Niños con talla baja, ¿qué hacer?


La salud de un niño debe evaluarse en función del peso y la talla (altura) del mismo, de acuerdo a parámetros establecidos que definen qué es normal o promedio y sus respectivos límites.

La talla, específicamente, depende de diversos factores: genéticos (sexo, raza, talla de los padres) y ambientales (una correcta nutrición). También guarda relación con el ritmo de maduración de cada niño. Algunos niños crecen antes porque su desarrollo puberal se inicia antes y otros que lo hacen más tarde porque dicho cambio se produce más tarde. Este inicio puberal también tiene un componente hereditario. De padres precoces suelen ser hijos con pubertad adelantada, mientras que, de padres que maduraron tardíamente, hijos con pubertad más tardía.

Existen otros factores que pueden afectar el crecimiento de un niño. Este puede verse alterado por condiciones como déficits hormonales, enfermedades crónicas severas, prematuridad, obesidad o por situaciones ambientales de abandono y falta de cariño y estímulo. Cabe destacar, que esto último supone menos de 5% de los niños de baja talla.

El ritmo de crecimiento
Los niños no crecen a la misma velocidad durante toda la infancia. Durante los primeros dos años, el crecimiento es más rápido (25 centímetros en el primer año y unos 12 centímetros en el segundo). Otro momento de crecimiento acelerado se da durante la pubertad (8-12 centímetros por año). Las niñas presentan, entre los 10 a 11 años de edad, el llamado estirón puberal, mientras que en los varones ocurre entre los 12 y 13 años. En las etapas intermedias a estos periodos, se crece entre 5-6 centímetros al año.

Con respecto a otros factores, la exposición moderada al sol favorece el crecimiento, ya que gracias a la luz se sintetiza más vitamina D, lo cual favorece la salud de los huesos, y, por el otro, tanto el dormir más horas, como el hacer más ejercicio físico incrementan la producción de hormona de crecimiento. Por ello, el intervalo mínimo para valorar el crecimiento es de 6 meses, pero preferiblemente un año, ya que se puede crecer a una velocidad bastante irregular a lo largo de un año.

La talla al momento del nacimiento influye en la talla final. Si el peso y la talla al nacimiento están por debajo de lo normal para la edad gestacional, se habla de retraso de crecimiento intrauterino. Esto puede deberse a causas genéticas, infecciones o causas placentarias. Estos niños requieren un control especial para confirmar que poco a poco entran en parámetros de crecimiento normales. Si no es así, a partir de los 3 años de edad deben ser referidos a un médico especialista en endocrinología pediátrica, ya que se pueden beneficiar de tratamiento con hormona de crecimiento.

¿Cuándo un niño es bajito?
Según los pediatras, un niño es de talla baja cuando su estatura está por debajo del percentil 3 de las curvas para la edad, sexo y grupo étnico. Este dato nunca se valora sólo una vez. Se revisa a lo largo de los años. También hay que controlar la velocidad de crecimiento, que se mide en cms/año. Para calcularla, el intervalo ideal de observación es como mínimo 1 año. Esta velocidad varía mucho a lo largo de la vida del niño y se compara con unas gráficas para determinar si la misma es correcta.

Si se confirma que el niño está por debajo del percentil 3 y/o que su velocidad de crecimiento es baja, se inicia un estudio, que incluye en primer lugar conocer cuál es la talla de los padres, porque el componente hereditario es muy importante; y, en segundo lugar, se pide una edad ósea para poder comparar el grado de desarrollo de los huesos con la edad cronológica de los niños.

Por ejemplo, si un niño tiene 14 años y su edad ósea es de 11 años el niño, podrá crecer en altura más de lo previsto para su edad real y podrá dar un estirón mas adelante. Lo normal es que la edad ósea sea igual que la edad cronológica. Ciertas enfermedades crónicas pueden retrasar la edad ósea, mientras que otras la adelantan. La edad ósea se calcula con una sola radiografía de la mano y muñeca izquierda. También sirve para las predicciones de talla final en un niño sano.

Tratamiento con hormona de crecimiento. Disponible en Panamá
Existen dos tipos de niños con talla baja: los niños sanos con talla baja y los niños con talla baja secundaria a una enfermedad. Aquellos niños cuya causa es una enfermedad, se tratan con hormona de crecimiento. Algunos casos serían pacientes con: déficit de hormona de crecimiento, síndrome de Turner, Insuficiencia renal crónica, síndrome de Prader Willi, Crecimiento intrauterino retardado (a partir de los 4 años si no se ha recuperado la talla), y deficiencia de crecimiento por alteración del gen SHOX.

La Agencia Americana de Medicamentos (FDA) aprobó en 2003 el tratamiento con hormona de crecimiento en niños con talla baja sanos (idiopática).La indicación es que sólo se traten niños con pronóstico de talla relativamente bajo. En Panamá, el tratamiento con hormona de crecimiento está disponible tanto para niños de talla baja por enfermedad como para niños de talla baja idiopática.

Cabe destacar que, desde el punto de vista social y emocional, la talla de un niño es muy importante. Una de las principales causas de estrés psicosocial en los niños es la posibilidad de convertirse en víctimas del acoso escolar –bullying–, toda vez que cualquier motivo para percibir a un infante con rasgos “diferentes” es un factor de vulnerabilidad, principalmente por una característica física como la baja estatura por falta de hormona de crecimiento, y esto empeora si su autoestima no se encuentra fortalecida.

Si su niño tuvo baja talla al nacer, crecimiento tardío intrauterino; ha registrado un crecimiento por debajo de los esperado durante los dos primeros años de vida, considere la importancia de ser referido ante un endocrinólogo pediatra para una evaluación de causas y determinación de tratamiento. Como en todos los casos, mientras más temprano se detecte, más posibilidades hay de corregirse.

Por Dra. Cristina González- Endocrinología Pediátrica

Modificado por última vez elMiércoles, 22 Mayo 2019 16:58
Inicia sesión para enviar comentarios

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!