La Hormona del Crecimiento y su impacto en los niños


La hormona somatotropina, mejor conocida como la hormona del crecimiento, tiene como función la estimulación del crecimiento, reproducción celular y la regeneración celular en humanos y otros animales. La misma es sintetizada, almacenada y secretada por las células somatótropas dentro de la hipófisis, específicamente en la adenohipófisis.

En los niños, esta hormona y las hormonas tiroideas son consideradas primordiales para el crecimiento. Asimismo, la hormona del crecimiento también participa en el metabolismo de las grasas, favoreciendo el desarrollo de masa muscular.

“Además de aumentar la altura en niños y adolescentes, la hormona del crecimiento tiene muchos otros efectos en el cuerpo: Incrementa la retención de calcio y la mineralización de los huesos, incrementa la masa muscular , promueve la lipolisis (degradación de las grasas), incrementa la biosíntesis proteica, estimula el crecimiento de todos los órganos internos excluyendo al cerebro, reduce el consumo de glucosa del hígado, promueve la producción de glucosa en el hígado, contribuye al mantenimiento y función de lo islotes pancreáticos y estimula el sistema inmune”, explica la pediatra endocrinóloga Liliana Angélica Neil Buros.

De acuerdo con la doctora, la deficiencia de hormona del crecimiento causa una falla en el crecimiento del niño, en la que finalmente no alcanza la expectativa de talla final esperada según la herencia familiar. En casos de deficiencias severas, se produce una alteración del metabolismo de las grasas, que conlleva a riesgo cardiometabólico en la etapa de adulto.

Causas y enfermedades
En ciertos casos, según Neil Buros, se desconoce la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento (idiopático); sin embargo, la deficiencia de hormona del crecimiento puede estar causada por factores genéticos, malformaciones estructurales del sistema nervioso central, tumores cerebrales, radiación a cráneo, trauma de cráneo, infecciones cerebrales, entro otros.

De igual manera, la deficiencia de la hormona del crecimiento puede también ser parte de síndromes genéticos.

“Sin esta hormona, el niño crece lentamente y puede llegar a tener menor estatura que otros de su misma edad y que del promedio familiar. En su mayoría, los niños crecen menos de dos pulgadas al año. Usualmente, los familiares lo justifican diciendo ‘lo heredó de algún familiar’, lo que también pudiera reflejar un patrón genético hereditario de deficiencia. Lo importante es verificar el promedio de crecimiento anual”, señala la doctora.

Estos niños, usualmente nacen con un peso y talla adecuados, y dependiendo del grado de deficiencia inician una desaceleración en su crecimiento. Adicionalmente, los niños con deficiencias de hormona del crecimiento pueden tener una cara inmadura; es decir, que lucen de menor edad con respecto a otros niños o niñas con edad similar. También tienen un desarrollo sexual más tardío, que en ocasiones no presentan el esperado crecimiento de recuperación dado por las hormonas sexuales.

Neil Burgos indica que estos niños pueden presentar una contextura física rellena, aunque también pueden ser delgados o normales. Cada niño experimenta síntomas de forma diferente, que pueden parecerse a los de otras condiciones.

“Se considera que un niño tiene baja estatura si su altura se ubica por debajo del segundo percentil, lo que equivale a estar dos puntos por debajo de la desviación estándar de media poblacional”, explica.

Diagnóstico y tratamiento
“Los primeros en notar que hay un problema en el crecimiento son los padres al compararlos con otros niños. También los pediatras notan una desaceleración en las gráficas de crecimiento o que el niño no crece dentro del percentil esperado para la familia, por lo que inicia una evaluación clínica completa para establecer la existencia de enfermedades que puedan justificar esta condición, evaluando también el historial familiar, curva de crecimiento”, dice la pediatra endocrinóloga.

De esta manera, en caso necesario, el pediatra toma la decisión de referir al paciente al endocrinólogo pediatra, quien evalúa el examen radiológico de la muñeca y estudios especiales para determinar el nivel de hormona de crecimiento en sangre.

Respecto al tratamiento, según sea el caso, el pediatra o endocrinólogo pediatra es el idóneo para decidir sobre este. Actualmente, para deficiencias existen tratamientos que pueden sustituirla llamados análogos de hormona de crecimiento, que en la mayoría de los casos logran que el niño alcance la expectativa de la talla familiar esperada. Los mismos consisten en inyecciones subcutáneas pequeñas, que deben aplicarse todas las noches.

“Usualmente, el pediatra después de descartar cualquier otra causa, es quien recomienda la evaluación oportuna del niño o niña por el endocrinólogo pediatra. Lo ideal es lo más tempranamente posible, a fin de establecer alguna medida terapéutica en el caso de ser necesario. Una vez que los cartílagos de crecimiento se encuentran cerrados o muy próximos a su cierre, es muy poco lo que el endocrinólogo puede hacer, por lo que detección temprana es fundamental”, precisa.

Modificado por última vez elMartes, 28 Noviembre 2017 10:56
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!