Nódulos de mama y su manejo

Compartir en mis redes:

Notarse un bulto en el pecho, en unos de los senos, puede desencadenar una cascada de emociones. Puede haber sorpresa, preocupación, miedo. Lo importante es saber que hay opciones y que su detección, más si es temprana, juega un papel importante en los resultados.

También es importante comprender que, si se trata de nódulos mamarios, estos son frecuentes y que en la mayoría de los casos no son cancerosos. De hecho, se ha demostrado que entre el 80% y 90% de los nódulos que se tocan en la mama son benignos. 

Las causas por las que se pueden desarrollar estos bultos son diversas. Algunos nódulos producen dolor en los senos, pero otros pueden ser indoloros, por lo que es recomendable siempre prestar atención a las alteraciones que se encuentren en las mamas durante las actividades de la vida diaria, como ducharse o vestirse.

Nunca ignorar
El hecho de que la mayoría de los nódulos en la mama no sean cancerosos, no significa que haya que ignorarlos. Tan pronto se descubra un bulto en el pecho, o se sienta dolor en una mama, se debe acudir al médico. Estos nódulos se llaman distinto: abscesos, quistes y fibroadenomas y se debe a que los mismos pueden tener diversas causas, así como características y síntomas distintos.

Los abscesos se forman cuando se acumula pus dentro de la mama. Pueden ser la consecuencia de una infección bacteriana, bien porque las bacterias penetran en el tejido mamario o porque los conductos de leche están bloqueados. Este problema puede afectar a mujeres de cualquier edad, pero es más probable en las mujeres embarazadas y lactantes. En primer lugar, se produce una mastitis, que es una infección sin acumulación de pus. Si la mastitis no se trata con antibióticos, es posible que se forme un absceso.

Los abscesos mamarios son bultos tumefactos y enrojecidos que pueden notarse calientes al tacto, inflamar la zona circundante y causar fiebre. El líquido acumulado puede moverse al tocarlo, aunque no siempre. Son un problema frecuente, que se trata mediante drenaje.

Los quistes, por su lado, son acumulaciones de líquido (no infectado) en la mama que forman “bolsas”. Su tamaño puede ser variable. Al estar llenos de líquido, se notan relativamente lisos al tacto, y se pueden mover bajo la piel al aplicarles presión. Algunas mujeres dicen que parecen uvas; lisos y redondos con bordes bien definidos.

Si tienes un quiste, puedes notar dolor en la zona del pecho en que se encuentra, y la mama puede aumentar de tamaño antes del periodo menstrual y disminuir otra vez después. Las causas de los quistes de mama no se conocen bien, pero es posible que las hormonas tengan algo que ver en su desarrollo. Los quistes son más probables entre los 30 y los 60 años de edad, y son más frecuentes en las mujeres que reciben tratamiento hormonal sustitutorio (THS).

Los quistes no tienen un tratamiento concreto. Si son muy molestos o grandes, el especialista puede decidir drenarlos. Pueden reaparecer con el tiempo, pero se ha demostrado que no hay una asociación conocida entre los quistes y el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Los fibroadenomas son nódulos que se forman a partir de la glándula mamaria normal, que crece de forma irregular y forma un bulto que puede notarse bajo la piel.

Cuando son simples, pueden ser tan grandes como la yema del pulgar, entre 1 y 3 centímetros. Pueden tener un tacto liso, pero de consistencia elástica. Se diferencian de los abscesos y los quistes, en que posiblemente sean asintomáticos (aunque pueden volverse sensibles antes del periodo menstrual o si se encuentran en zonas de roce del sujetador). Las causas tampoco se conocen bien, pero se cree que son consecuencia de la hipersensibilidad a una hormona llamada estrógeno, secretada por los ovarios. 

Cuando superan los 5 centímetros, se denominan fibroadenomas gigantes. Si le diagnostican un fibroadenoma complejo, quiere decir que las células que hay dentro del nódulo son algo diferentes. Un fibroadenoma complejo sigue siendo benigno, y sólo se ha relacionado con un aumento del riesgo del cáncer cuando se produce en combinación con otras características clínicas.

Los fibroadenomas son los tumores benignos más frecuentes de las mujeres, y son más probables en las más jóvenes, antes de cumplir los 35 años de edad, aunque pueden aparecer a cualquier edad. 

Normalmente, el diagnóstico lo hará el especialista basándose en una ‘triple evaluación’: la exploración de la mama, la imagen radiológica y una biopsia con aguja gruesa o por aspiración con aguja fina, mediante la cual se extrae una muestra de tejido del nódulo y se analiza.

Todas estas pruebas pueden ser estresantes, pero son necesarias para asegurarse de que el diagnóstico es correcto.

Si tienes un fibroadenoma, la buena noticia es que no necesitará más tratamientos. La mayoría de estos nódulos no aumentan de tamaño, y algunos se reducen y, con el tiempo, llegan a desaparecer. Sin embargo, si esto no sucediera, el siguiente paso es su extirpación.

La cirugía
Cuando se elimina un tumor no canceroso, como un fibroadenoma de la mama, se denomina biopsia de mama por escisión. Cuando se extirpa del tumor de mama que puede ser cancerígeno, también se elimina el tejido alrededor del bulto. Esta cirugía se denomina una lumpectomía.

La extirpación del tumor de mama se realiza como una cirugía ambulatoria la mayor parte del tiempo. Se aplica anestesia general o local, dependiendo del caso. El procedimiento tarda aproximadamente 1 hora. El cirujano hace un corte pequeño en la mama. Se extirpa el tumor y algo de tejido mamario circundante. Un patólogo examina una muestra del tejido extirpado para asegurarse que si es cáncer, se haya eliminado del todo.

Si notas un bulto en tu seno, consulta con un especialista. El cirujano general puede ayudarte en el tratamiento de esta.

Por Dr. Rubén Rivera – Cirugía General y Laparoscopia

Modificado por última vez elLunes, 10 Junio 2019 17:37
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!