Reportajes en Video

La obesidad comienza en casa


Recientemente escuché en la radio una promoción de un restaurante muy conocido tipo buffet, abierto las 24 horas. Todos las cuñas que he escuchado de este establecimiento promueven la gastronomía típica panameña y esta no era diferente; sin embargo, esta vez me impactó un poco más que de costumbre. El comercial promovía desayunos típicos, abundantes a costos "accesibles": una ración de chorizos, salchichas, hígado o bistec picado y guisado, acompañado de hojaldra, carimañolas o empanadas a menos de cuatro balboas.

No tengo nada en contra de este tipo de comidas. De hecho, las he probado y algunas han llegado a gustarme, pero no me parecen ni las más adecuadas para un desayuno ni precisamente económicas. Entonces me pregunto, ¿qué es lo que realmente nos venden? Nos venden obesidad y dependencia. 

Afirman los expertos que cuando comemos altos niveles de carbohidratos y azúcares en la primera comida del día, el cuerpo asume que no le darás azúcar en el resto del día y como el organismo depende de ella para tener energía, la almacena y, lastimosamente, lo hace en forma de grasa. Ese almacenamiento lleva a las personas a querer seguir comiendo carbohidratos y azúcares durante el resto del día, lo que genera una especie de dependencia. 

Ahora, la obesidad que caracteriza a una buena parte de la población en el país no es sólo responsabilidad de los que venden este tipo de comidas. Para mi, es un tema de cultura y conciencia, que comienza en la casa, de la mano de los padres y que ello depende de qué tanto saben sobre la obesidad y sus enfermedades relacionadas y de quién aprendieron. 

Un ejemplo de ello es lo que vi unos días después de escuchar la promoción. Mientras manejaba hacia el trabajo, a eso de las 6:50 a.m., vi desayunar a una madre junto a sus dos hijos vestidos con uniforme escolar. Cada uno de los pequeños tenía en la mano una coca cola y una bolsa de burundanga. Ellos no pasaban de los 8 años de edad y ella sobrepasaba con facilidad las 180 libras de peso. ¿Es ella un reflejo del futuro de esos niños? Sin duda, y ellos serán el de los suyos, si las enfermedades crónicas asociadas con la obesidad no se los llevan primero.

Cifras del Ministerio de Salud (MINSA) dan cuenta de que uno de cada dos adultos está en una situación de sobrepeso, una condición que es un resultado acumulativo con respecto a la infancia, considerando la frecuente ingesta que lleva a cabo la población de alimentos principalmente fritos. Asimismo, estadisticas del regente de la salud en Panamá indican que el 11% de los infantes en el país tiene sobrepeso, que el 25% de aquellos niños y niños que están en edad escolar están en la misma condición, así como el 27% de los adolescentes.

Entonces, no se trata de tener recursos. Con lo mismo que se compra una soda y un paquete de burundanga se adquiere también un huevo, un pan y leche, yogur o agua. Se trata de mentalidad, conciencia. Entender que la obesidad es un asesino silencioso hoy no es difícil. Hay información por todos lados. Comer saludable es algo que se enseña y se aprende, formándose con ello un círculo virtuoso y perdurable en el tiempo. Se puede tener al frente una promoción muy atractiva y no hacerse de ella, si se conoce y entiende conscientemente qué se debería comer y más en un desayuno, la principal comida del día.

Cientos de miles de balboas le cuestan al Estado el manejo de pacientes obesos, que padecen hoy las consecuencias de las enfermedades asociadas con esta enfermedad, complicaciones que también se ubican como las principales causas de muerte de la población panameña. ¿Será que al disponer de los recursos para cubrir estos gastos, el Estado deja de lado su responsabilidad de asignar tiempo y dinero para realizar acciones de concienciación de mayor impacto?, ¿Por qué no son mayores los esfuerzos dirigidos a crear conciencia en la población?, ¿Qué nos frena de entender que la prevención siempre es más económica que la atención?

En cualquiera de los casos, la responsabilidad se inicia en el hogar, con los padres. ¿Qué sabían los padres de esa señora que le compró soda y burundanga a sus hijos para desayunar?, ¿Qué hacen o enseñan los padres de este niño/país llamado Panamá?

Modificado por última vez elDomingo, 13 Noviembre 2016 20:07
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!