La rinoplastía y el otorrino: la opción ideal


Si estás pensando o requieres de una operación de nariz (rinoplastia), probablemente has pensando en los siguientes factores: ¿Cómo va a afectar a mi rostro?, ¿va a tener un aspecto natural?, ¿cuál es el mejor cirujano para realizar la operación?

Lo primero que debes hacer es un estudio y buscar respuesta a estas preguntas, porque el rostro es probablemente el aspecto más importante de la apariencia de una persona y del buen funcionamiento de la nariz depende el desarrollo o no de afecciones respiratorias y otorrinológicas.

Los resultados de la rinoplastia pueden ser muy positivos, porque al remodelar y modificar la nariz, la cara gana más simetría, factor fundamental en la percepción de la belleza, lo que aumenta la autoestima del paciente. Pero una operación de nariz no siempre es de origen estético. En ocasiones responde a una necesidad funcional, y en otros casos, es una mezcla de ambos.

Si bien es cierto que el cirujano plástico es quizá el profesional más buscado, el cirujano otorrinolaringólogo es también un profesional adecuado e idóneo para este tipo de cirugías, al aportar importantes ventajas.

En el caso de la rinoplastia, la función nasal es fundamental, y puede resultar alterada al intervenir la parte externa si no se realiza de manera adecuada. El médico otorrino tiene un conocimiento extenso y preciso de las estructuras de la nariz, tanto por fuera como por dentro, por lo que representa una garantía para una operación exitosa y satisfactoria, tanto estética como funcional. Este especialista no sólo receta tratamientos para patologías del oído, nariz y garganta, sino que también se especializa en cirugía facial estética y reparadora. De hecho, no hay especialista con más conocimiento de la nariz que el otorrino y por eso se considera la opción ideal para la rinoplastia.

La parte funcional de una rinoplastia es imprescindible, porque un funcionamiento correcto y una buena respiración aporta muchísima calidad de vida, por lo que los elementos estéticos y funcionales no se pueden separar y muchos pacientes que deciden a hacerse una rinoplastia no saben desconocen que tienen problemas funcionales. Una nariz puede verse muy bien en el exterior, pero tener problemas internos y viceversa.

Si el lado funcional no está tratado adecuadamente, el paciente puede experimentar síntomas que empeorarán su calidad de vida, como es el no respirar bien y no tener un correcto descanso nocturno, entre otras cosas.

La cirugía
La rinoplastia es una cirugía en la que se modifica la forma de la nariz. El motivo de la rinoplastia puede ser cambiar la apariencia de la nariz, su tamaño, la forma o sus proporciones; reparar deformidades causadas por una lesión, corregir una anomalía congénita o mejorar ciertas dificultades respiratorias.

La parte superior de la estructura de la nariz es hueso y la parte inferior es cartílago. La rinoplastia puede modificar el hueso, el cartílago, la piel o los tres. Al planificar la rinoplastia, se deben considerar el resto de las características faciales, por lo que, si el paciente es candidato a este procedimiento, se elaborará un plan personalizado para ello. Entonces, qué hacer y cómo dependerá de los deseos del paciente y sus requerimientos funcionales, siempre buscando que se vea lo más natural posible.

La rinoplastia no es un procedimiento que consiste en una serie de pasos establecidos. Cada operación es única y se adapta a la anatomía y los objetivos específicos de la persona a quien se le realiza el procedimiento.

Riesgos
Al igual que cualquier cirugía mayor, la rinoplastia conlleva riesgos como sangrado, infección y reacciones adversas a la anestesia. Otros posibles riesgos específicos de la rinoplastia incluyen: • Sangrados nasales recurrentes
• Dificultad para respirar a través de la nariz
• Entumecimiento permanente dentro de la nariz o alrededor
• Posibilidad de que la nariz tenga un aspecto asimétrico
• Dolor, manchas o hinchazón que pueden persistir
• Cicatrización
• Agujero en el tabique (perforación del tabique) Por ello, antes de programar la rinoplastia, se lleva a cabo una reunión entre el paciente y el cirujano para analizar los factores importantes que determinarán cuál es la probabilidad de que la cirugía funcione bien y las probabilidades de estos riesgos y cómo los mismos pueden afectar al paciente. Esta reunión generalmente incluye lo siguiente:

Revisión de la historia clínica: La pregunta más importante estará dirigida a conocer los motivos por los cuales el paciente desea someterse a la cirugía y sus objetivos. El especialista también preguntará sobre la historia clínica (incluidos los antecedentes de obstrucciones nasales, cirugías y los medicamentos que se consumen). Si el paciente tiene un trastorno hemorrágico (como hemofilia), es posible que no seas candidato para someterse a una rinoplastia.

Una exploración física: El médico hará un examen físico completo, que incluye todos los análisis de laboratorio necesarios, como análisis de sangre. También examinará la piel y la parte interna y externa de la nariz. El examen físico ayuda a determinar los cambios que deben realizarse y la manera en la que las características físicas (por ejemplo, el grosor de la piel o la resistencia del cartílago en el extremo de la nariz) pueden afectar los resultados. Además, el examen físico es fundamental para determinar la repercusión de la rinoplastia en la respiración.

Fotografías: Es posible que una persona del consultorio del médico tome fotografías de la nariz desde diferentes ángulos. El cirujano puede usar un programa de computadora para modificar las fotos y previsualizar cómo lucirá el paciente después de la operación y para realizar las evaluaciones y compare el antes y el después, como referencia durante la cirugía y para las revisiones a largo plazo.

La rinoplastia puede ser un procedimiento de tipo ambulatorio o que requiera hospitalización. Dependerá del grado de cirugía. En ambos casos, se lleva a cabo con el paciente bajo anestesia general.

Durante los primeros días posteriores a la cirugía, debido a la anestesia, el paciente puede tener lagunas mentales, tiempos de reacción más lentos y alteraciones en el sentido de la realidad. Por lo tanto, es importante que un cuidador o miembro de la familia o amigo le acompañe durante una o dos noches y le ayude con las tareas de cuidado personal a medida que se recupera de la cirugía.

Antes del alta del paciente, el médico cirujano dará las indicaciones a seguir durante el postoperatorio, que incluye los medicamentos a consumir y utilizar, medidas de higiene de la herida, tipos de alimentos que pueden consumirse y acciones prohibidas, como por ejemplo fumar.

Es posible que se produzca hinchazón temporal de la nariz y áreas colindantes o que los párpados se vuelvan morados durante dos a tres semanas después de la cirugía de nariz. La hinchazón de la nariz demora más tiempo en desaparecer.

La nariz cambia durante la vida, aunque te hayas o no sometido a una cirugía. Por eso, es difícil decir cuándo se ha obtenido el “resultado final”. Sin embargo, la mayor parte de la hinchazón habrá desaparecido al cabo de un año.

Resultados
Unos cambios muy pequeños en la estructura de la nariz, a veces de tan sólo milímetros, pueden hacer una gran diferencia en la apariencia de la misma. La mayoría de las veces, un cirujano experimentado puede lograr resultados con los cuales ambos estén satisfechos. Sin embargo, si esos cambios no son suficientes, y se acuerda una segunda intervención, esta no se puede realizar hasta un año después, ya que la nariz puede sufrir cambios durante ese tiempo.

El paciente debe buscar a un profesional que realice rinoplastias con frecuencia, que cuente con las capacidades y certificaciones que demuestren su conocimiento y expertice. Recuerde siempre que el cirujano otorrino tiene además los conocimientos necesarios para un resultado no sólo exitoso desde el punto de vista estético, sino también funcional. En nuestro caso, contamos con más de dos décadas de experiencia en la realización de rinoplastias estéticas y funcionales, en Panamá y Estados Unidos.

Por otro lado, el paciente debe asegurarse de que la cirugía se realice en un hospital o en un centro quirúrgico acreditado y haber entendido todos los términos explicados por el cirujano sobre el procedimiento.

Por Dr. Teófilo Gozaine - Otorrinolaringología

Modificado por última vez elMiércoles, 30 Enero 2019 21:21
Inicia sesión para enviar comentarios

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Para contactar a SaludPanama llame al 263-5287. Estaremos muy felices de recibir su llamada y apoyarle con la información que necesite acerca de los mejores médicos, dentistas, clínicas y hospitales de Panamá.

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!