Lipomielomeningocele: Lipoma Lumbar


Sus causas son inciertas; sin embargo, en niños mayores se asocian a trastornos urológicos e infecciones urinarias frecuentes.

El término médico Lipomielomeningocele se refiere a un grupo de anomalías congénitas de la columna vertebral, en la que no se presenta el cierre de las estructuras mesenquimales, de las estructuras óseas y del tejido neural de la línea media de esta estructura ósea (espina bífida).

Está asociado con la acumulación anormal de grasa que comienza debajo del nivel de la piel y se extiende a través de la abertura ósea de la médula espinal. La lesión en sí misma está compuesta de un conus medullaris descendente infiltrado con grasa, que continúa hacia afuera del defecto fascial, óseo y dural que emerge como una masa subcutánea cubierta de piel y que se suele encontrar en la región lumbosacra.

Los lipomas espinales son la forma más frecuente de anomalías de la columna. En el 90% de los casos, se trata de una masa o tumor graso dentro de la médula espinal que puede estar relacionado o no con la espina bífida, y que puede presentarse en una médula con posición normal sin ninguna anomalía dérmica ni ósea.

Su incidencia se calcula en una sobre cada cuatro mil nacimientos y presenta una preponderancia femenina de dos por cada hombre. Asimismo, en el 70% de los casos, los lipomas se localizan en la zona lumbar.

Sus causas son inciertas; sin embargo, en niños mayores se asocian a trastornos urológicos e infecciones urinarias frecuentes. También pueden manifestarse como dolor lumbar y anomalías progresivas de miembros inferiores, siendo las últimas más frecuentes en adolescentes y adultos.

Los lipomas de médula espinal no relacionados con la espina bífida son lesiones raras que afectan a hombres y mujeres por igual y que mayormente se ubican dentro de la médula espinal torácica. Pueden ser sintomáticos pero se presentan más comúnmente en la etapa adulta.

En la actualidad, la Resonancia Magnética es el procedimiento diagnóstico de elección por su alta sensibilidad y especificidad. Pueden dar datos anatómicos extraordinarios, que ayudan al cirujano a planificar la intervención quirúrgica. Cabe destacar que en la mayoría de los casos, las placas radiográficas simples reflejarán la espina bífida.

Respecto al tratamiento -el cual es de tipo quirúrgico-, el mismo debe tener como objetivo principal el desanclaje, la restitución de los planos anatómicos y la protección de los elementos neurales.

El lipoma se remueve como se remueven los demás tumores de la médula espinal. Se practica una laminectomía para acceder a la médula espinal. La cirugía se debe programar  luego de tener una resonancia magnética de la región afectada. Y preferiblemente después de los cuatro meses de edad del niño; es decir, cuando el niño esté más desarrollado y las estructuras nerviosas sean de mayor tamaño.

La cirugía consiste en resecar lo más posible el lipoma adherido a la médula espinal, sin dañar la médula o los nervios. Se repara la meninge, cerrando el defecto y evitando la fuga de líquido cefalorraquídeo.

El 70% de los pacientes presentan mejoría o estabilización de los síntomas luego de la cirugía.

Dr. José Molina
Especialista en Neurocirugía

Modificado por última vez elJueves, 16 Enero 2014 12:40
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!