Melissa Piedrahita: “Estar Fitness es conectar todas las partes. Una vez controles tu mente, puedes apoderarte de tu cuerpo”


Cuando la ves es inevitable pensar y preguntarse: “Esta chica debe pasar horas en el gimnasio, debe tener años ejercitándose y debe comer casi nada. ¿Cómo lo hace?”. Jamás pensarías que ese cuerpo y condición que luce hoy lo alcanzó en tan solo un año.

SaludPanama.com quiso conocer la historia de esta ex Miss Panamá y cosmiatra, de 33 años, que pasó del desorden rutinario a un estilo de vida que la convierte hoy en una deportista, amante del fitness y del buen comer, pero sobre todo en una mujer sana.

Vestida con ropa deportiva, Melissa Piedrahita Meléndez nos recibió en las instalaciones del Fit Time Gym para hablarnos en exclusiva cómo era su vida antes de iniciarse en el mundo Fitness y cómo es hoy día.

Comienza -sin pena alguna- contándonos que hace 15 años, el sedentarismo, la monotonía, las comidas a deshoras y poco saludables marcaban su día a día, pero que hoy todo es diferente, porque conoce lo importante de estar sano para sentirse bien y lo importante que es comer adecuadamente y ejercitarse para estar sano.

Al verla, sin duda queda demostrado que entiende esta simbiosis; sin embargo, no dejó de expresarlo de manera fehaciente. Asegura que sabe que en comer bien y hacer ejercicios está la clave de tener una mente y un cuerpo sanos. Si, ambos, porque para ella si el cuerpo funciona bien, las probabilidades de que la mente también lo haga son altas y viceversa.

El inicio
"Era muy desorganizada, vivía pensando que no tenía tiempo para nada. Era muy sedentaria y monótona. Para entonces pensaba que comer productos ‘Lite’ era sano y no sabía que realmente me estaba intoxicando. Siempre traté de tener una rutina de actividad física, pero debido a la desorganización que llevaba en mi vida y acompañada de una mala alimentación, nunca veía los resultados que deseaba y siempre quedaba haciendo dietas locas, de todo tipo, lo que no me permitía rendir bien en los entrenamientos, lo cual me desanimaba. Era un círculo. Desconocía en ese momento la importancia de nuestra alimentación para nuestro rendimiento físico”, comenta.

Seguidamente, con la mano en el pecho y facciones que denotaban que lo que nos iba a contar era un error, nos confiesa que “mataba” por las pastas, sobre todo por las más pesadas en salsa blanca; y que muy rara vez desayunaba, ya que pensaba que para estar delgada debía comer menos.

Melissa nos asegura que hoy tiene claro cuál es la ecuación: a mejor alimentación, mayor rendimiento y el resultado de ello ha sido tan bueno, que se ha previsto profesionalmente inculcar esto en otras personas, que pasan o hayan pasado por lo que ella vivió. Por ello, actualmente, se encuentra cursando estudios para certificarse en Nutritional & Fitness Coach.

“Cuando fui Miss Panamá, vivía bajo la presión de ser delgada y el tema de salud era lo último. El concepto de belleza era estar delgada y siempre bien arreglada, y el tema de la nutrición era de poca importancia y digo esto porque literalmente me hacían comer tuna y piña. Lo único bueno dentro de esas dietas era tomar mucha agua. Es por eso que hoy no tengo ningún problema con tomar agua con todo y a toda hora”, describe.

“Al cumplir 31 años de edad, sentí el cambio de los ‘20 a los ‘30. Sentí eso que muchos dicen y no crees, eso de que te cambia el metabolismo, entre otros aspectos. Muy internamente sabía que los cambios los hacemos nosotros mismos y que el cuerpo es una maquina que responderá de la misma manera en que lo trates. Por ello, sabía que algo no andaba bien en mí. Empecé a sentir debilidad al despertarme y eso era indicativo de que no descansaba bien y suficiente; cuando trataba de ejercitarme se me hinchaban las manos y me sentía pesada; y mi estado de animo -por ende- era pobre”, agrega.

El momento del cambio
La también fisicoculturista comenta que lo anterior la motivó a evitar las salidas, situación que luego la llevó a sentirse en una condición física y emocional que llamó “vejez prematura”.

Relata que en ese momento, algo la hizo despertar. Fue entonces -hace un año- cuando decidió atender ese llamado y comenzó a hacer algo realmente por su salud. Luego de cuatro años dedicándose a “mantener la belleza estética”, nos dice que sintió que el complemento de su trabajo era dar el ejemplo.

“Todos tenemos una voz interna que siempre te habla. Todos tenemos esa capacidad de oír lo que nuestro cuerpo nos quiere decir. Lo que debemos es realmente prestar atención. Luego de eso, de oír mi cuerpo, me pregunté además: ¿Cómo podía hablarle a una paciente de salud, cuando no me veía saludable o cómo podía motivar o influir en ellos para lograr el objetivo, cuando ni yo misma lo hacia conmigo”, señala.

La panameña hizo un alto, decidió dejar de excusarse y actuar. Comenzó a trabajar en sí misma y en ese proceso supo que necesitaba un cambio y no sólo para su cuerpo. Necesitaba un reto personal, un trabajo mental.

¿Cómo alcanzarlo?
Hoy, luego de vivido el cambio, Melissa afirma que para lograrlo primero es necesario que la persona acepte cómo se siente, que se siente mal, y que no está haciendo nada para mejorar la situación y sentirse bien; seguido de buscar respuestas a lo interior y es aquí en donde radica la importancia del trabajo mental.

“Se trata de sacar el ‘chip’ que tenemos y poner uno nuevo. Desaprender para luego aprender. Todo lo que se hace fácil en entender, es porque es algo que ya sabemos, ya viene en nuestro ‘chip’ de nacimiento. El ‘chip’ que debemos sacar es el de los hábitos aprendidos, los malos hábitos aprendidos, claro; comenzando por el más importante: la alimentación”, precisa.

Al referirse a su ‘chip’, nos narra que a lo largo de muchos años se dejó convencer de los alimentos ‘Lite’, pensando que comía sanamente; sin embargo, no se sentía saludable, lo cual la motivó a eliminar todos los alimentos procesados de su dieta; es decir, los envasados, embotellados, enlatados, embutidos y lácteos, entre otros, y comenzar a consumir solo alimentos frescos.

El sacrificio y los descubrimientos
Para Melissa, entre los momentos más difíciles de este cambio están los primeros tres días. Dice que su mente estaba acostumbrada a los sabores artificiales. No obstante, destaca que el resultado del proceso fue tan asombroso, que le cambió la vida por completo. “Descubrí que cada día me levantaba con menos pesadez. Solo hice ejercicios de cardio durante dos meses, a veces hasta doblando las idas al gimnasio”.

 “Aprendí a entender las señales de mi cuerpo y a usar más el sentido común, ya que este proceso quería que fuera lo más limpio posible en cuanto a mis comidas. Comer cada tres horas era lo ideal para acelerar ese proceso metabólico y por el entrenamiento debía comer para tener un mejor rendimiento en mis rutinas de ejercicios”, añade.

Afirma que hoy, luego de ver el resultado de ese nuevo estilo de vida, siente que perdió mucho tiempo durante esos años en los que pensaba que estaba haciendo las cosas bien. “Me miraba en el espero y me decía a mi misma: ‘Si en un año has logrado esto, imagínate como estarías hoy si hubieras empezado hace cinco años atrás’. Aunque no es de necesidad recordarlo, porque cada cosa llega en el momento que es y cada situación te lleva a otra. Dar inicio a este nuevo estilo de vida, me ha hecho una mujer más organizada y más confiada en sí misma, lo que me hace más fuerte”, dice.

El sacrificio también implica dejar de lado algunos placeres o al menos aquellos que lo eran antes del cambio. En el caso de la ex miss, según nos confiesa, uno de los placeres era la vida nocturna y todo lo que giraba alrededor de ella. Hoy, el placer es otro: sentirse bien.

“Muchos tomamos por placer y antes no era capaz de entender el daño que me hacía el alcohol. Ese era uno de mis grandes placeres. La vida nocturna, el alcohol, las rumbas, el trasnoche y esto me llevaba a comer muy mal, porque comía a deshoras y cualquier cosa. A veces me sentía mal y me repetía muchas veces que jamás volvería a tomar y el siguiente fin de semana, desde el jueves y hasta el domingo eran vinos, cócteles, tragos; y era una practica semanal”, comenta.  

Cuando decidió hacer el cambio, su objetivo principal pasó a ser su salud. Nos cuenta que para ello fue importante identificar y tomar conciencia respecto a sus malos hábitos. En ese proceso, logró descubrir una verdadera pasión: el fitness. Y es que Melissa siempre ha sido una persona que admira a los deportistas por su disciplina y sabía que los mejores pueden vivir estos cambios porque lo hacen bien. Descubrió también que si hay enfoque, se pueden lograr cada uno de los objetivos propuestos y que lo demás viene por añadidura.

Hoy
Al preguntarle ¿Quién es la Melissa de hoy y qué caracteriza su vida?, su repuesta fue tajante: “Soy una mujer con mucha disciplina, organización, enfocada y dispuesta a seguir trabajando en mí y en lo que amo”.

“Todos los que me conocen han quedado realmente sorprendidos con el cambio, porque ha ocurrido todo en un año. Algunos piensan que los músculos es algo masculino. Soy de las que pienso que como los hombres, las mujeres también deben trabajar en los músculos”, cuenta.

Actualmente, Melissa se prepara para su primera competencia de Fisiculturismo, en la categoría Bikini Fitness (Cuerpos de playa). Su día comienza bien temprano, con una hora de cardio y un desayuno ligero y nutritivo. Luego del trabajo, regresa al gimnasio, alrededor de las 6:00 p.m., para dedicar un poco de tiempo a entrenar con sesiones de pesas. Su rutina de entrenamiento incluye sesiones diarias de cardio y de pesas, un área muscular por día.

Lleva 10 meses de entrenamiento guiado por Fernando Mendoza, quien es su entrenador y preparador para esta competencia. El actual campeón de Fisiculturismo también es quien crea sus dietas y desarrolla las bases del resto de los aspectos relacionados con sus preparación competitiva.

Su dieta actual se constituye de seis comidas diarias, todas son medidas de acuerdo a su objetivo, por lo que no siempre puede escoger, sino que le toca comer “lo que hay en el menú”.

“No ha sido del todo difícil. Mis padres, desde muy niña, me enseñaron a comer vegetales, legumbres y todos esos alimentos que de seguro de niños dejábamos a un lado y sustituíamos por los dulces. Ahora puedo decir que gran parte de esta disciplina al momento de comer se la debo a mis padres”, relata.

Respecto a sus famosos abdominales, la atleta asegura que estos se logran con alimentación. “Los ‘ABS’, los ejercicios, son un complemento. Sin una buena alimentación, esto no pasará”, precisa.

El real significado
Para Melissa, el Fitness – refiriéndose al estado físico- involucra buenos hábitos de salud (no alcohol, ni cigarrillos, entre otros); una nutrición y suplementación adecuada, la práctica regular de actividad física (según deporte), la existencia de armonía en el entorno (pensamientos positivos) y la visitas regulares a tu medico de cabecera.

“Para mi, estar Fitness es conectar todas las partes. Lograr la conexión mente-cuerpo. Una vez controles tu mente, puedes apoderarte de tu cuerpo. Está en nosotros mismos, en el poder de la mente hacerle frente a la pereza, al desanimo y cualquier otro obstáculo que no nos permita avanzar en beneficios de nuestra salud. Debemos tener la capacidad de decir: ‘Este cuerpo no se manda solo’. Esas son las palabras que me digo cuando el cansancio quiere aparecer. Por otro lado, si duermes temprano o las horas suficientes, no habrá problema para vencer la pereza de ir a entrenar”, destaca.

Según la fisicoculturista, para lograr la conexión mente-cuerpo es vital la alimentación, la cual debe ser limpia. Asegura que el cuerpo humano es la máquina más inteligente que existe y que una vez que reconoce la buena alimentación, lo demuestra con buenos pensamientos y facilidades de concentración, lo que a su vez propicia la generación de excelentes resultados físicos y emocionales.

Antes de iniciar su rutina de ejercicios del día, Melissa se despide del equipo de SaludPanama.com no sin antes enfatizar en que “No es lo mismo hacer dietas, que cambiar tus hábitos alimenticios. Cada uno debe poder descubrir el poder de su mente y su cuerpo con una buena alimentación. Allí está la verdadera clave para estar sano”.

Modificado por última vez elViernes, 21 Agosto 2015 12:28
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!