Manejo de urolitiasis en el embarazo


La incidencia de urolitiasis en el embarazo es de 1 en 244 y 1 en 2000 según diversas series. La incidencia de la enfermedad litiásica es incierta, pero se estima que es elevada dado que muchos cálculos urinarios asintomáticos pueden permanecer indetectados. La edad promedio de presentación es alrededor de los 27 años de edad, siendo de entre el 80 y 90% de los casos detectados durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. 30% de las pacientes cursan con un antecedente de enfermedad litiásica, predominantemente en multíparas, caucásicas y con patología renal o cardiopatía hipertensiva.

La incidencia de enfermedad litiásica en el embarazo se explica primordialmente por cambios anatómicos y fisiológicos como son: aumento del volumen renal, hidronefrosis (90% derecha y 67% izquierda) debido al aumento de la progesterona, aumento de la Tasa de filtración Glomerular (40 a 65%), aumento del flujo plasmático renal (50 a 85%) y aclaramiento de creatinina hasta en 50%.

El metabolismo mineral es fundamental en la formación de litiasis. 1,25 Dihiroxicolecalciferol produce aumento en la reabsorción intestinal de calcio y la recaptura del calcio óseo, la disminución de la parathormona aumenta la reabsorción tubular renal del calcio y el incremento de la tasa de Filtración glomerular produce hiperuricosuria e hiperoxaluria.

Las pacientes sintomáticas pueden cursar con dolor en flanco (85 a 100%), macro hematuria (15 a 30%), micro hematuria (95 a 100%), sintomatología del tracto urinario inferior, infección urinaria, naúseas y vómitos, preeclampsia y parto prematuro.

Hay que evitar la radiación ionizante en la medida de lo posible durante el embarazo primordialmente en el primer trimestre. El Ultrasonido detecta litiasis en 34 a 86% de los casos, el USG tras vaginal puede detectar litiasis uretrales distales, el ultrasonido doppler vesical puede detectar obstrucción completa en 80 a 100% de los casos y la medición del índice de resistencia (Mayor de 0.70) brinda 45% sensibilidad y 91% especificidad para distinguir entre hidronefrosis fisiológica y obstrucción uretral. El urocat estándar está contraindicado en el embarazo. La resonancia magnética (secuencias T2 o con Gadolinio) brinda una certeza en el diagnóstico diferencial de hidronefrosis fisiológica y obstrucción patológica de 93 a 100%.

La tasa de expulsión espontanea de cálculos durante el embarazo es de 64 a 84%. 50% pasarán en el periodo postparto. La terapia médica expulsiva (alfa bloqueadores, corticoides, bloqueadores de canales de calcio están contraindicados en el embarazo).

El periodo ideal para cirugía no obstétrica durante el embarazo es el segundo trimestre. La derivación urinaria interna (colocación de catéter doble JJ) es el método de elección y puede colocarse mediante control ultrasonográfico. Existe riesgo de calcificación de estos catéteres, por lo que se deber considerar cambios con mayor frecuencia (cada 4 a 6 semanas). Métodos más invasivos como la colocación de nefrostomías percutáneas cursan con mayor riesgo de sangrado e infecciones, y requieren cambios periódicos. No se recomienda la cirugía renal percutánea durante el embarazo. La ureteroscopia durante el embarazo es un método seguro y efectivo para el tratamiento de aquellas pacientes sintomáticas refractarias a medidas conservadoras. La litotricia extracorpórea con Ondas de Choque está contraindicada durante el embarazo.

La enfermedad litiásica y cólico renoureteral son causas frecuentes de infecciones recurrentes y persistentes durante el embarazo al igual que de abortos espontáneos y partos prematuros por lo que deben ser documentadas y tratadas.

Por Dr. Armando J. Byer Miller – Urología

Modificado por última vez elLunes, 28 Enero 2019 12:12

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!