Hongos en las uñas: causas y tratamientos


Es posible que no te duelan; sin embargo, esa uña que ha cambiado de color y de forma, tomando un aspecto desagradable o poco estético, es posible que esté siendo afectada por hongos. Puede que tengas onicomicosis. 

La onicomicosis es una infección producida por hongos que afectan a las uñas, principalmente de los pies. Por lo general, la infección inicia en los llamados dedos gordos del pie, pero puede infectar al resto de las uñas del pie con el paso del tiempo, si no se trata a tiempo.

Se trata de una infección frecuente, que afecta a entre el 4% y el 18% de la población. Su prevalencia aumenta con la edad y es más frecuente en deportistas, ganaderos, policías y pacientes diabéticos.

La onicomicosis es producida por hongos del tipo dermatofitos, como el Trichophyton rubrum y el Trichophyton mentagrophytes o por hongos de otro tipo, como la Candida Albicans. Estos hongos son capaces de invadir las estructuras de la piel queratinizadas como el pelo y las uñas, se transmiten por contacto directo y conviven con nosotros sin producir infección, ciertos factores de riesgo la favorecen como:

- El envejecimiento: A lo largo de los años acumulamos más cantidad de hongos que colonizan el pie, y las defensas de nuestro cuerpo son más débiles.
- Mantener el pie húmedo: como sucede con los nadadores y los atletas. Padecer tiña en el pie o pie de atleta.
- Sufrir otras enfermedades de la piel, como la psoriasis.
- La diabetes, que afecta negativamente a las defensas inmunológicas de nuestro cuerpo.
- Tener familiares con onicomicosis, tanto porque puede indicar cierta predisposición genética, como por la posible transmisión del hongo.
- Inmunosupresión, originada por quimioterapia, VIH o fármacos biológicos.

Signos y síntomas
Los cambios de forma y de color de la uña son signos claves de la presencia de infección; no obstante, aunque es poco frecuente, puede producir dolor leve si la afectación es extensa.

Considerando que el principal problema es estético, la onicomicosis -según el tipo de alteración, puede dividirse en:

- Subungueal distal-lateral: Es más común en el dedo gordo del pie. El borde libre de la uña comienza a ponerse amarillento y se engruesa. La superficie se vuelve más rugosa y puede quebrarse o escamarse con facilidad.
- Subungueal proximal: Se daña en primer lugar la raíz de la uña, por donde crece. Se ven zonas amarrillentas o blanquecinas, que se desplazan hacia el extremo libre. Es un tipo raro de onicomicosis, que se ve con más frecuencia en personas con SIDA.
- Superficiales: La infección comienza con un blanqueado de la superficie de la uña. Aparece primero como pequeños puntos, que después se unen y forman áreas más grandes. También puede presentarse con una coloración oscura (melanoniquia).
- Onicodistrofias totales: Es en la mayoría de los casos, el estadio final de todas las variantes de infección de la uña. Se llama así a la deformación total de la uña, que se vuelve muy engrosada, curvada, y se deshace en fragmentos con facilidad.

Las personas con onicomicosis suelen padecer además de una infección denominada pie de atleta, también causada por hongos, pero que sólo afecta la piel, por lo que es necesario acudir a la consulta médica.

Diagnóstico
El médico puede sospechar fácilmente una infección de la uña por hongos cuando la observa directamente; sin embargo, debido a que el daño es más bien estético y que en muy rara ocasión hay dolor, el paciente acude a consulta cuando la infección está muy avanzada y es difícil eliminar el daño producido. Además, esta infección es una puerta de acceso para diversos gérmenes que pueden producir otras infecciones como las celulitis. Por ello, lo mejor es diagnosticar la infección cuanto antes y tratarla.

Uno de los métodos para detectar al hongo responsable es el examen directo con KOH. La prueba consiste en raspar con un bisturí la superficie de la uña hasta conseguir material suficiente que se guarda en un bote. Minutos después, se sumergen los trozos en una solución de hidróxido de potasio (KOH), que permite ver las hifas de los hongos al microscopio. También se pueden realizar cultivos cuando se desea conocer el tipo de hongo específico o si el KOH es negativo.

Tratamiento
Hoy existen varias opciones de tratamiento, aunque los fármacos antifúngicos por vía oral siguen siendo la principal opción para tratar la onicomicosis.

Al no ser una enfermedad grave, el tratamiento se recomienda en los siguientes grupos de pacientes:

- Pacientes que tengan diabetes, SIDA, u otros factores que puedan agravar la infección.
- Personas que hayan padecido celulitis u otras infecciones locales, y en las que se suponga que el paso de gérmenes ha sucedido a través de la uña dañada.
- Presencia de dolor o molestias en la uña afectada.
- Pacientes que decidan tratarse por razones estéticas.

Si la onicomicosis no afecta a la raíz de la uña, el tratamiento inicial son los antifúngicos tópicos. Se trata de lacas y esmaltes especiales, que se tienen que aplicar varias veces a la semana durante seis meses o incluso un año. Aunque el método de aplicación es cómodo, el tiempo de tratamiento es muy largo y los resultados no suelen ser muy buenos.

Si la raíz de la uña está afectada, se deben optar por fármacos antifúngicos por vía oral, que se puede tomar todos los días o semanalmente durante mes y medio, si las uñas afectadas son de las manos, y tres meses, si son de los pies. Antes y después del tratamiento se tienen que realizar análisis de sangre para comprobar que los niveles de las transaminasas están bien, que quiere decir que el hígado no está afectado y puede tolerar el tratamiento.

Otras opciones de tratamiento son el láser o la terapia fotodinámica. El láser consiste en una luz concentrada que es capaz de penetrar en la uña y destruir al hongo. Aunque puede parecer muy efectivo, los resultados en cada persona varían mucho y todavía está en fase de estudio. La terapia fotodinámica, por su parte, es un tratamiento novedoso y complejo que se utiliza en dermatología y estética. Consigue la destrucción del hongo mediante la radiación lumínica, aunque los resultados también están en estudio.

Prevención de la onicomicosis
Las medidas para evitar la infección por hongos de las uñas son las siguientes:

- Mantener el pie seco y aireado.
- Utilizar polvos secantes dentro de las zapatillas cuando se realiza deporte.
- Mantener medidas de higiene básicas para tener las manos y los pies limpios.
- Detectar alteraciones en las uñas de forma precoz.
- No compartir calzado con familiares o amigos, especialmente con aquellos que puedan tener onicomicosis.

Por Dra. Gloriela Archbold – Dermatología 

Modificado por última vez elLunes, 08 Julio 2019 11:01
Inicia sesión para enviar comentarios

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!