Menu
Woundclot

La lucha de la comunidad LGBTI también es por ti

La lucha de la comunidad LGBTI también es por ti

Cada año, el 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo Gay, una fecha creada con la intención de concienciar y reconocer la lucha que durante muchos años este grupo minoritario ha llevado a cabo en búsqueda de lograr ese respeto que todos merecemos. Si, que todos merecemos porque su lucha es por Derechos Humanos. La comunidad LGBTI, como muchas minorías, lucha por si misma; sin embargo, en el fondo, cada vez que alzan la voz también lo hacen indirectamente por el respeto hacia todos.

Hoy no es posible negar que con el paso del tiempo sus voces se escuchan cada vez más, no sólo reclamando espacios y concesiones que ni siquiera les han dado por primera vez, pero a la que tienen derecho desde que nacieron; sino también agradeciendo las reivindicaciones que hasta ahora han conseguido. Su voz se escucha cada vez más fuerte, porque cada día son más los que como parte de la comunidad LGBTI dicen, cuentan y gritan, como de quienes, sin formar parte de esta minoría, les apoyan.

En Panamá son diversas las acciones que reflejan este apoyo y parecen dibujar a una nación encaminada a la madurez: una marcha a favor que crece en participación cada año, contando con la asistencia de reconocidas personalidades y figuras públicas como el Alcalde de la Provincia de Panamá, José Isabel Blandón, y la hoy Primera Dama de la República, Lorena Castillo de Varela; así como una propuesta de ley que permitiría a unión legal en matrimonio de dos personas de un mismo sexo. Y ni hablar de las acciones especiales que en el ámbito de la salud se realizan en búsqueda de acceso y beneficios para esta minoría, vulnerable ante afecciones como el VIH, por citar sólo algunos ejemplos.

Esto es sólo lo que se hace como país, que aunque muchos pudieran pensar que es poco, marca el camino que pudiera llevar al istmo centroamericano a ser que una nación que reconoce legalmente todos los derechos de su población por igual; un camino que comienza y llega a nuestros propios hogares.

Entonces, parece que el Estado está haciendo lo propio, pero ¿qué haces tú? ¿Si un familiar o amigo requiere de apoyo urgente por un problema de salud, económico o emocional, pero forma parte de esta minoría, le ayudarías? ¿No quieres la felicidad de tu hermana o mejor amigo cuya pareja es del mismo sexo? Si tu respuesta es sí o no, pregúntate primero si su preferencia sexual influye en tu decisión. Ahora, y si la situación es a la inversa. ¿Cómo te sentirías si tu derecho a la salud dependiera de tu preferencia sexual?, ¿Qué pasa si tú eres parte de una minoría?, ¿no alzarías también tu voz?

Convivencia es el arte de vivir en armonía y tus derechos acaban cuando comienzan los de tu prójimo. Si no puedes unirte a quienes claman por sus derechos, al menos respétalos porque ellos también luchan por los tuyos al abrir los caminos.

Modificado por última vez elDomingo, 02 Julio 2017 13:31
Patricia Figuera

Licenciada en Comunicación Social, con experiencia de catorce años en Periodismo y Comunicaciones Corporativas. Periodista especializada en Salud, Deportes y Economía. Periodista corporativo, con énfasis en Comunicación Externa, Interna y Responsabilidad Social Corporativa. Profesional con alto nivel de redacción, capacidad de análisis y jerarquización informativa, creatividad y planificación estratégica. Asesora de Comunicaciones Corporativas.
 
Venezolana, madre, ex atleta de alta competencia (integrante de la Selección Nacional de Natación de Venezuela), amante de la lectura y fan número uno de sus hijos.

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?

¡Gracias!

Close

Por apoyar nuestro website al compartir nuestros contenidos. ¡Lo apreciamos mucho!

0
Likes
¡Hola! ¡Permítenos Ayudarte!