Obturadores Maxilares para Labio y Paladar Hendido

Compartir en mis redes:

De acuerdo con cifras manejadas por el Ministerior de Salud, para el año 2016 en Panamá se contaba con un registro de 105 pacientes pediátricos con labio leporino o paladar hendido, cifra similar a la del 2015 que era de 120, 15 personas más. Asimismo, la incidencia según genero en ambos años se mantuvo, manteniéndose alrededor de entre 50 y 55 pacientes por cada género. Lo relevante de estas cifras, es que aproximadamente el 50% de los casos están relacionados con niños menos de 1 año de edad.

El labio y paladar hendidos (LPH) es una anomalia congénita que afecta a los pacientes tanto física como funcionalmente. Clíncamente, esta condición incluye la llamada Fisura Labio Palatina, que es una de las malformaciones congénitas más frecuentes y que se produce por una alteración en la fusión de los tejidos que dan origen al labio superior y al paladar, durante el desarrollo embrionario.

El labio hendido puede presentarse unilateral (lado izquierdo o derecho) o bilateral (ambos lados). La línea de la fisura se inicia siempre en la parte lateral del labio superior y continúa hasta el surco naso labial , hacia los alvéolos, entre los dientes incisivo lateral y el canino.

El tratamiento de los niños nacidos con labio y paladar hendido es integral y es conducido por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, otorrinolaringólogos, odontólogos, psicólogos y foniatras. Desde el punto de vista odontológico está muy bien conceptualizado desde hace unos años. El mismo se constituye de tres fases: ortopédica del recién nacido, ortopedia en detención primaria y la ortopedia en detención mixta. La primera fase es primordial, ya que de esta depende la posibilidad de llevar a cabo las siguientes y el resultado de todo el tratamiento.

Los obturadores en la ortopedia del recién nacido
Dentro de un proceso denominado Moldeado nasoalveolar para el labio y paladar hendido, cuya finalidad es la restauración completa del reborde alveolar hendido y que incluye injertos óseos, el primer paso en la fase denominada ortopédica del recién nacido contempla en primera instancia la colocación de obturadores para conservar el arco normal y para mejorar la alimentación del niño.

Estos obsturadores, basados en la ortopedia tridimensional, consisten en el diseño y colocación de un aparato ortopédido que ejercerá presiones dirigidas y/o expansión maxilar selectiva y de remodelación, para lo cual se deben considerar los principios de crecimiento y desarrollo del maxilar. Esta expasión maxilar selectiva permite obtener adecuadas formas de arco, al establecerse la dentición primaria, continuando posteriormente con la estimulación constante del crecimiento para preparar la posible futura necesidad de colocar un injerto ósea alveolar que estabilice definitvamente el arco alveolar.

El papel del odontólogo es fundamental, pues lo que es la fase de prevención es básica para estos pacientes, y en etapas tardías la colocación de prótesis termina con el buen éxito del caso, que redunda en una mejor calidad de vida para el paciente.

Por Dra. Vania Barrow – Odontología. Cirugía Oral y Maxilofacial.

Modificado por última vez elMiércoles, 12 Diciembre 2018 15:54
Inicia sesión para enviar comentarios
Compartir en mis redes:

Redes Sociales

Facebook: @SaludPanama
Twitter: @SaludPanama
Instagram: @SaludPanama
Youtube: @SaludPanama

Formas de Pago

Síenta la confianza de nuestros métodos de pago seguros. Aceptamos sus tarjetas preferidas
VisaMastercard

¿Te Gusta Salud Panamá?

Compártenos y permite que más gente nos encuentre!