La estenosis lumbar y la cirugía mínimamente invasiva


La lumbalgia -o dolor en la parte baja de la espalda- es un síntoma que se presenta con mucha frecuencia. Se estima que entre el 65 y 90% de la población sufrirá algún episodio de lumbalgia en algún momento de su vida. En ocasiones, la sensación de dolor puede irradiarse hacia una pierna o afectar ambas, condición que clínicamente se denomina lumbociatalgia.

Esta última tiene como causa principal la presencia de una hernia de disco; sin embargo, un significativo número de casos pueden deberse a la disminución del calibre de la luz del conducto raquídeo en la zona lumbar. A esta condición se le conoce como estenosis de canal lumbar y se puede manifestar en forma de dolor irradiado en las piernas que aparece al caminar. Con mucha frecuencia, genera en quien la padece la necesidad de dejar de caminar, detenerse y sentarse, para que el dolor desaparezca.

Como con cualquier otro tipo de dolor lumbar, el tratamiento inicial es de tipo conservador, orientado a minimizar o eliminar los síntomas. Se indica el consumo de analgésicos y antiinflamatorios, así como de terapias de rehabilitación física y fisioterapia.

Cuando después de algunas semanas, este tratamiento no consigue aliviar los síntomas de manera eficaz, el paciente debe ser valorado nuevamente por un neurocirujano, para diagnosticar condiciones que puedan requerir algún tipo de intervención quirúrgica.

En caso de requerirse la operación, la cirugía mínimamente invasiva lumbar se presenta una serie de ventajas en comparación con las técnicas quirúrgicas clásicas:

- Incisiones quirúrgicas más pequeñas, de aproximadamente 2-2,5 cms.
- Menor pérdida intraoperatoria de sangre.
- Menor desvitalización de la musculatura paravertebral lumbar y, en consecuencia, menos atrofia de la musculatura en el postoperatorio.
- Menor tiempo de ingreso hospitalario.
- Menos dolor postoperatorio.
- Recuperación postoperatoria más rápida y, por ende, un reintegro más rápido a las actividades cotidianas.

Mediante el uso de un microscopio quirúrgico, que nos ofrece una buena magnificación óptica y una fuente de luz potente, a través de estas pequeñas incisiones se puede conseguir realizar un recalibraje del canal lumbar de un segmento de la columna. En caso de que el paciente requiera además la colocación de sistemas de estabilización de la columna (artrodesis lumbar), la utilización intraoperatoria de un neuronavegador permite realizar su colocación también de manera mínimamente invasiva.

En el caso de los pacientes que requieren la colocación de los implantes transpediculares para la estabilización de la columna, se suman otras ventajas como:

- Elección intraoperatoria de la longitud y grueso correcto de los implantes.
- Menor utilización de sistemas de RX intraoperatorio, minimizando la irradiación intraoperatoria del paciente y del equipo quirúrgico.
- Disminución significativa de la incidencia de malposición de los implantes hasta en 2%

La cirugía mínimamente invasiva lumbar es una solución eficaz para los problemas de espalda que no mejoran con tratamiento conservador. Si tiene dolor de espalda, que no cesa y que en ocasiones se irradia hacia una o las dos piernas, acuda ante un médico especialista.

Por Dr. Ricardo Bermúdez – Neurocirugía

Modificado por última vez elMiércoles, 12 Junio 2019 21:37

Artículos relacionados

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!