¿Es posible ser adicto al Amor?


Escuchar que alguien puede volverse adicto al amor es algo que llama mucho la atención; sin embargo, de acuerdo con el médico psiquiatra y psicoterapeuta José Tejera no se trata más que de un amor irracional.

El especialista explica que realmente la adicción al amor no existe, porque el amor es uno de los sentimientos más sublimes que existe, que crea la base de la independencia, de la individualidad, de la autoestima y de ser uno mismo.

"Quizá cuando se habla de la adicción al amor, se refiere a un tipo de amor irracional. El amor irracional es el que puede producir adicción, pero el amor verdadero no, el amor verdadero produce libertad”, comenta.

De acuerdo con Tejera, el denominado ‘amor irracional’ es el defecto del amor que cada persona debió haber recibido desde niños y que debió permitir el desarrollo de la autoestima, de la autovaloración y de todas nuestras necesidades satisfechas plenamente. En este sentido, el amor irracional tendría que ver entonces con la búsqueda de lo perdido, de lo que no se tuvo y de aquello que se pudo haber tenido, pero de forma inadecuada. Resumidamente, puede haber los dos defectos: haber tenido poco o haber tenido mucho, pero no adecuado.

“En la búsqueda de ese objeto perdido, la persona puede conectarse con ese amor irracional que, dicho sea de paso, como es tan común y se ve como algo normal (los celos, la dependencia, el maltrato, etc.). Es posible llegar a pensar que si no hay celos, es porque no hay amor. Ser adicto al amor irracional es similar a ser adicto al sufrimiento, aunque no es natural que a alguien le guste sufrir”, cuenta.

Respecto a cómo puede una persona darse cuenta de que está pasando a vivir un amor irracional, el doctor Tejera indica que cuando una persona empieza a envidiar el amor que otras personas tienen o quisiera tener, algo está pasando y eso es peligroso en la relación de pareja.

Cuando no se está satisfecho con lo que se tiene y busca otras cosas o se duda de la pareja sin motivo justificado, también es un indicativo de que algo no está funcionando bien.

“La clave está en cómo la persona actúa. Es como si siempre le hiciera falta algo. Es alguien que no termina de estar lleno y siempre está en la búsqueda de algo que a veces no se encuentra. Esta situación puede ser la base de la infidelidad”, precisa.

No obstante, según el psiquiatra se debe estar claro de que la duda es parte del amor, pero el que se tenga una duda no significa que inmediatamente esa persona es adicta al amor irracional. “El punto importante radica en que cuando existe una duda, es necesario confrontar a la otra persona y aclarar las cosas, pero si la persona se crea fantasías acerca de esa duda y no trabaja en el camino sobre eso, se pierde el amor”, agrega.

Síntomas adictivos y niveles de amor
Al hablar de adicción es necesario hacer referencia a los denominados síntomas adictivos, entre los que están la angustia, la ansiedad, la depresión, el síndrome de abstinencia y la utilización de frases como "sin ti me muero" o "no puedo vivir sin ti".

“El uso de estas frases resultan algo peligroso. Cuando una persona le dice a otra estás palabras, quizá lo mejor es salir de la relación, porque posteriormente esta persona podría convertirse en la causa por la cual la otra atente contra su vida o la suya misma. En la vida cotidiana, eso hace que no se disfrute de la relación por la angustia y la incertidumbre constante, lo que también evita que la otra persona se entregue en la relación”, acota.

Por otra parte, el también psicoterapeuta expresa que el amor es una entrega total, que se presenta en tres niveles. El primero, denominado Eros, es aquel caracterizado por el deseo y la pasión. Se le considera un tipo de amor básico, físico, que cada persona debe tener, de muy alta intensidad, pero poco perdurable. Se le considera un nivel de amor que va disminuyendo en la medida que pasa el tiempo, pasando al nivel superior, denominado Filia.

Filia es el segundo nivel de amor, caracterizado por los sentimientos de amistad e intimidad, en el que se comparte y entran en juego los elementos de afinidad, de intercambio, de congruencia en la relación, en donde la pareja se hace amiga hasta llegar al nivel más sublime de la relación, que es el Ágape, en el que entra la compasión y la entrega.

“En ese mismo orden, Eros, Filia y Ágape (pasión, intimidad y entrega) está el hecho de que uno sustenta al otro. Cuando la pasión no es igual, la intimidad sostiene la pasión; y la entrega sostiene a la intimidad y a la pasión”, dice Tejera.

“Hay que tener claro que nunca la pasión va a ser igual que en los primeros años y no hay que lamentarse o quedarse en esa fantasía. La pasión puede durar intensamente de seis a 12 meses. Quien pretenda mantenerla por más tiempo, necesitará buscar una pareja cada año, pero lo que realmente se debe hacer es aprender a desarrollar los otros niveles del amor (Filia y Ágape), en los cuales suelen presentarse más conflictos en las relaciones”, precisa.

La incondicionalidad
Son varios los autores que han escrito sobre la ‘adicción al amor’ o el ‘amor irracional’.  Tejera destaca las publicaciones realizadas por el psicólogo clínico y especialista en terapia cognitiva Walter Risso.

Risso plantea en sus publicaciones el concepto de la incondicionalidad, recalcando que quizá el único amor incondicional es aquel que se siente hacia los hijos, porque hacia la pareja es necesario que exista un nivel de condicionalidad, que consiste en dar y recibir para que haya un nivel de equidad en la relación, porque cuando uno de los dos ama más que el otro, es peligroso.

El reconocido psicólogo enfatiza también en que si no existe ese equilibrio, se va perdiendo la capacidad de pedir y por ende, posteriormente la de dar, estableciéndose con ello un escenario en las relaciones en el que no se comparta, no se converse, no se obsequie, perdiéndose incluso la sexualidad al perder toda la posibilidad de intimidar, que es necesaria para que la pasión vuelva, se renueve constantemente y se fortalezca.

La rabia
La persona puede darse cuenta si es o no adicta al ‘amor irracional’ por la inseguridad que está viviendo en su relación, por la angustia, la intranquilidad, porque no se siente suficientemente valorada, no se siente libre en la relación, siente que no es lo suficiente para la otra persona y depende de esta para vivir la vida.

“Si está sucediendo algo en la relación de pareja que te produce esa angustia o intranquilidad, eso se denomina rabia. Y si estás dando más y recibiendo menos porque hay algo que está ocurriendo en la relación, esa rabia que experimentas es un sentimiento con una función muy importante, porque permite pedir lo que se necesita, pero se debe tener presente que es el amor el que logra que sientas una rabia adecuada para pedir lo que te mereces; es decir, pedirlo de una forma que no haga daño al otro”, señala Tejera.

Límites del amor
En el libro Los límites del amor, el Dr. Walter Risso plantea que existen ciertos elementos básicos en el amor y las relaciones en los que hay que poner límites, porque las adicciones hacen daño a la pareja y a la familia.

El psicólogo clínico precisa que hay que poner límites entre la pareja, entre los padres y los hijos, desde los hijos a los padres y en el proceso de amar. Hay que poner límites básicos para poder decir que algo no está bien, que se desea un cambio, hasta dónde se va a tolerar, etc.

Algunos ejemplos del establecimiento de límites son:

Cuando a uno no lo quieren: “uno de los límites es poner un alto a una relación donde la pareja, no te quiere. Si te mantienes en una relación donde no te quieren, caes en adicción. Si tú quieres a tu pareja, pero esta no a ti y te quedas aguantando es algo parecido a quien consume una droga y llegas a permitir que te dañen igual que lo hace la droga. Y cuando ya no te haga efecto, necesitarás consumir más y ahí es donde llegas a permitir más daño en la relación”.

Cuando se obstaculiza tu autorrealización: “Otro límite que hay que mantener claro es cuando tu autorrealización como persona se ve obstaculizada, sientes que no estás evolucionando, no encuentras un nivel de satisfacción de la relación, no hay disfrute".

Cuando no hay respeto: “Otro punto en el que hay que poner un alto es cuando los principios y valores se ven vulnerados. Cuando no hay respeto y valoración de lo que eres, de lo que haces, hay que poner límites para protegerte a ti mismo”.

Por su parte, el panameño Tejera explica que el que una persona pase por estas situaciones no significa que le guste sufrir o sea adicto al sufrimiento. “A nadie le gusta eso, pero es como si de alguna manera el no haber recibido un amor adecuado lo lleva a pasar por el camino del sufrimiento para llegar allá. Pareciera que estas personas hacen una asociación que les señala que sufrir es amar y son realmente errores cognitivos, heredados y aprendidos desde niños que hacen que en la etapa adulta amen irracionalmente. El amor y sufrimiento no van de la mano, son contrapuestos”.

Principios básicos 
El Dr. Walter Risso enfatiza en tres principios básicos que toda pareja debe tomar en cuenta: Ser más solidarios en la relación, que haya un nivel de reciprocidad y cambiar la tolerancia por el respeto.

Afirma que las parejas deben tener un nivel más allá de esa fusión de "no puedo vivir sin ti", "sin ti me muero" y "eres lo más grande". “Hay que cambiar eso por un nivel de solidaridad; es decir, que se compartan proyectos comunes de vida, que se desarrollen proyectos en los cuales ambos estén involucrados, tanto en la crianza de los hijos, amistades, un negocio, recreación, etc., pues eso facilita mucho más la relación”.

Respecto a nivel de reciprocidad, explica que “hay que cambiar el concepto de ‘te amo’ y me entrego todo por dar y también recibir. Hay que esperar algo a cambio y no se trata de egoísmo. Si das todo y no recibes nada y los aceptas, puedes caer en un amor irracional”. Y por el último, destaca que se debe cambiar la tolerancia por el respeto. “No hay que soportar ni aguantar. El respeto es entender al otro sujeto como una persona válida en la relación, con voz y voto, como alguien igual sin importar quien aporta más, quien atiende más a los niños, etc. Hay quienes creen que deben soportarlo todo y quedarse en la relación hasta el último, independientemente de que no lo quieren o no hay amor”.

Sobre este punto, el psiquiatra indica que lo que puede evitar esas situaciones es un autoconocimiento antes del matrimonio, lo cual no sucede comúnmente.

“Con estos elementos básicos es que surge el amor de verdad, porque ambos personas se sienten bien. El amor es un derecho universal y que como tal hay que reclamarlo. Tenemos el deber de darlo y el derecho de recibirlo”, enfatiza Risso.

Hombres y mujeres
No se puede decir si los hombres o las mujeres son más propensos a esta adicción al amor irracional, pero lo que sí se sabe es que las mujeres se pueden liberar más rápido de las adicciones y en ellas pueden tener menos consecuencias en los hombres. 

Las consecuencias son más terribles en los hombres, porque cuando ellos sienten la emoción, no la saben manejar y en los problemas del amor, son los que más sufren al final, cayendo en algunas situaciones algo más complicadas como salida.

Dr. José Tejera
Especialista en Psiquiatría

Modificado por última vez elMartes, 25 Febrero 2014 14:40
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!