La importancia de las rutinas en los niños

Compartir en mis redes:

Alberto tiene 8 años y desde hace año y medio practica karate. Hoy maneja la técnica y esto le ha valido para cambiar de cintas (avanzar en categorías) y para subirse a un pódium de premiación en más de una ocasión. Pero este arte marcial le ha dado mucho más. Le ha ayudado a desarrollar, sin darse cuenta, paciencia, orden y disciplina, autoestima, confianza; le ha motivado a dejar el ocio de lado y le ha enseñado que la perseverancia tiene resultados positivos. Esto sumado a la posibilidad de hacer amistades en un entorno diferente y con intereses diferentes.

Alejandro, su hermano de 4 años de edad, le acompaña al karate y aunque por su tamaño aún no maneja la técnica, conoce con certeza qué días se va al dojo, qué se hace en este y cuánto dura la clase.

Ambos, Alberto y Alejandro tienen en el karate una rutina de las tantas que siguen durante su día. Sin embargo, como todos los niños es posible que de un momento para otro ya no quieran seguir haciéndolo o seguirlas, por el motivo que sea. Se ha preguntado entonces ¿qué hacer cuando su hijo ya no quiere continuar con una disciplina o rutina?, ¿deben los niños tener rutinas?, ¿a partir de qué edad?, ¿qué tipo de rutinas debemos como padres impulsar?, ¿qué beneficios les aporta a los niños tener rutinas (entiéndase rutinas deportivas, artísticas, de otro tipo)?

En busca de estas respuestas, SaludPanama.com conversó con la magister en psicología clínica infantil Ana Gabriela Díaz Lamboglia, quien enfatiza en que todo ser humano necesita tener rutinas y sobre todo los niños.

"La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa. Les da fronteras y dimensión a la vida. Ningún niño se siente cómodo en una situación en la que no sabe qué esperar. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad", expresaría el famoso psiquiatra estadounidense Rudolf Driekurs.

Alineada con esta premisa, Díaz Lamboglia señala que los padres deben comenzar a establecer rutinas con sus hijos desde nacen. "Cuando hablamos de rutinas se hace referencia a un repertorio o secuencia de actividades que realizamos diariamente, de forma regular y repetida. Estas nos permiten organizarnos en tiempo y espacio, convierten el mundo en un lugar predecible, estructurado y seguro. Las rutinas le permiten al niño desarrollar su autonomía, regular su conducta, desarrollar habilidades para la vida como responsabilidad, control, autodisciplina, autoconfianza, le proporciona al niño estabilidad emocional y lo mejor, es que ayuda a evitar conflictos y peleas diarias en casa".

De acuerdo con la psicóloga, un ejemplo de rutina diaria podría ser la rutina para ir a la escuela, en la que se le explica y modela al niño paso a paso qué debe hacer todas las mañanas antes de irse a la escuela: despertarse, bañarse, cepillarse los dientes, vestirse, peinarse, desayunar, preparar su maleta y salir para esperar el bus escolar o para ser llevado por sus padres. De la misma manera, se pueden estructurar rutinas para después que llegan del colegio, para el momento de estudiar, para el momento de comer, para antes de dormir, entre otros. Las disciplinas deportivas y artísticas son igual de importantes que el colegio, ya que en estas los niños pueden potenciar otras áreas que no son necesariamente académicas, canalizar energía, desarrollar sus habilidades e inteligencias múltiples, por ello se recomienda siempre incluir una de estas disciplinas en sus rutinas diarias.

"Las rutinas -a su vez- llevan a crear hábitos, que son modos de actuar que aprendemos y adquirimos. Alimentación, sueño e higiene son los primeros hábitos que debe aprender un niño. Posteriormente, se van incorporando otros, como el hábito de estudio y diferentes actividades, que son necesarias para que el niño desarrolle habilidades cognitivas y emocionales", explica.

¿Qué hacer cuando ya no se quiere seguir una actividad/disciplina?
Es posible que en determinado momento, el niño exprese de manera directa su deseo de no continuar con una rutina o una actividad, o sencillamente deje de hacerla. Esto dependerá de la rutina y de la edad del niño.

La psicóloga Díaz Lamboglia manifiesta que cuando un niño no quiere volver a la actividad/disciplina después de haber asistido en varias ocasiones, el deber de los padres es indagar para conocer por qué está manifestando esta reacción. Entre las causas puede estar que la actividad no es de su interés o agrado. En ese caso, la recomendación es conversar con el niño para saber qué le gusta y qué actividad llama su atención, ya que la idea es que lo disfrute y sea un tiempo de recreación y aprendizaje.

También puede ser que sienta pena o temor si se trata de una actividad en la que hay niños que el aún no conoce o un lugar desconocido, mientras que en otras ocasiones, la pereza sirve para evadir la actividad. En ambos casos, los padres deben motivarlo e incentivarlo a relacionarse con otros niños.

"Siempre hay que tratar de mostrarle lo positivo que esa actividad trae y felicitarlo por logros o avances obtenidos. Muchas veces cuando el niño percibe que sus padres se interesan por ver como se desenvuelve en su actividad y lo apoyan en aquella disciplina que a él le gusta, se obtienen maravillosos resultados", precisa.

Las consecuencias de no tenerlas
"Si el niño desde pequeño crece sin rutinas, muy probablemente será un adulto desorganizado, inestable e inseguro. Muchos padres gastan tiempo y energía en lograr que sus hijos les obedezcan, incluso acuden a los gritos, a los regaños y a los castigos para que estos cumplan con sus responsabilidades. Si supieran que invirtiendo un poco de tiempo, constancia y paciencia en establecer rutinas diarias y límites a sus hijos les facilitaría inmensamente la vida familiar, no dudarían en hacerlo", destaca Díaz Lamboglia.

Según la magister en psicólogía clínica infantil, se debe consultar a un especialista cuando a pesar de los esfuerzos, el niño no muestra indicios de mejoría, si se le nota apático, indiferente o presenta conductas poco comunes en él. Igualmente, si los padres sienten que han agotado todos sus recursos y simplemente no saben qué más hacer para ayudar a su hijo.

Modificado por última vez elMiércoles, 05 Abril 2017 15:24
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!