Menu
Terreno en boquete

Medidas para no perder los resultados de una cirugía bariátrica

Medidas para no perder los resultados de una cirugía bariátrica

Ya no es desconocido que la obesidad es uno de los principales problemas que enfrenta la población mundial y que debido a las consecuencias que trae consigo se le considere una enfermedad y un problema de salud pública.

El último informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de junio de 2012, señala que la obesidad se duplicó entre 1980 y 2008 en todas las regiones del mundo. En el caso de Panamá, el informe da cuenta de que de los 3 millones y medio de habitantes, el 60.6% padece de sobrepeso; y el 25.4% de obesidad, cifras se mantienen en aumento.

Aproximadamente 346 millones de personas en el mundo padecen diabetes, según cifras de la OMS. De este total, el 90% tiene diabetes tipo 2 y el 85% de estos son obesos. La obesidad es el principal factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2.

Asimismo, según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y en la mayoría de los países de las Américas, donde causan 1,9 millones de muertes por año.

Se estima que en Panamá, de cada 100 mil habitantes, 53 muertes estén relacionadas con patologías isquémicas del corazón, 36 con enfermedades cardiovasculares y 28 con padecimientos relacionados con la circulación.

De acuerdo con el Sistema de Información de Enfermedades Cardiovasculares en Panamá 2001 – 2011, publicado por el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES),el 27% de las muertes totales por enfermedad, sin distingo de edad, son debido a enfermedades cardiovasculares.

Está comprobado entonces que la obesidad cursa con diversidad de comorbilidades. Respecto a ello, la especialista en cirugía de obesidad y metabólica Debbie Wong indica que no se trata solamente de presión alta y diabetes tipo 2. Enfatiza  en que la obesidad también trae consigo problemas de salud como apnea obstructiva del sueño (obstrucción parcial de las vías áreas) y otras afecciones como el reflujo gastroesofágico, hígado graso, problemas en las articulaciones, especialmente las rodillas y la espalda; empeoramiento de los cuadros de asma, insuficiencia venosa en las extremidades, lo que predispone a várices; además de aumentar el riesgo de padecer de ciertos tipos de cáncer, como el de colon, recto, endometrio, seno (en las mujeres post menopáusicas), próstata, páncreas y riñón, entre otros.

“El impacto de la obesidad en la cotidianidad y calidad de vida es muy grande. Los pacientes obesos que se complican médicamente, pueden tener infecciones en la piel, problemas para deambular, problemas para controlar su presión alta o diabetes.  Sufren en ocasiones de problemas de autoestima, trastornos del humor incluyendo depresión, esquizofrenia, bipolaridad. A veces tienen miedo o se reservan de participar en actividades sociales por ser objeto de crítica  y escrutinio por el resto de la población. Los pacientes obesos, se enferman más, por lo que pierden más días laborales. Tienen dificultad para realizar actividades diarias, que incluyen asearse, vestirse, agacharse y movilizarse”, recalca.

La cirugía como opción de tratamiento
“Siendo la obesidad una enfermedad multifactorial, asimismo debe enfocarse su manejo. Se debe evaluar ampliamente los factores que contribuyen a la obesidad del paciente y ofrecer un manejo multidisciplinario. El tratamiento inicial de la obesidad debe incluir cambios en el estilo de vida, cambios en los hábitos alimenticios y tratar de incorporar la actividad física gradual a la vida del paciente”, señala Wong.

Sin embargo, una vez que el paciente se encuentra en estado de obesidad mórbida u obesidad complicada médicamente; es decir, que cursa con problemas de salud como la presión alta, la diabetes tipo 2, entre otras; y ya ha intentado con el manejo médico (dieta, ejercicio y cambios en estilo de vida) y no ha podido obtener una pérdida de peso sostenida, se recomienda considerar el tratamiento quirúrgico de la obesidad.

“La cirugía bariátrica ha evolucionado mucho en los últimos años, considerándose eficaz y técnicamente segura. Hoy, las dos cirugías más comunes son la manga y el bypass gástrico laparoscópico. En ambos, no sólo hay una creación de un estómago más pequeño, que produce restricción de la cantidad de alimentos, sino que también se dan cambios hormonales que ayudan a que el paciente pierda peso, sienta saciedad y mejoren su problemas de salud”, explica la doctora.

“Hoy, con la laparoscopía avanzada podemos realizar estas cirugías a través de pequeñas incisiones en la piel, demorando entre una y dos horas, dependiendo de la anatomía del paciente. La cirugía mínimamente invasiva permite al paciente recuperarse más rápido y experimentar menos dolor en comparación con una cirugía abierta, pudiendo caminar el mismo día y reduciendo los riesgos de complicaciones por coágulos en las piernas”, señala la especialista en cirugía de obesidad y metabólica.

Los resultados
La cirujana destaca que la cirugía bariátrica no es para todo el mundo. Es una herramienta para perder peso, pero es imperativo que el paciente haga cambios en su vida que favorezcan y potencien la pérdida de peso, cambiando sus hábitos de comer e incorporando la actividad física en su rutina diaria.

Wong precisa que dependiendo de la cirugía realizada (con la manga y el bypass gástrico), el paciente puede perder entre el 60 y el 70 % de su exceso de peso en el primer año posterior a la operación, mientas que los pacientes que se someten a una banda gástrica ajustable, experimentan una pérdida de peso más lenta, viendo los resultados casi dos años después de ser operados, alcanzando una pérdida de aproximadamente el 50% de su exceso de peso.

En ambos casos, según la doctora, los problemas médicos relacionados con la obesidad como diabetes tipo 2, presión alta y apnea del sueño, en caso de que el paciente las presente, deben desaparecer o al menos mejorar.

“Con la cirugía y posteriormente, con la pérdida de peso, el paciente experimenta muchos cambios que en última instancia ayudan a mejorar sus problemas de salud, incluso están libres de medicamentos. El 95% de las personas que se someten a una cirugía bariátrica refieren mejoría en su calidad de vida. El paciente se siente más feliz, más motivado, se puede movilizar mejor y encuentra una segunda oportunidad de vida, convirtiéndose en una persona más energética, más saludable y con una mejor calidad de vida”, señala.

No obstante, Wong precisa que la pérdida de peso puede verse afectada por muchos factores. El paciente puede quedarse estancado y no perder peso o puede presentar reganancia del peso, que es la complicación más temida de los pacientes, una vez se someten a una cirugía bariátrica.

“Hemos visto que hay problemas metabólicos que van a mejorar luego de la cirugía, pero hay otros problemas médicos, cuya mejoría dependerá de la pérdida de peso. Por ende, si el paciente vuelve a ganar peso o no siguiera las recomendaciones de dieta, la re-ganancia de peso trae consigo la recurrencia o reaparición de sus problemas médicos o la aparición de nuevas enfermedades relacionadas a la obesidad”, subraya la especialista.

¿Qué hacer para no perder lo logrado y por qué?
Respecto cómo evitar el riesgo anterior; la doctora Wong dice que los pacientes sometidos a cirugías bariátricas deben seguir ciertas recomendaciones de dieta, que incluyen medir sus porciones para evitar consumo excesivo de comida.

“Deben comer cada tres horas, unas tres comidas al día, con dos meriendas, para llegar al consumo calórico diario adecuado y su dieta debe estar basada primordialmente en proteína. Al perder peso aceleradamente, se pierde tejido adiposo, pero el músculo queda y puede atrofiarse así que hay que consumir unos 65-70 gramos de proteína al día, incluyendo las comidas y suplementos”, explica.

“Hay que evitar el consumo excesivo de carbohidratos, evitar las bebidas azucaradas y carbonatadas. El paciente debe suplementarse a diario con vitaminas que incluyen multivitaminas con hierro, calcio y vitamina D y vitamina B12. Asimismo, es muy importante incorporar el ejercicio para obtener mejores resultados. Se recomienda ejercicio cardiovascular, unos 150 minutos a la semana, e incorporar ejercicios de resistencia para mejorar la elasticidad y apariencia de la piel”agrega Wong.

La especialista en cirugía de obesidad y metabólica también destaca la importancia de que el paciente se deje dar seguimiento por su médico periódicamente, principalmente durante el primer año, que es el periodo durante el cual es necesario evaluar si la pérdida de peso es adecuada y si es necesario hacer ajustes en la dieta, así como evaluar resultados de diferentes exámenes de laboratorio de sangre, para detectar o prevenir el desarrollo de anemias. En los años subsiguientes, la consultas se deben realizar cada 3-6 meses.

El seguimiento con la nutricionista también es importante –añade- para asegurar que el paciente mantenga una dieta adecuada y balanceada y se identifiquen problemas con ciertos alimentos, si llegasen a presentarse.

A veces el paciente, con la pérdida de peso, experimenta trastornos del ánimo, como por ejemplo depresión. Esto se puede identificar en las citas de seguimiento y así poder referir para evaluación y hacer recomendaciones según las necesidades del paciente.

De igual manera, aquellos pacientes que presentaban problemas médicos antes de la operación y tomaban diferentes medicamentos para ellos, deben darse seguimiento con sus respectivos especialistas para evaluar el progreso y el ajuste de medicamentos o incluso la eliminación de los mismos, si es viable.

“El que un paciente pierda lo logrado o no alcance los objetivos que busca una cirugía bariátrica por descuido o negligencia trae consigo importantes consecuencias, las cuales incluso puede atentar contra su vida”, comenta Wong.

“Todo paciente que se haya sometido a un procedimiento de cirugía bariátrica está en riesgo de re-ganancia de peso. Por eso es tan importante siempre acudir a evaluarse periódicamente. El paciente que vuelve al sobrepeso o la obesidad está en riesgo de volver a padecer o presentar problemas médicos relacionados a la obesidad e incluso presentar un mayor riesgo de padecer de ciertos tipos de cáncer. Recordemos que la obesidad predispone a problemas cardiovasculares, infartos al corazón, entre otros problemas, y disminuye la expectativa de vida”, recalca.

En este sentido, la doctora Debbie Wong hace énfasis en que el manejo postoperatorio de estos pacientes siempre será integral y multidisciplinario.

Modificado por última vez elMartes, 07 Octubre 2014 20:47
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Saludpanama.com. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?

¡Gracias!

Close

Por apoyar nuestro website al compartir nuestros contenidos. ¡Lo apreciamos mucho!

0
Likes
¡Hola! ¡Permítenos Ayudarte!