Lo que debes saber sobre los edulcorantes


Es cada vez más frecuente leer artículos que hacen referencia a lo positivo o negativo de consumir edulcorantes. Y son muchos los que los consumen sin tener suficiente información al respecto.

Esta situación ha generado el desarrollo de mitos alrededor de estas sustancias, naturales o artificiales, que sirven para dotar de sabor dulce a un alimento o producto que de otra forma tiene sabor amargo o desagradable. SaludPanama.com conversó con la nutricionista Yarabín De Icaza sobre lo que una persona debe saber sobre los edulcorantes.

De Icaza señala que el Codex Alimentarium de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) considera como edulcorantes a todos los azúcares normalizados (azúcares refinados y en bruto), los productos sin normalizar (azúcar morena, soluciones azucaradas, jarabes, azúcares parcialmente invertidos como la melaza y edulcorantes de mesa, incluidos los que contienen edulcorantes de gran intensidad); y los edulcorantes naturales (miel). Por su parte, los edulcorantes bajos en calorías forman parte del grupo denominado aditivos alimentarios.

Explica también que existen dos tipos básicos: los naturales o nutritivos y los artificiales o no nutritivos. "Los edulcorantes nutritivos aportan energía (calorías) a la dieta e influyen sobre los niveles de insulina y glucosa. Los edulcorantes no nutritivos son endulzantes potentes, su aporte energético es mínimo y no afectan los niveles de insulina o glucosa sérica, por ejemplo: sacarina, aspartame, acesulfame de potasio y sucralosa".

“Los edulcorantes nutritivos proporcionan energía, es decir calorías. Entre ellos encontramos la sacarosa, que no es otra cosa que azúcar común, purificada total o parcialmente (obtenida de la remolacha azucarera y la caña de azúcar), la glucosa (obtenida del almidón) o la fructosa (el azúcar de las frutas es 1.5 veces más dulce que el azúcar, por lo cual, si bien tiene el mismo valor calórico que ésta, se requieren cantidades menores para lograr el mismo grado de dulzor); la miel de abeja, el jarabe de maíz, la melaza, el piloncillo, la dextrosa y la maltosa, entre otros más”, cuenta.

Icaza señala que en los regímenes especiales se reemplaza el azúcar por edulcorantes artificiales, ya sea que no aporten calorías y no eleven glicemia (azúcar en sangre) como Sacarina, Aspartame, Acesulfame K, Ciclamato y Sucralosa; o los que aportan calorías y elevan en forma moderada los niveles de glucosa en sangre como Fructosa, Sorbitol y Xilitol.

“La intensidad del dulzor de los edulcorantes bajos en calorías depende de su poder edulcorante inherente y de la concentración en la que se utilicen. Su contenido calórico oscila de 0 a 4 kilocalorías por gramo, pero todos ellos aportan muy pocas calorías en la práctica, porque se añaden a los productos en cantidades muy pequeñas. Los edulcorantes bajos en calorías suelen encontrarse en refrescos, postres, productos lácteos, golosinas, chicles y chocolates calientes para beber. La mayoría están disponibles también como edulcorantes de mesa, que se añaden al té y al café o a otros alimentos, como la fruta y los cereales del desayuno”, indica.

“Los edulcorantes no nutritivos aportan pocas calorías, y al cambiar los azúcares nutritivos por los no nutritivos habrá una diferencia en la cantidad de calorías totales a ingerir. En este contexto, y dado el deseo innato del ser humano por el sabor dulce, los alimentos y bebidas con edulcorantes bajos en calorías pueden suponer un aporte útil a la dieta y pueden ofrecer una solución práctica a los consumidores preocupados por el peso, en función de la reducción de calorías lograda en el producto final”, agrega.

Criterios de consumo
De acuerdo con la nutricionista, existen criterios de consumo para los edulcorantes. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecieron un índice de consumo seguro conocido como Ingestión Diaria Máxima Aceptable (IDA), que no es más que el consumo diario recomendable.

“La IDA se indica en miligramos por kilogramo del peso corporal y representa la cantidad que puede considerarse segura diariamente durante la vida de una persona. Sin embargo, considerando que cada ingesta diaria admisible (IDA) se establece en base a las investigaciones disponibles, más un amplio margen de seguridad, si el consumo supera el IDA en algunas ocasiones, esto no significa que ocurran efectos secundarios en la salud. Por ejemplo, la ingesta diaria admisible (IDA) para el aspartame es 100 veces inferior al nivel de efecto no observado descubierto en estudios clave sobre animales, donde se incluyen los estudios de la exposición a lo largo de toda la vida”, explica De Icaza.

Para proporcionar perspectiva, con el fin de alcanzar la IDA establecida para el aspartamo (40 mg. por kg. de peso corporal por día), una mujer que pese 60 kg tendría que consumir 280 pastillas de edulcorante de mesa o 20 cajas de refrescos endulzados con edulcorantes bajos en calorías cada día durante toda su vida. Para la sacarina, la IDA es de 5 mg. por kg. de peso al día, uno de las más bajos entre lo edulcorantes artificiales. Para alcanzar este nivel, una persona de 70 kilos no debe consumir más de 10 sobrecitos de sustituto de azúcar; y para la IDA del aspartame, que es de 40 mg/kg de peso/día, una persona de 60 kilos de peso necesitaría consumir 13 latas de refresco dietético o 70 sobrecitos de sustituto de azúcar de mesa al día para sobrepasar el límite máximo de ingesta permitido.

“Cabe destacar que es difícil establecer una equivalencia entre la IDA de todos los edulcorantes y los productos que los contienen, debido a que con frecuencia los endulzantes están mezclados”, indica la doctora.

Aspectos a considerar
Según De Icaza, en niños y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, el consumo de edulcorantes artificiales es innecesario, ya que en estas tres etapas de la vida se requiere incluso un aumento en el consumo de energía.

Por otra parte, la nutricionista destaca que antes de consumir un edulcorante artificial es importante tener en cuenta que, aún cuando se consuman pequeñas dosis, hacerlo por periodos prolongados puede llevar al organismo a acumular sustancias. Esto es importante sobre todo para aquellas personas susceptibles o con alguna deficiencia en sus mecanismos de eliminación (con problemas renales y/o hepáticos).

Señala también que la mayoría de las preocupaciones respecto a los aditivos de los alimentos tienen que ver con los ingredientes artificiales que se les agregan a éstos, entre estos edulcorantes artificiales, como aspartamo, sacarina y ciclamato sódicola.  elevada ingesta de fructosa tiene implicancias en la salud gastrointestinal, el control de la glucosa en sangre y el metabolismo de los lípidos.

Como medida preventiva, las Normas Oficiales establecen que en que todos los productos endulzados con aspartame lleven leyenda: "Fenilcetonúricos: contiene fenilalanina".

“La fenilcetonuria es una enfermedad congénita no transmisible que impide al cuerpo la utilización correcta de la fenilalanina. Los individuos que padecen esta enfermedad necesitan controlar el consumo de este aminoácido (presente en muchas legumbres, carnes, granos, etcétera) desde el momento de su nacimiento”, explica.

De Icaza destaca que son múltiples los estudios que han demostrado la inocuidad de los endulzantes. Tanto así que la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprueba el consumo de los edulcorantes antes mencionados.

Respecto a si los edulcorantes pueden causar cáncer, uno de los mitos que giran entorno a estas sustancias, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. (U.S. National Cancer Institute), la evidencia científica no ha demostrado que estos edulcorantes estén relacionados con el riesgo de cáncer en los seres humanos.

“Los edulcorantes se agregan a los productos y/o alimentos. Los mismos se adaptan a las necesidades de las personas y se pueden encontrar edulcorantes en refrescos, yogures, dulces, aguas de sabor, cereales, gomas de mascar, edulcorantes de mesa e incluso en suplementos nutricionales y laxantes. Resultan atractivos para el consumidor siempre y cuando se utilicen adecuadamente, y se esté bien informado”, precisa.

Modificado por última vez elViernes, 26 Junio 2015 13:47
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!