir ante un especialista?
Acudir al especialista debe ser una actitud regular de toda mujer desde que inicia su desarrollo para el descubrimiento de padecimientos que podrían no ser tan evidentes para las propias pacientes. No obstante, es importante entender que las menstruaciones no tienen que ser dolorosas y que si se presenta dolor pélvico deben acudir al ginecólogo. De igual manera, aquellas mujeres que no conciben un embarazo a pesar de no utilizar métodos de planificación familiar deben consultar al ginecólogo, ya que una causa importante de infertilidad es la presencia de endometriosis.

Por Dr. Jorge Ng Chinkee – Gineco-obstetra

Modificado por última vez elLunes, 04 Diciembre 2017 16:13
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Saludpanama.com. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?

¡Gracias!

Close

Por apoyar nuestro website al compartir nuestros contenidos. ¡Lo apreciamos mucho!

0
Likes