La terapia psicológica: pieza clave en el tratamiento del cáncer infantil

Compartir en mis redes:

Cuando de niños se trata, la imagen que a todos adulto le viene a la cabeza es la de un pequeño que pasa sus días entre la intranquilidad y curiosidad propia de sus edad, siempre con una sonrisa grabada en el rostro. Jamás la imagen viene acompañada de un halo de tristeza o desconcierto, porque la característica propia de la niñez es la felicidad.

La bibliografía dice que entre los 3 y 6 años de edad, el conocimiento que el niño o niña tenga del mundo depende de la información que reciba su cuerpo, sus percepciones, su actividad motora y las formas en que se percibe a sí mismo. Casi todo lo que un niño hace desde su nacimiento hasta sus primeros años, de alguna manera sientan las bases, no sólo para las habilidades físico-motoras posteriores, si no también para los procesos cognitivos y el desarrollo emocional y social.

Sin embargo, “un niño con cáncer es un niño que está luchando”. Así lo describe la psicóloga Ellys Karina Ceballos, con quien conversamos en el marco de la Radio Maratón de Fanlyc 2014.

“Esto les da una característica muy especial. Los niños, de alguna manera, siempre muestran diferentes facetas, pero el niño con cáncer siempre está en busca del apoyo de sus padres y demás personas cercanas. Es un niño que generalmente se inhibe, pero que con el tiempo se va soltando luego de recibir todo el amor que quienes le rodean le pueden dar y va descubriendo el poder de lucha que tiene. A mi juicio, esto es lo que los caracteriza y los diferencia del resto de los niños”, explica Ceballos.

De acuerdo con la psicóloga, los padres juegan un papel fundamental en el tratamiento del cáncer infantil, al servir de apoyo a sus hijos en todo momento, principalmente cuando los mismos deben enfrentar momentos como por ejemplo: la colocación de las inyecciones correspondientes al tratamiento, el reintegro al colegio y a la sociedad, el bullyng, el rechazo de la sociedad, entre otros.

“Si los padres de alguna manera lograr realizar la aceptación; es decir, entender qué sucede y entrar en el modo ¿ahora, qué tengo que hacer? ayudarán mucho más en la lucha. Hay padres que se deprimen o se quedan detenidos en el tiempo y en ocasiones, si el niño ve o siente esto, inclusive si es un bebé, lo más seguro es que emule este tipo de respuestas”, precisa.

Ceballos asegura que el cáncer infantil definitivamente afecta el aspecto social y escolar del niño o niño afectado. Comenta que aunque al inicio los niños no pueden ir a la escuela, en la medida en que avanza el tratamiento y su condición clínica mejora, los médicos recomiendan su reintegro inmediato.

“Para los niños, la escuela es lo que da esperanza y da un sentido de continuidad. Es decirles que pueden seguir con su vida y que tienen un futuro. Lo que hace un adulto es trabajar, lo que hace un niño es estudiar y jugar, lo que hace que la permanencia en la escuela sea vital”, dice.

Según señala la psicóloga, existen muchas escuelas y colegios que entienden perfectamente la situación y reciben muy bien a estos estudiantes, al igual que el resto de los estudiantes. No obstante, existe la posibilidad de que se den situaciones de rechazo, burla, bullyng, las cuales afectan psicológicamente al niño con cáncer y por ende, en su tratamiento.

Aquí radica la importancia de la psico-educación a los niños afectados, a los padres, a los amigos y la sociedad en general. “Los padres entender lo que sucede y saber qué hacer y como manejarlo. Igualmente, los amigos y personas más cercanas al niños. Pero población en general debe saber no sólo identificar la presencia de cáncer en un niño, sino entender que se trata de una enfermedad, que afecta mucho en lo personal, pero que puede entrar en remisión e incluso curarse. Entender que del trato que reciba ese niño, depende su aceptación al tratamiento y que él ya tiene suficiente con tener que lidiar con las características propias de su afección”, comenta.

Ceballos considera imperiosamente necesario sensibilizar a la población, principalmente en las escuelas. En las campañas de psico-educación, se contempla a la sociedad, para que así el niño pueda reinsertarse en su medio y no se sienta que es diferente.

“El camino que sigue un niño con cáncer y su familia es difícil, pero pueden atravesarlo de mejor manera si entienden –y los que están a su alrededor- lo que sucede y se apoya al niño, ayudándolo a no sufrir mientras lleva la enfermedad. El consuelo, la ayuda, la palabra, el ejemplo y el amor son piezas claves en este transitar”, recalca.

 

Conoce los signos de alarma del cáncer infantil en nuestra nota: Identifícalo: el cáncer también ataca a los niños.

Modificado por última vez elMartes, 12 Agosto 2014 16:43
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!