Frutos y vegetales manipulados: ¿Son buenos los alimentos transgénicos?


En los últimos años, ha habido un gran avance tecnológico a todo nivel. Sin lugar a dudas, toma papel preponderante los avances en el campo de la informática, la biología y la ingeniería genética.

Así, hace poco pudo llegar a descifrarse en su totalidad el genoma humano, y es posible que en un futuro esto sirva para prevenir enfermedades, y para tratarlas. Cada persona acudirá a su doctor con un CD ROM en el que estarán detalladas las especificaciones genéticas de sí mismo, y haciendo un análisis del genoma base, con el genoma del momento de la enfermedad, habrá un "remedio genético" para dar.

Hoy, este avance es utilizado para los llamados alimentos transgénicos. La palabra transgénico proviene de la unión de "trans", que significa atravesar, y "génico", que significa genes. Un alimento transgénico es todo aquel organismo que tiene incorporado uno o más genes diferentes a los propios. Este injerto genético dentro de los vegetales cultivados, se hizo en un principio con la finalidad de hacerlos más resistentes a las pestes, y reducir la aplicación de pesticidas.

Los alimentos transgénicos son entonces producto de una manipulación genética. Algunos alimentos se manipulan para que  -por ejemplo- adquieran características de otros, resistencia a determinados climas, plagas, sean de mayor o menor tamaño, de mayor o menor cantidad de semillas, mayor grosor de cáscaras, etcétera.

“En la actualidad, ya no es nuevo ver este tipo de alimentos, creados por el hombre a partir de la mezcla de dos, para obtener un alimento diferente o de mejor calidad para el consumidor, ya sea desde el punto de vista de apariencia, durabilidad o sabor. El ámbito de los alimentos transgénicos es liderado por los ingenieros de alimentos, quienes son apoyados por especialistas en nutrición, que velan porque los alimentos cuentes con los nutrientes que las personas necesitan”, explica la médico cirujano y especialista en nutrición y obesidad Itzel Velásquez.

En lo nutrientes se refiere, la doctora explica que se injerta un alimento antes de obtener el resultado final. “Los alimentos injertos o transgénicos son el resultado de la búsqueda del hombre de sabores y características diferentes o de introducir nutrientes de un alimento en otro que tenga carencias. Hoy vegetales y frutas son manipulados. Puedes conseguir peras-manzanas, naranjas-mandarinas, sandías, coles, entre otros”.

Según Velásquez, los supermercados y cualquier otro establecimiento que venda alimentos transgénicos, debe identificarlos públicamente. De este modo, el consumidor identifica los alimentos que fueron manipulados o no y toma su decisión de selección.

¿Nocivos?
La Physicians and Scientists Against Genetically Engineered Food (Médicos y científicos contra los alimentos manipulados genéticamente) se pronuncia en contra de este tipo de alimentos, principalmente si se usan organismos vivos.

En su sitio web http://www.unicista.com, aseguran que la transferencia de genes a través de especies no emparentadas de animales y plantas (es decir, la transferencia de genes horizontales), es la responsable del desarrollo de resistencias a medicamentos y antibióticos.

"Su característica principal consiste en que el material genético puede ser transferido de un organismo vivo a otro, atravesando las barreras que se han creado entre las especies a lo largo de millones de años de desarrollo evolutivo. Estas nuevas creaciones genéticas artificiales nunca han formado parte de los alimentos consumidos por el hombre y sus consecuencias para la salud pública, el medio ambiente e incluso de nuestro sistema agrícola son difícilmente imaginables desde la perspectiva actual", dice parte del texto.

Expresan enfáticamente que: “La ingeniería genética es intrínsecamente peligrosa porque depende precisamente de los vectores (portadores) de trasferencia de genes para cruzar las barreras de las especies. Es necesario encarar con urgencia hasta qué punto la ingeniería genética, al facilitar la trasferencia de genes horizontales y recombinación horizontal, contribuye a la aparición y rebrote de enfermedades infecciosas y resistentes a medicamentos”.

De acuerdo con este grupo, entre los peligros ocasionados por alimentos transgénicos están: riesgos para la salud pública (alergias, intoxicaciones, resistencia a antibióticos, enfermedades nuevas, y consecuencias de efectos desconocidos todavía); contaminación genética (por difusión incontrolada de los transgenes en la biósfera; aumento de la contaminación química por biocidas; pérdida acrecentada de biodiversidad silvestre y agropecuaria y creciente inseguridad alimentaria.

“El Ministerio de Agricultura (Mida), desde hace tres años, ha probado dar a la población maíz transgénico. Sin embargo, a la fecha no se cuentan con estudios que reflejen si ha sido beneficioso para la salud de quienes le consumieron y cosecharon”, comenta Velásquez.

A su juicio, los alimentos transgénicos pueden tener efectos adversos para la población, por lo que los ministerios encargados de la seguridad alimentaria deben estar pendientes de estos cambios.

“No creo que sean totalmente nocivos para la salud. Puede haber casos. Pensemos también, que más daño hacen los pesticidas y los hemos consumido por años. En este sentido, el consumo o no de alimentos transgénicos es una decisión personal”, señala Velásquez.

SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!