Los zapatos en la puerta, ¡Por Favor!


Gonzalo llegó esa noche a casa de Rafael, su amigo desde hace unos 15 años. Luego de un saludo, antes de cruzar la puerta, sin esperar y como a traición, Rafael le explica que en su casa no usan zapatos. Gonzalo cree que se debe al piso nuevo de madera. Así que se descalza, tratando de no poner cara de compromiso, deja los zapatos sobre una especie de zapatera instalada en la entrada y se dispone a pasar el resto de la noche en medias.

Durante los primeros minutos, mientras ponía las boquitas que llevó y esperaba por el trago que su amigo le ofreció, pensaba: “¿Cómo así que ahora no se usan zapatos en su casa?, ¿Y me lo pide a mi, después de tantos años?, ¿Acaso él me lava las medias?”. Gonzalo estaba incómodo, pero necesitaba saber a qué se debe semejante actitud; así que decide preguntar: “Rafa, ¿por qué ahora debemos estar descalzos en tu casa?”

De la construmbre a la ciencia
Ante la pregunta de Gonzalo, Rafael contesta: “Esa es la nueva regla en esta casa, porque yo te invito a ti, no a todos los que vienen contigo”. Gonzalo quedó aún más sorprendido. Sencillamente no entendía. 

Muchos pudieramos pensar que se trata de “maña” o una actitud de “gente delicada”, pero dejar los zapatos fuera de casa es lo mejor que puedes hacer por ti y los tuyos. O, al menos, eso dice la ciencia.

Hoy, no usar zapatos en casa, sigue pareciendo el reflejo de la costumbre japonesa, un modo de actuar que parece que comienza a estar de moda. Como Rafael, hay muchos. Más de los que imaginamos.

Nos puede parecer raro, pero si nos paramos a pensarlo bien, no faltan motivos. Parece que bajo nuestras propias narices se esconde una 'alianza criminal'. Y es que existen dos estudios que nos hablan sobre lo que de verdad ocurre en dos lugares a los que normalmente no prestamos atención: los zapatos y nuestro propio hogar.

Desde hace un par de años, se tiene evidencia empírica de que los zapatos son una gran fuente de información para saber cómo es una persona: gracias a ellos podemos estimar la edad, el sexo, el nivel de ingresos o hasta el nivel de ansiedad del dueño del calzado (Gillath, 2012). Lo que no sabíamos hasta ahora es que los zapatos transportan mucho más que buena información. Un estudio de Charles Gerba, profesor de microbiología de la Universidad de Arizona, mostró que tras dos semanas de uso se pueden encontrar más de 420.000 bacterias en el exterior de unas zapatillas. Sí, 420.000. Sólo para que tengas una referencia: el inodoro tiene menos de mil.

Según el trabajo de Gerba, de las bacterias identificadas en las zapatillas, el 27% eran Escherichia Coli, un tipo de bacteria que vive en el intestino de los humanos y los animales. Por eso, Gerba piensa que la "abundancia de esta bacteria puede deberse al contacto frecuente con material fecal tanto en suelos de cuartos de baño como en la calle”. La mayoría de las E. coli no causan problemas. Pero, algunos tipos pueden producir enfermedades y causar diarreas bastante severas.

En la investigación de Gerba, también se encontraron grandes cantidades de Klebsiella pneumoniae y de Serratia marcescens. La K. pneumoniae se vincula a las infecciones del tracto urinario, las neumonías, las sepsis y otras infecciones de tejidos blandos o de heridas abiertas. Mientras que a la S. marcescens son las causantes de la conjuntivitis, las queratitis y otras infecciones urinarias (en algunos casos, también meningitis y endocarditis, pero es mucho más raro). Estas dos bacterias son las causantes de lo que llamamos infecciones oportunistas; es decir, suelen atacar cuando el sistema inmune está debilitado y, de hecho, suelen estar involucradas en las enfermedades que ocurren dentro de los hospitales.

Ahora, a no ser que nos dediquemos a lamer la suela de los zapatos o el piso de forma habitual, la probabilidad de que alguna de estas bacterias nos infecte es muy baja. Sin embargo, es algo que deberíamos tomar en cuenta, sobre todo si acostumbramos a echarnos en el piso a ver televisión, jugar o es el espacio predilecto de nuestros hijos, en especial de quienes aún se mueven a gatas. Sin duda hay más cosas a tener en cuenta.

Hogar, ¿dulce hogar?
Aunque es difícil de creer, principalmente porque no es posible verlo para corroborarlo, otro estudio reciente indica que cada día convivimos con más de 12 especies distintas de insectos en nuestras propias casas. Según los investigadores, en cada vivienda viven entre 32 y 211 morfoespecies, de las que entre 24 y 118 son artrópodos. ¿Demasiado, no?

Estos números puede cambiar dependiendo del clima. Las moscas y los mosquitos son los insectos más comunes en nuestras casas (representan el 23%), seguidos por las arañas (19%) y los escarabajos (16%). Aunque en ocasiones estos compañeros son inofensivos, en otros momentos, crear climas favorables a mosquitos o arañas puede ser un problema serio de salud.

Ahora, la mayor parte de las 93 especies encontradas, según el estudio, no son lo que normalmente denominaríamos 'plagas'. Por lo que parece, los insectos pasan desapercibidos alimentándose de nuestros residuos (como la piel muerta) o de la suciedad que introducimos en casa. Es precisamente cuando se rompe el equilibro (por falta de higiene, por cambios climáticos o por lo que sea) cuando alguna población dispara su crecimiento y surge la alarma.

Entonces, la calle y los zapatos son las principales vías de suciedad y contaminación en el hogar. Son los aliados naturales de los habitantes invisibles de la casa. ¿Ahora no parece tan raro eso de descalzarse en la entrada, cierto? Sobre todo, sobre todo si en esos hogares viven niños pequeños o personas con problemas de salud.

No nos volvamos paranóicos
Pudieramos pensar que la actitud de Rafael es correcta, pero tampoco es para volvernos locos: las monedas tienen entre 23.000 y 255.000 bacterias y entre 11 y 377 colonias de hongos (Kuria, Wahome, Jobalamin y Kariuki, 2009).

Convivimos con baterias, hongos y virus todos los días y, aunque tomar precauciones nunca está de más, cosas sencillas como lavarnos las manos de forma cotidiana o no hacer siempre la cama, son precauciones más fáciles de poner en marcha que la política de cero zapatos en casa. Aunque, de todas formas, mejor nos lo pensamos.

Modificado por última vez elViernes, 26 Julio 2019 11:09
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!