Fractura de pene: ¿Es posible?


No es algo de lo que se escuche hablar y, además, no es que ocurra con frecuencia, pero sí, la fractura de pene es algo que puede pasar. Algunos estudios indican que uno de cada 100 mil hombres sufre este tipo de traumatismo; sin embargo, esta lesión pasa muchas veces desapercibida porque muchos de los casos no son reportados.

Aunque se le denomine así, realmente no es una fractura, ya que el pene no tiene hueso y ocurre cuando este órgano está erecto. Durante la erección, el pene se hincha con sangre y si estando hinchado se dobla de manera repentina o forzada, el trauma puede romper el revestimiento -o túnica albugínea- de uno de sus dos cilindros (cuerpos cavernosos) que producen las erecciones, causando su “fractura”.

Se estima que entre el 30 y 50% de los casos se producen durante las relaciones sexuales, de manera accidental. También puede producirse debido a una masturbación agresiva o acciones o costumbres de origen cultural, como el Taqaandan, una práctica cultural en la cual se dobla forzadamente el pene erecto.

La “fractura del pene” es una lesión dolorosa. Los signos pueden incluir un sonido de rotura (como si se rompiera un hueso), pérdida inmediata de la erección o generación de un hematoma oscuro, causado por la sangre que sale del cilindro. A veces la uretra, tubo que drena la orina del cuerpo, también se daña, y podría verse sangre en la abertura urinaria del pene.

Se trata de una condición que requiere de atención médica de urgencia. Por lo general, puede diagnosticarse mediante un examen físico. El tratamiento inicial consiste en aplicar hielo, así como la utilización de analgésicos y antiinflamatorios, aunque la mayoría de los pacientes necesitan de una cirugía que repare la ruptura de la túnica albugínea.

Si la lesión no es tratada, puede provocar deformación del pene, curvatura durante la erección, dolor durante las relaciones sexuales o la incapacidad permanente de lograr o mantener una erección suficientemente fuerte como para mantener relaciones (disfunción eréctil).

Durante el coito
La mayoría de los casos de fractura de pene suceden durante las relaciones sexuales, cuando éstas son fuertes. El caso más típico suele producirse cuando la mujer está sobre el varón durante la relación sexual y el pene se sale de la cavidad vaginal y al tratar de penetrar nuevamente choca contra la cadera de la mujer, lo que provoca que éste se doble forzadamente.

En algunas ocasiones, el posible que el hombre sólo experimente dolor, el cual desaparece al cabo de un rato, pero si se escucha un chasquido, quiere decir que se ha roto la túnica albugínea.

Según los especialistas, el peso y el control de la mujer sobre el pene erecto imposibilita que el sujeto pueda reaccionar con rapidez ante una sensación o movimiento doloroso, propio del acto sexual. En cambio, cuando el hombre se encuentra ubicado bien arriba o bien por detrás de la mujer, se disminuyen considerablemente los riesgos de que se generen estas fracturas.

Algunos estudios indican como causa movimientos masturbatorios acelerados y bruscos sobre todo en hombres con problemas de erección, o en jóvenes que se masturban a escondidas y con temor a ser sorprendidos.

Por Dr. Reynaldo Ross – Urología

Modificado por última vez elMiércoles, 12 Junio 2019 21:12

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!