Niños saludables rinden más en la escuela


Los niños y las niñas bien alimentados son más saludables, emocionalmente más sanos y rinden más en la escuela.

La etapa preescolar es un período de aprendizaje de hábitos a nivel del hogar y se inicia la socialización a nivel escolar con otros niños y maestros.

Alrededor de los 3 años de edad, los órganos y sistemas van adquiriendo más madurez.

Algunos niños presentan irregularidades en el apetito y en el interés de los alimentos. Lo que hace necesario ofrecer alimentos variados en color, sabor, textura, dándole la oportunidad de elegir.

La dieta debe ser variada, adecuada y tomar en cuenta los gustos y necesidades individuales de alimentos.

Es un período de creación de hábitos. El niño tiene tendencia a imitación, por lo que se recomienda realizar comidas en familia con otros niños en un ambiente agradable. Evite premiar o castigar con alimentos.

En la etapa escolar, ya el niño tiene madurez motora y cognoscitiva, lo que le da la capacidad para continuar los hábitos adquiridos en la primera infancia hasta la práctica de la dieta del adulto.

En esta etapa generalmente no se generan problemas alimentarios, sólo permanecen aquellos a los que no se les dio la atención oportuna, como trastornos conductuales del apetito por exceso o déficit.

Durante esta etapa se logra un aumento de la actividad intelectual, así como su gasto calórico y en la ingesta alimentaria por la práctica deportiva.

Para que las necesidades nutricionales del niño y la niña se puedan satisfacer, y de esta manera cumplir con las funciones de nutrir para el adecuado crecimiento y aprendizaje; así como formar hábitos que perduren toda la vida y apoyen a la prevención de enfermedades, se debe ofrecer una atmósfera agradable y saludable al momento de las comidas.

En cinco tiempos de comidas se deben incluir alimentos que contribuyan a llevar una dieta adecuada, de calidad, en cantidad y debe ser variada; así como se debe cumplir con educar al niño a consumir esa variedad de alimentos, y adaptarse a las necesidades individuales.

La lonchera es un tiempo de comida que se debe aprovechar para ofrecer alimentos que generalmente no están presentes en los otros tiempos de comida y que deben contribuir a cumplir con las necesidades de calorías y nutrientes del niño. Por lo tanto, la merienda no reemplaza al desayuno ni al almuerzo.

Se recomienda que se incluyan frutas prácticas, lácteos como leche original/de sabores o yogurt, trocitos de quesos, cereales como de avena, de maíz o atol, de plátano, panes integrales, barras de cereal, pixbae, verduras, y según la edad trocitos de vegetales crocantes bien cortados con formas y colores, palomitas de maíz y frutas secas como maní, almendras, nueces.

Los alimentos deben ser empacados en recipientes que aseguren la frescura del alimento y que al momento de que el niño lo vaya a consumir el alimento se vea agradable a la vista del niño y conserve su aroma original, porque de lo contrario el niño le puede rechazar el alimento y puede estar perdiendo una buena fuente de nutrientes por el aspecto del alimento, más que por su sabor.

El agua es un alimento que debe incluirse, y sobre todo si el niño practica actividad física. La deshidratación puede disminuir el rendimiento escolar, por lo que se debe asegurar su aporte.

Es importante que los padres revisen cada día qué lleva el niño/niña y qué trae de vuelta a casa. Converse con el niño si comparte la lonchera, así como sus gustos y preferencias.

Para asegurarse de preparar una buena lonchera evite incluir bebidas artificiales, embutidos, salsas, comida chatarra y golosinas. Es preferible que lleve la lonchera de la casa, evite darle dinero al niño pues aún está formando su criterio de compra y su selección de alimentos puede verse influenciada por la publicidad engañosa.

En relación a los tiempos de comida, la hora de desayunar es lo más cercano a la hora en que se levanta, no debe salir de la casa sin desayunar.

Si su niño pasa mucho tiempo en la escuela y tiene un horario irregular para las comidas que no le permitirá hacer el almuerzo en casa en el horario adecuado, inclúyale el almuerzo para que lo lleve o afílielo al programa de comidas de su escuela y esté al tanto de los alimentos que recibirá.

Disminuya las actividades sedentarias como la televisión y los videojuegos.

Cultive en su niño/niña la actividad física y de recreación.

Es importante realizar evaluaciones periódicas con los profesionales de la salud para valorar el estado nutricional del niño. El crecimiento linear del niño es proporcional al desarrollo cognoscitivo del niño.

Una adecuada nutrición y motivación en la infancia contribuyen a que los niños tengan una mejor salud, crecimiento óptimo y rendimiento escolar adecuado. Para mayor información consulte con un profesional de la salud.

Por Licda. Yarabín de Ycaza / Nutricionista

Modificado por última vez elMiércoles, 02 Marzo 2016 08:38
SaludPanama.com

Redacción Saludpanama.com es el departamento de producción, catálogo y administración del contenido que se publica en nuestros medios. Este perfil es administrado por el departamento de redacción de Panasalud, S.A.. Para mayor información contáctenos en el +507.263.5287 o en info (@) saludpanama (punto) net.

Web: https://www.saludpanama.com/acerca-de-salud-panama

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!