Los trastornos del aprendizaje y su manejo


Aprendizaje es la adquisición de conocimiento por medio del estudio, el ejercicio o la experiencia. Al ser así, el aprendizaje es un proceso único y particular, ya que no todos aprendemos de la misma manera. En el ámbito académico resaltan las diferencias individuales entre alumnos, ritmos individuales de aprendizaje, diferentes estrategias y estilos de aprender. Sin embargo, cuando hablamos de dificultades escolares debemos distinguir entre un retraso en la adquisición de ciertas habilidades y un trastorno específico del aprendizaje.

Según la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), los Trastornos Específicos del Aprendizaje se ubican bajo la categoría de Trastornos del Neurodesarrollo. Hablamos de Trastornos Específicos del Aprendizaje cuando el niño o adolescente no es capaz de dominar las habilidades académicas esperadas para su edad, su capacidad intelectual y su nivel educativo. El paciente puede presentar un conjunto de dificultades que interfieren significativamente en el rendimiento escolar, afectando específicamente ciertas áreas como la lectura, la expresión escrita y/o los procesos matemáticos, a pesar de recibir una instrucción adecuada y tener buen nivel intelectual.

Para considerarse un Trastorno Específico del Aprendizaje, estas alteraciones no deben ser el resultado o consecuencia de un coeficiente intelectual bajo, de un trastorno emocional, de problemas neurológicos importantes, discapacidad visual o auditiva sin corregir ni privación sensorial. Por ende, es de suma importancia la evaluación y valoración diagnóstica por parte de un psicólogo clínico para determinar que efectivamente hay presencia de alteraciones en los procesos cognoscitivos que evidencien este tipo de patología.

Clasificación
El niño o adolescente con un Trastorno Específico del Aprendizaje puede funcionar muy bien en unas áreas y verse afectado en otras. Por lo tanto, estos trastornos se clasifican en cuatro tipos según el área afectada: con dificultades en la lectura, con dificultades en la expresión escrita, con dificultad matemática, y no especificado.

Cuando hay dificultades en la lectura - “Dislexia”, como se le denomina comúnmente-, se evidencia un déficit o deterioro de la capacidad para reconocer y leer palabras. Los niños pueden presentar una lectura lenta e insegura, errores frecuentes al leer y escasa comprensión del significado de lo que se lee.

Al especificar dificultades en la expresión escrita -definida por los profesionales como “Disgrafía”-, para el paciente será muy difícil sostener el lápiz y organizar las letras en una línea o renglón. La escritura de estos niños o adolescentes tiende a ser desordenada e ilegible, comenten errores ortográficos y/o gramaticales constantes. Asimismo, presentan dificultades con el deletreo, la ortografía e incluso para plasmar por escrito sus pensamientos o ideas.

Cuando existe dificultad matemática o en el cálculo – conocida con el término “Discalculia”-, el paciente tiene afectada la habilidad para entender y trabajar con números y conceptos matemáticos. Algunos niños o adolescentes con Discalculia no comprenden conceptos números básicos. Se esfuerzan mucho para aprender y memorizar datos numéricos básicos propios de las operaciones aritméticas. Puede que entiendan qué hacer en la clase pero no entiendan por qué lo hacen; es decir, que no entienden la lógica del proceso y se les dificulta el razonamiento matemático correcto y fluido.

La categoría de Trastorno del Aprendizaje No Especificado sólo se utiliza cuando el paciente no cumple con los criterios de algún trastorno del aprendizaje específico, pero se observan deficiencias en las tres áreas (lectura, cálculo, expresión escrita), que interfieren significativamente con el rendimiento académico.

Signos de alerta
Los signos de los Trastornos del Aprendizaje varían de un niño a otro, por este motivo es muy importante la evaluación psicológica completa y oportuna por parte de un psicólogo clínico. Algunos síntomas o signos de alerta podrían ser:

- Respecto a la lectoescritura: retraso en el lenguaje, con frecuencia adivina palabras o las inventa, problemas constantes para expresar oralmente o por escrito lo que se quiere decir, dificultad para deletrear, lectura imprecisa, lenta y con esfuerzo, dificultad para asociar sonidos con símbolos, dificultad para seguir instrucciones, tendencia a omitir, añadir o sustituir letras al leer o escribir, dificultad para pronunciar palabras y dificultad para comprender el significado de lo que lee.

- Respecto a las matemáticas: dificultad para resolver problemas, tendencia a confundir símbolos básicos, cometer errores frecuentes en cálculos sencillos, dificultad para comprender los números, su magnitud y sus relaciones, cuenta con los dedos para sumar números de un solo dígito, dificultad con cálculos mentales, se pierde en el cálculo aritmético y puede intercambiar o confundir los procedimientos y dificultad con el razonamiento matemático.

A partir de los 5-6 años de edad (etapa pre-escolar) es posible que las maestras y padres observen algunos signos de alarma, sin embargo no es hasta los 8 años (tercer grado) que es posible determinar con certeza la presencia de un Trastorno Específico del Aprendizaje. La forma en que un niño o adolescente reaccione va a depender de su personalidad, edad y de las circunstancias externas. Pero estos trastornos en definitiva, afectan principalmente la esfera afectiva o emocional de quienes los padecen. Por lo general, desarrollan una baja autoestima, sentimientos de inseguridad, temor, ansiedad y frustración, algunos rechazan el colegio o ciertas clases, muestran apatía, desinterés o desagrado hacia la escuela.

Como cualquier patología, podrían considerarse trastornos severos si el paciente no recibe la ayuda y acompañamiento individualizado que necesita. Si el paciente es atendido a tiempo, recibe el tratamiento indicado para su caso, acoge el apoyo y las adecuaciones curriculares pertinentes, y sigue las recomendaciones del especialista, estos pacientes llegan a mejorar muchas de sus habilidades y a avanzar significativamente logrando así las metas educativas.

En este sentido, se recomienda acudir ante un especialista cuando el niño o adolescente manifiesta una serie de dificultades que interfieren con la actividad escolar y su desenvolvimiento, viéndose reflejado en un rendimiento académico bajo, actitudes o conductas preocupantes para la edad, rechazo al colegio o a ciertas materias, síntomas somáticos frecuentes (dolor de cabeza, dolor abdominal, etc.), constantes mensajes por parte de las maestras, entre otros.

Manejo
El manejo de estos trastornos exige la exploración clínica y recogida de información por parte del psicólogo clínico tratante. Así mismo se realiza un estudio completo del niño/adolescente y sus competencias académicas mediante una serie de pruebas y evaluaciones estandarizadas. También es frecuente la participación de otros especialistas como neurólogo, psicopedagogo, terapeuta del lenguaje, terapeuta ocupacional, tutores, entre otros.

Posterior a la evaluación psicológica completa, se elabora un plan remedial o de intervención individualizado y adecuado a las necesidades, fortalezas y debilidades del paciente con el fin de fortalecer las habilidades y desarrollar su potencial de aprendizaje.

Por Mg. Ana Gabriela Díaz Lamboglia - Psicología Clínica Infanto-Juvenil

Modificado por última vez elMartes, 24 Octubre 2017 13:32
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!